web analytics

Sanidad e informática

Los sistemas de información sanitarios de Castilla y León, son un enfermo en situación grave. Los síntomas de su enfermedad se conocen desde hace años, los profesionales y pacientes los sufrimos a diario. Las consecuencias son evidentes: calidad, actividad y gestión sanitaria se ven afectadas de forma importante.

Como en toda enfermedad, ocasionalmente surgen episodios de recaída; en este caso hay incidencias que por su importancia son merecedoras de titulares en los medios de comunicación: “MEDORA colapsa los centros de salud”; “15.000 pruebas radiológicas perdidas en Ávila”… No son más que síntomas de lo que subyace; los recursos no están bien diseñados, no funcionan adecuadamente, o simplemente no existen.

En la actualidad  la actividad sanitaria requiere de un soporte adecuado de tecnologías de la información y comunicación (TICS). Una sanidad de calidad va ligada a una dotación adecuada de recursos informáticos: profesionales, equipos, sistemas y programas.

digital health

En nuestra comunidad su planificación ha sido errática, carente de integración, realismo y adaptación a la situación de nuestra estructura social y sanitaria. Los recursos dedicados han sido escasos y  los cambios de orientación han acompañado al cambio de responsables. El empeño ha sido diseñar algo propio y no trabajar con sistemas ya desarrollados comercialmente, o implantados en otras autonomías. Con frecuencia se ha planificado de espaldas a los profesionales sanitarios; y los informáticos se han visto separados de la realidad clínica para dar servicio a los gestores.

Es muy esclarecedora la posición del Colegio Profesional de Ingenieros en Informática de Castilla y León, solidarizandose con los ciudadanos y profesionales sanitarios : “Se trata de un problema de decisión política y no de tecnología ni de técnicos.” Enlace

Historia clínica digital

Castilla y León, es a día de hoy, una de las pocas autonomías que no ha sido capaz de poner en marcha una Historia Clínica Electrónica única con todas sus herramientas y aplicaciones asociadas. Disponemos de sistemas anticuados, fragmentados y con distintos desarrollos. No hay integración entre atención primaria y hospitales, entre distintas provincias, incluso entre aplicaciones medicas de distintos servicios o de enfermería. Las consecuencias son: ineficiencias, molestias a los pacientes y falta de calidad, que sólo se subsanan por el esfuerzo de los profesionales sanitarios y no sanitarios de nuestra sanidad pública.

La falta de digitalización de los procesos clínicos y de su integración, impide poner en marcha cuadros de mando que mejoren la gestión y de un auténtico portal de transparencia sanitaria. Enlace

Desde la Consejería de Sanidad se nos promete que pronto veremos resultados y la situación mejorará. Se nos presentan avances como el “Anillo Radiológico” (implantado en 2015, sobre el proyecto de digitalización que se comenzó en Radiología del Hospital General Segovia allá por 2007).

Pero la realidad es tozuda y se siguen produciendo incidencias graves. La más reciente la pérdida de miles de pruebas de imagen en Ávila. Sólo se informa públicamente meses después del suceso, cuando la prensa lo difunde: Estrella Digital de ÁvilaLa respuesta de los responsables sanitarios es minimizar la repercusión clínica de una situación realmente grave. Enlace

Los médicos y radiólogos llevamos años difundiendo la importancia de disponer durante la vida del paciente de todos sus estudios de imagen; poder comparar con los previos es imprescindible cuando hay que diagnosticar o hacer el seguimiento de una enfermedad.

Radiólogo

Radiólogo informando en una estación de trabajo

A lo anterior se añade que muchas de las pruebas perdidas no tienen informe radiológico, no sólo estamos hablando de ecografías, resonancias magnéticas o TAC, se han perdido miles de radiografías sin informe radiológico. Repetir las pruebas tiene una repercusión sobre la salud de los pacientes, especialmente las que usan radiaciones ionizantes (Radiografías y TAC), por lo tanto minimizar el tema no es acertado.

Debemos recordar que la historia clínica, y con ella todas las pruebas médicas asociadas, son “propiedad” del paciente; los sanitarios y la administración tenemos, entre otros, el deber de custodia.

Aunque el tema económico es menos importante, ya tiene una marcada repercusión, se están repitiendo pruebas, parte de ellas derivadas a la sanidad privada.

Los pacientes son conscientes de la importancia de sus pruebas médicas de imagen, y no se conforman con las explicaciones que se han dado. Enlace

Empiezan a conocerse graves errores de planificación y se difumina quien toma las decisiones. Enlace

Prometer que se investigarán las causas, señalar que estamos ante un hecho puntual, son explicaciones ya usadas con anterioridad, con escasos resultados.

Es habitual que se diluyan las responsabilidades, en esta ocasión confiamos que la intervención e investigación de la Agencia Española de Protección de Datos aporte luz , todos esperamos su informe. Enlace

Agencia Española de Protección de Datos


Anterior entrada del Blog:  “Hoy no es un buen día”, los problemas de los pacientes oncológicos en Segovia y Ávila.

Nota: Este Blog expresa opiniones personales, no de ninguna administración, organización o partido político. Si alguien se siente agraviado por mis comentarios puede escribirme y corregiré todo lo que sea incierto o contenga alguna ofensa personal.

Author: Opinion

Share This Post On

4 Comments

  1. Mucha externalización de servicios, a cojón de pato viudo, y poca cabeza es lo que hay por ahí. Y muchos años de hacer ‘lo que se me pone’ que voy bien acoplado al machito. ¡Pobre Castilla y León! ¿A seguir sufriendo? Esperemos que algo cambie. Hay gente comprometida. Seguro.

    Post a Reply
  2. En la Universidad, parecido. Sistemas informáticos hechos a medida malos y obsoletos en dos días. Tan difícil es tirar de aplicaciones standirazadas???

    Post a Reply
  3. La fragmentación sanitaria provoca que no haya una historia electrónica común a nivel estatal, ni los sistemas de historia se comuniquen entre sí. No es un problema técnico, sino político.
    Como médico experto en sistemas de información he aprendido que la tecnología está madura. Lo que falla es planificación estratégica, liderazgo, consulta a los profesionales y estudio de sus flores jos de trabajo. Es más cómodo imponer una solución desde arriba sin ver sus impactos en un sistema sensible. Lo que cuenta Javier es un clásico que hace recelar a los profesionales de la tecnología. El problema no está ahí.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *