web analytics

Una Diada en la mesa de los “traidores”

Diada extraña en Barcelona, la primera tras el indulto a los presos, y en la que han participado 80.000 manifestantes, según la policía, 400.000 según la convocante, la Assamblea Nacional de Catalunya (esta vez no hubo llamamiento unitario, ni lazos humanos ni ejercicios gimnásticos masivos a lo 18 de julio en el Bernabeu, esto ya no es lo que era). Una Diada que acaba, imagino que para satisfacción de los unionistas, a gritos de “traidors” dirigidos contra ERC, y el president Pere Aragonès.

Este “traidors” se puede interpretar de dos maneras. Una es la realpolitik. Convergència, o cómo se llamen ahora, y ERC se enzarzaron allá por 2013 en una batalla por la hegemonía de la mayoría nacionalista catalana. Discusión de quién tiene más grande la Senyera de cara a una audiencia de TV3  A/engañada miserablemente con una batiburrillo de promesas (ser la Dinamarca del Sur), B/engañada miserablemente con una supuesta superioridad moral (y de toda índole) respecto a un país ridículo, criminal y tercermundista llamado España. El engaño tiene cuerda para rato pues nada hay más efectivo hoy que este tipo de populismo emocional generador de una identidad grupal.

La segunda interpretación es que Aragonès es un traidor por haber aceptado sentarse en una mesa de negociación. Dense cuenta que el pobre hombre -Aragonès- debe lidiar con unos socios de Gobierno, Convergència o cómo se llame, que son sus rivales electorales. Así como los pijo-revolucionarios de la CUP, la izquierda más izquierda de este país, que ni ellos saben lo que quieren, a caballo entre una república maoista y una comuna hippy, en todo caso, contra el patriarcado y en catalán.

Una mesa que oficiará el presidente Pedro Sánchez, tal como pedía el nacionalismo, que a continuación la ha boicoteado. Aquí la jugada de JxC ha sido cambiar el acuerdo con ERC y sustituir a última hora los consensuados consellers por los Jordis (Cuixart y Sànchez). Esto es quemar la falla la semana antes de San José.

A ver, todo el mundo sabe que esta mesa tiene menos futuro que un submarino descapotable. La idea es que, cuando todo salte, Sánchez (Pedro) pueda emitir un doble mensaje. A/ al PSOE españolista de que cuando se tiene que plantar se planta. B/ Al PSC y socialistas periféricos un “se ha intentado, he cumplido”. Es un win-win. Para Aragonès es más bien un marrón, gana unos mesecitos para retirarse también con el “lo he intentado, con esta gente no hay nada qué hacer”. Pero meter a los Jordis es quitarle el marchamo institucional, y además, incumplir el acuerdo de que era una mesa “entre gobiernos”. Aragonès se ha plantado -haciendo de paso un impagable favor a Iceta– y tiene ahora la baza de trasladar a JxC el desgaste de un fracaso. “Estos tipos de Convergència han boicoteado el diálogo desde el principio”, nos dirá, no sin razón. Marrón para JxC.

En fín, lo de Cataluña, un cotolengo. Y eso que la mesa, desde un puro punto de vista teórico, presenta una bisagra muy interesante en beneficio del unionismo, que no es otra que trabajar sobre el instrumento, el referéndum. Si se mira detenidamente, tal como lo miraron en su día Canadá o Bélgica, el referéndum es un arma de doble filo muy interesante para destruir por siempre jamás cualquier conato de secesión. Por ejemplo, se puede trabajar sobre la base de una ley de consultas que simplemente diga lo obvio, que un referéndum  no puede convertirse en una puerta falsa que liquide el carácter vinculante de la ley, ni por supuesto, nunca de la vida puede vincular a aquellos ciudadanos que no han participado en la consulta (es obvio). O sobre una ley de Claridad a lo Quebec. Que en ambos casos es lo mismo que el reconocimiento tácito de que la Autodeterminación no tiene cabida en el ordenamiento jurídico de una democracia, y consecuentemente discutir la unicidad de la soberanía tampoco. Que es la madre del cordero.

Pero no va a pasar. Cualquier concesión a uno u otro lado sería inmediatamente interpretada como traición a uno u otro lado y equipara un enorme desgaste político para ambas partes. Pues si en Cataluña tienes el problema del pulso por la Senyera más grande, en España, PP, Vox y hasta cierto punto el PSOE están condenados a luchar por la bicolor más grandilocuente. Desde esta perspectiva, todo lo que no sea pedir perdón (y de rodillas) por tolerar o no tolerar la consulta resulta inaceptable

De modo que llegados aquí lo de Cataluña es lo de menos, cosa de diván de psiquiatra ; desde 2018 que dejó de preocupar; se mata solo en tanto ERC y JxC no diriman su pulso.

El problema gordo es que queda el nacionalismo español como principal y único factor de reactivación del independentismo real. El españolismo, que además de un coñazo insoportable, y como todo el mundo debería saber, es lo único que realmente puede destruir España. Es así que en el españolismo están puestas todas las esperanzas del independentismo. La visión unívoca de cómo debe hablar, sentir y expresarse un ciudadano de esta, en palabras de Espriu, “dissortada pàtria“. Ese es todo el combustible que queda en el tanque del procés. Y hay que decir que hay mucho y es altamente inflamable.


Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

8 Comments

  1. Curiosa conclusión: la culpa es de los españoles. Por qué no se largan los catalanes y que se maten entre ellos en su república comunista bananera? Nos hacen un favor a todos. Dinero y tiempo perdido con esa gente. Y lo del Psoe jugando a todas las bandas. Es sencillamente miserable.

    Post a Reply
  2. Solo con leer al señor que pasaba por allí me doy cuenta de la razón que asiste al autor de este magnífico artículo en su último párrafo.

    Post a Reply
  3. Parece que lo único que les ha parado hasta ahora ha sido Rajoy con la policía. Y recibieron palizas de estos pirados la fuerzas del orden por ello. Ya verás lo que trae el “diálogo” Independencia en 5 años.

    Post a Reply
    • Tu si que estas pirado, a ver si os dan la independencia y hacen una pared electrificada, os vais a comer los mocos, si los presidentes del gobierno del estado os dejan de inyectar euros.
      Solo a la mitad de los catalanes les gustara esa independencia.

      Post a Reply
  4. No hay campo sin grillo ni tonto sin lazo amarillo.
    Es la mejor manera de definir a estos juláis del independentismo.

    Post a Reply
    • Si señor magnifica definición de los julais indepes, ¿cómo se dirá en catalán?,
      Salud

      Post a Reply
  5. Esto se arregla como ya hacia franco, dándoles industrias dinero y prebendas que quitan al resto de regiones comunidades o lo que maldita sea seamos…luego los independentistas dirán que conseguirán la independencia..pero hoy no..mañana, que de momento están obteniendo réditos…ay aquellos tiempos del 3 por ciento!!!

    Post a Reply
  6. Lisa
    La has clavado. Más claro y con más razón no es posible

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *