web analytics

Cartelera Segovia: 50 sombras de Grey

thefly1986-aboutagirlA mí, en mi vida se me habría ocurrido leer 50 sombras de Grey, a sabiendas de su temática ya puedo decir que no es un tipo de literatura que me agrade, eso sí, supongo que ese ardiente y apasionado morbo que hacía chorrear lo chorreable a toda lectora de inimaginable mente calenturienta, que por lo visto se reflejaba en cada una de las páginas de la novela, se ha quedado ahí en las propias páginas de la novela, porque la adaptación cinematográfica de la misma que aquí nos ocupa, es tremendamente descafeinada, tremendamente light, algo lamentable desde mi parecer (a pesar de no conocer el material literario), esa contención tan absurda teniendo en cuenta lo que se está adaptando.

No tenía pensado, desde luego, ver este film, pero bueno la curiosidad siempre acaba matando al gato y en vista del pelotazo que ha supuesto, debido a su asombrosa recaudación en la taquilla mundial (¡vaya como caló el librito, madre!), me lié una manta en la cabeza haciendo uso de la premisa: no está bien ser crítico sin echarle un vistazo al material. Y bueno, mis impresiones sobre la película, la verdad, me las esperaba.

Entiendo el nivel de descontento general del público hacia el film que, a pesar de su apoteósico éxito, se ha llevado hostias como camiones de cara a la crítica y a los espectadores. Si la peña se vio atraída por ese ”excitante” mundillo de ”perversión erótica” que evocaba el protagonista, el propio Grey, que tanto habrá hecho encender las mentes de las lectoras (y lo digo en femenino, porque era el target mayoritario del material), puedo comprender el gran chasco que se habrán llevado viendo la pantalla un gran nada de lo que se podrían haber llegado a imaginar.

Y es que, si se supone que 50 sombras de Grey es un film erótico, apaga y vámonos, la peli es una estafa en toda regla. El film ha sido víctima del típico e incómodo edulcoramiento del cine actual (sobre todo, especialmente procedente de Estados Unidos), se trata de un pastiche muy contenido, con muy pero que muy poca chicha. Es indignante, y lo digo incluso no siendo un fan del material propiamente dicho, que se haga una adaptación tan sosa y tan rancia de una novela tan polémica y tan subida de tono; lo es porque desde mi punto de vista conociendo a grandes rasgos algunos fragmentos del libro (que tuve la ocasión de escuchar narrados por admiradoras del mismo), se ha tenido muy poco respeto (o más bien ninguno) por el texto inicial.

Vale, es una adaptación, es complejo recrear visualmente algo literario, pero es que si uno se pone a hacer una peli, que por su propia descripción, posee ciertas características, hay que ser afines a ellas y no meter un engaño de tres pares de cojones. Si se hace un western, ¿qué tiene que haber?, pues vaqueros, indios, tiros por aquí y por allí; si se hace un film de terror, ¿qué tiene que haber?, pues un asesino, fantasmas, momentos de tensión; entonces si lo que se plantea es hacer un film erótico, ¿qué debería haber?, tetas, culos, en fin, los parámetros llevan escritos hace muchos años, lo que es inconcebible es que por ejemplo (por mencionar uno polémico) un film como Instinto básico (que carga ya con más de veinte años a cuestas) resulte más sensual, más provocador y más directo y gráfico que este mojón que no serviría ni como simple precalentamiento para un adolescente púber con las hormonas revueltas. Por cierto, a todo/a aquél o aquélla, que haya podido flipar en colorines con las escenas sado (cuatro contaditas) que presenta el film, que no vea algo como Hellraiser, que entonces le da un patatús de la impresión.

Mi recomendación es que no gastéis ni los 3,90 € de la entrada con descuento, para ver esta gran porquería.

Author: Cultura

Share This Post On

1 Comment

  1. Me lo imaginaba. No se podría esperar menos del puritanismo americano. Gracias por su recomendación, suelo coincidir con usted casi siempre en sus personales comentarios cinematográficos (algún pero siempre hay). Esta vez, aunque siempre pico (la curiosidad claro está y la pasión cinéfila) me ahorraré la entrada. Es curioso la pasión y curiosidad que puede levantar la propaganda ‘Golibúdense’ con la cantidad de libros rosas que tenemos ¡Ah nuestra ‘sonrisa vertical’! Saludos

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *