web analytics

Opinión: ¿Despenalización?

El senador del PP por Segovia, Juan Ramón Represa, defiende en el presente artículo la tipificación penal del enaltecimiento del terrorismo, así como otros controvertidos añadidos del PP al Código Penal.

Desde los partidos políticos de la izquierda más extrema, coreados y aplaudidos por otros algo menos radicales, se están abriendo debates a través de iniciativas parlamentarias que ponen en riesgo derechos fundamentales consagrados en nuestra Constitución.

Han propuesto la despenalización del enaltecimiento o la justificación públicos de los delitos de terrorismo o de quienes hubieran participado en su ejecución, o la realización de actos que entrañen descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas de los delitos terroristas o de sus familiares, tipificado en el artículo 578 del Código Penal. La iniciativa en sí es un insulto y una burla no sólo a las víctimas del terrorismo si no a la sociedad en general y al Estado de Derecho. El enaltecimiento del terrorismo es conducta repugnante, merecedora de rechazo social y de reproche penal porque atenta contra las normas mínimas de respeto y convivencia.

De igual forma han pedido que, de manera urgente, se derogue el apartado 3 del artículo 315 del mismo texto penal referido anteriormente, que alberga la figura punible de aquéllos que actuando en grupo o individualmente, pero de acuerdo con otros, coaccionen a otras personas a iniciar o continuar una huelga. La regulación de este tipo delictivo viene del texto socialista de 1995 y aunque tiempo ha tenido el PSOE en sus años de Gobierno para derogarlo, nunca lo hizo y ahora se sube al mismo carro para intentar hacer lo que ellos pudieron y no hicieron, teniendo en cuenta que en el año 2010, bajo un Gobierno socialista, se reformaron más de 150 artículos del Código Penal.

El citado artículo no castiga a los trabajadores que formen parte de piquetes informativos y sí a los que lo hacen con conductas coactivas empleando fuerza o violencia para obligar a otros a iniciar o continuar la huelga. Es de destacar que en ese mismo artículo se protege el derecho a la libertad sindical o el derecho a la huelga castigando a sus contraventores que utilicen engaño o abuso de situación de necesidad. Pues bien, la actual regulación no solo es respetuosa con los derechos y libertades fundamentales, sino que garantiza el libre ejercicio de los derechos de los ciudadanos en un ámbito en el que se debe huir de la violencia y apostar por el diálogo.

Pronto veremos nuevos debates sobre la despenalización de conductas amenazantes y coactivas, del allanamiento de morada, de la usurpación, de los delitos contra la salud pública, de los delitos contra la Constitución o el orden público; y de conductas agresoras contra la libertad de conciencia y los sentimientos religiosos, entre otros muchos; eso sí, según y cómo sea el autor y contra quien se dirija la acción porque, para los proponentes, hay comportamientos que están más que justificados según los casos.

Comentario aparte merece la también pretendida supresión de la figura penal de la prisión permanente revisable que fue y sigue siendo objeto de discusión y debate, introducida por la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, por la que se modifica la L.O. 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal. La misma es una respuesta a determinados comportamientos delictivos de extrema gravedad, especialmente en materia de terrorismo y en delitos contra la vida y contra la libertad sexual, en muchos casos dirigidos contra menores de edad y personas especialmente desamparadas, delitos que más repugnancia causan a la sociedad. Se aplica excepcionalmente y posibilita la revisión de la condena en función de la conducta del penado, cumpliendo con el principio de proporcionalidad.

Esta figura está incluida en el Estatuto de la Corte Penal Internacional.ratificado por España, con pronunciamientos favorables sobre la constitucionalidad de esta pena revisable por el Consejo de Estado y con el refrendo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, siendo un instrumento punitivo implantado en muchos países de nuestro entorno.

El sistema de ejecución de penas debe permitir siempre la reeducación del penado y no renunciar nunca a la reinserción del mismo, llevándose a cabo valoraciones por un tribunal de las circunstancias y situación personal del castigado, con posibilidad real de recuperar la libertad condicional reingresando en la sociedad con plenas garantías para la misma, pero también para el penado, siendo su fin último asegurar la rehabilitación del delincuente y no apartarlo de la sociedad; es decir, cumple la finalidad de la reinserción.

Desde el legislativo tenemos la obligación de proteger a nuestra sociedad de los agresores que solo quieren sembrar violencia, terror y odio, para que sigamos haciendo de España un espacio de libertad, seguridad y justicia.

Artículo de opinión de Juan-Ramón Represa Fernández, Senador del PP por Segovia

Author: Opinion

Share This Post On

4 Comments

  1. Una cosa es enaltecimiento del terrorismo y otra la paranoia de ciertos sectores de esta sacrosanta sociedad; muy concretos, y que seguro como buen político conoce usted bien. A veces, juntar churras con merinas, no es del todo muy sano. Como el Calimocho en demasía. Aunque la culpa de todo, al final de los comentarios en este digital, terminará siendo de… ¡tachánnn! Zapatero.

    Post a Reply
    • El acefalo fecaloideo leonés, ya lleva bastante cruz, en el castigo lleva la penitencia, el tiempo pone a las personas en su sitio. La memoria histérica le suena, si pero no así, histórica pàra todos. Como pueden plantear estos iluminados,la despenalizacióny el enaltecimiento del terrorismo, estamos pecando de un buenismo que raya el ridículo, van a salir a la calle algunos de los encarcelados por el 11-M, que les pregunten a los familiares de las victimas que opinan. El caso de la tal Cassandra Vera Paz es para partirse de risa, con beca, sus padres percibiendo ayudas sociales y ella avergonzandose se su pais en sus tuits, esto solo pasa aqui y todavia individuos dandola/le cuartelillo, parece que si que hay muchos paranoicos que no reaccionan igual cuando se trata de articulos que atentan contra el Islam o su profeta

      Post a Reply
    • Pues no lo había pensado, pero no te falta razón, Calidoscopio. Como diría el niñato Piqué,…. con Zapatero empezó todo.
      No te quepa duda, que toda la tontería que hay actualmente con los podemitas, empezó con Zapatero. Evidentemente los podemitas se superan día a día, y lo del episodio circense de la sinvergüenza Cassandra, es de autentica traca. Me parece exagerado que por UN comentario en las redes sociales te puedan condenar a cárcel. Pero para quien está día tras día escupiendo odio por las redes, si que le vendría bien una temporadita en la sombra.
      No estaría mal, que a la persona que hace comentarios de odio o mofa a las victimas del terrorismo, los familiares de las víctimas les pudieran soltar un buen bofetón con la misma impunidad. Con la mano abierta, que no pasa “na”,…. ¡¡Zas!!,…. tu lo llamas “humor negro”, y lo mio es “saludo efusivo”. Y no ha pasado nada.

      Post a Reply
  2. Lo dicho por Calidoscopio: según quien mire. Los del 11M (según el Pernales, buen pseudónimo, a la altura del comentario), pese a quien pese, no voy a dar mi opinión, saldrán a la calle por haber cumplido lo que la Justicia les impuso y las Leyes marquen. Y lo de ‘la tal Cassandra’ fue una solemne niñería y gilipollez, al lado de los exabruptos vertidos cada día por cualquier político de tres al cuarto y algunos comentaristas de todo.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *