web analytics

No seas memo y vacúnate

Niño vacunado de viruela y niño no vacunado, a principios del XX.

Empecemos por lo obvio. Que de los segovianos llamados a vacunación solo un 12% haya pasado por alto la convocatoria es un gran éxito. Es cierto que el porcentaje baja según la edad, hasta el 25% en tramos de 40 a 49 años, pero también hay que considerar las fechas, el personal en confinamiento o que ha padecido el covid hace menos de seis meses… Una vez más, importa no convertir la anécdota en categoría: la vacunación está siendo un éxito.

Pero esto va de negacionistas, de (sin)razones para oponerse a la vacuna. Al respecto, debo decir que la inmensa mayoría de estos reticentes a la vacunación lo son por razones más egoístas que ideológicas.

Con los “antis” ideológicos no hay nada que hacer. Son así. Además pululan por todo un cocido de pseudo-argumentos, desde descacharrantes teorías de la conspiración, a disparatados sesgos naturalistas (lo natural es mejor). No vale la pena perder el tiempo con ellos. Para mí son los típicos “cuñaos” del siglo XXI, unos bocazas que se creen muy listos y a poco que rascas ves que todo lo que saben es gloguear con el móvil. Unos paletorros integrales sin remedio.

Como mucho mencionar esa otra falacia consistente en considerar “objetivamente malo” todo aquello que apareja beneficios millonarios. Viene a decir el tropo, asentado además en algún que otro médico o sanitario iluminati, bochorno de la profesión, que como hay tantísimos intereses detrás de las farmacológicas, todo lo que hacen tiene una inmoral finalidad lucrativa contra la que hay que luchar.  Traducido, siempre que hay millones en juego -y en el caso del covid imáginense la millonada-, hay que sospechar cuando no ponerse de frente. Esto es como “sospechar” de la electricidad porque las empresas del sector ganan billones. Realmente estúpidos argumentos que a poco que se conozcan las ventajas de la bombilla y los estragos de la gripe, la viruela, la polio, el sarampión, la meningítis, la septicemia, hepatitis, difteria, y tanta y tantas lacras, caen por su propio peso.

No es ese el negacionista que me interesa. Me interesa el reacio a vacunarse “recuperable”. Básicamente, aquel que pasa de vacunarse por puro egoísmo. El que pone en el platillo de la balanza los posibles efectos secundarios “para él”, y termina considerando que ante las dudas mejor no correr riesgos… él

Toda vacuna tiene un margen de inoperancia. No inmuniza al 100%. Lo vemos en el covid, que algunas se quedan en el 96%, otras al 80%…  Ocurre que son porcentajes residuales en aras de alcanzar el objetivo real, la inmunidad de rebaño. Si un porcentaje sustancial de la población se vacuna el virus no encuentra portadores, decae y desaparece (luego volvemos con eso, porque en realidad, hablando de coronavirus de alta mutabilidad y enorme poder de contagio, mejor haríamos hablando de recircular, cosa bien distinta). Así que, a priori, podríamos pensar que  en porcentajes del 10, del 20% es irrelevante si se vacunan o no. De manera que la falacia está en que dado que uno más uno menos es irrelevante ante el cómputo total, ¿por qué exponerme yo a los efectos secundarios de una vacuna recién inventada, que con cierta frecuencia te deja dos días hecho polvo, y en el peor de los casos puede derivar en un trombo (efecto, dicho sea de paso, cada día más en entredicho).

El egoísmo siempre es un muy buen argumento, especialmente si al otro lado solo hay altruismo. En cualquier caso no está de más señalar que los efectos secundarios son epidemiológicamente irrelevantes y los más, médicamente cuestionables. Por ejemplo, los efectos graves asociados a trombos no se han probado fehacientemente y descansan sobre “principios de prudencia”, metodológicos que no científicos. Y aún poniéndonos en lo peor estadísticamente comparables a la posibilidad de ser atropellado por un camión Mercedes de color blanco. Frente a eso está el hecho constatado, objetivo y cierto que, además de avanzar en la inmunidad global, el vacunado ofrece en un inmenso porcentaje una mayor resistencia a la sintomatología grave. Dato que por sí solo debería ser suficiente como para convencer al más nihilista.

Pero al egoísta solo se le convence desde el egoísmo. Y aquí interviene el efecto “recirculación“. Si en un plazo breve no nos vacunamos toda la humanidad, incluidos los que han padecido la enfermedad en las primeras fases, nos exponemos a que el virus siga mutando. Suponga que usted ha pasado el covid y considera que los posibles efectos secundarios no le compensan (que sí que le compensan). Pues corre usted el riesgo de infectarse de una nueva variante. Nueva variante que, a lo mejor y en principio, no le hará nada, pero pasará a un tercero, donde es estadísticamente impepinable que terminará mutando en otra y así hasta salga alguna cepa totalmente inmune a la vacunación y contra la que usted, amigo reacio, está tan virgen y expuesto como lo estaba en febrero de 2020. Vuelta a empezar.

Es el problema de la recirculación, que ya se intuye que va a traer cola y probablemente obligará a nuevos procesos de vacunación masiva a medio plazo, que tengan por seguro, terminarán siendo obligatorios (de hecho, deberían ser obligtorios ya) . Ojalá no y ojalá podamos erradicar el SARS-Cov 2, tal como pasó con el SARS Cov 1 (el síndrome respiratorio agudo). Pero que este ojalá acaezca pasa ineludiblemente por la vacunación global. Usted incluido. No hay excusas.


Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On
468 ad

24 Comments

  1. Buenooo con la de ‘fragonetas’, ‘Frutos’ y… demás que hay por aquí. Te las cargao majo 😉

    Post a Reply
  2. Menudo nivelazo el del artículo.
    O sea que el que no se vacuna es un egoísta según usted. Claro, y el que se vacuna lo hace pensando en el bien de la humanidad y no en el suyo propio no te jode…

    No se tiene derecho a dudar de un medicamento en fase de experimentación, no claro, porque usted lo diga.

    Por otro lado hay opiniones médicas que están señalando precisamente a las vacunaciones masivas como responsables de las mutaciones del virus (no es difícil encontrarlas).

    Perdone pero cada uno que haga lo que considere oportuno, el que quiera que se vacune y el que no que no lo haga. Respeten opiniones diferentes a las suyas, su forma de tratar de acallar al que no ve las cosas como usted quiere huele a fascismo.

    Van a meter en campos de concentración a los no vacunados? Les váis a marcar en la frente? Les váis a poner en arresto domiciliario?
    Váyanse a la mierda nazis.

    Cúrrese más el próximo artículo porque este deja mucho que desear.

    A modo de resumen a su articulito titulado “No seas memo y vacúnate” le digo ” No seas nazi y respeta las ideas y decisiones de los demás”.

    Post a Reply
    • Qué coño tendrá que ver ‘nazi’ en este asunto. Esta claro doña Marta que, o es usted una cría (por la forma de escribir, fácilmente, o neomoderna perraflauta), o no tiene ni puñetera idea de la vida y de la lucha de muchos por acabar con infantilidades sanitarias sin argumentario alguno. No hace falta ni campos de concentración, ni marcar fentes, ni arrestos (bueno esto último lo mismo entra en la legalidad vigente) sólo cabeza y, por supuesto, a los que no quieran apartarlos lo más lejos que ya hemos tenido suficientes muertes, por ahora. Gracias a ustedes seguiremos perdiendo familiares y amigos.
      Por cierto ¿sabe usted lo que es una frase interrogativa?

      Post a Reply
    • Hola Marta. En primer lugar, no digo que haya que vacunarse por altruismo, digo que el egoismo es un buen argumento, y precisamente, también por egoismo debe usted vacunarse. Si sopesa usted riesgos de recirculación y riesgos de efectos secundarios, verá usted que la cuenta es clara a favor de la vacuna. Debe usted aceptar el pequeño riesgo de un efecto secundario pues es mayor el riesgo a una mutabilidad del virus sobre usted misma. Respecto a la obligatoriedad de la vacuna hay que distinguir entre las que no tienen efecto epidemiológico, antitetanica, y enfermedades infecciosas (polio, gripe, hepatitis). Estoy totalmente a favor de la obligatoriedad respecto a estas últimas siempre que sean médicamente relevantes las vacunaciones. No hacen falta campos de concentración, ha de bastar una pareja de policias locales si el interesado desoye de manera sistemática los llamamientos a vacunación. No es eticamente aceptable que la libertad personal de uno tenga una incidencia potencialmente letal en la salud de un tercero, que puede ser mi hijo, mi padre, el de usted, etc…

      Post a Reply
  3. Comentario moderado. Querida Marta: admitimos comentarios con todas las opiniones. Lo que no admitimos son insultos y groserías. Seguro que puede escribir educadamente.

    Post a Reply
    • Claro, claro redacción… Y el individuo que ha escrito el artículo sí puede llamar memo a quien le plazca en el titular del artículo.

      Y otros comentaristas pueden proponer la adopción de medidas nazis como apartar de la sociedad a los no vacunados y ustedes no lo censuran.

      Muy democrática su decisión.

      Un saludo.

      Post a Reply
      • No hay ánimo ni interés alguno en polemizar con usted. Simplemente se le pide educación y un tono más sosegado. Muchas gracias.

        Post a Reply
        • Buenas tardes.

          Si la grosería era la expresión “irse a cascarla al prado” debo recordar que la acepción número 6 dada por el Diccionario de la Real Academia indica textualmente lo siguiente:

          6. intr. coloq. charlar. U. t. c. tr.

          En ese sentido coloquial había usado el verbo cascar, por lo que de grosería nada. La frase en cuestión quería decir que el aludido con mi comentario se fuera con su charla al prao del pueblo a que le escuchen las hormigas sus lúcidos razonamientos.

          De todos es conocida la frase “ahora vas y lo cascas” de un famoso humorista manchego y nadie lo tilda de grosero..

          En segundo lugar, mal camino lleva un artículo cuando la primera palabra del que lo escribe es un insulto hacia el que no piensa como el articulista cree que hay que pensar. Haría bien el autor en dejar de llamar memos a los que no se vacunan y haría bien la dirección de este medio en no permitir estos insultos.

          En tercer lugar, con la legislación española no se puede obligar a nadie a ponerse una vacuna. Por tanto respetemos la ley y dejemos de criminalizar a quien no se la pone.

          En cuarto lugar, los datos personales deben ser protegidos, especialmente los de índole sanitaria. Nadie tiene por qué mostrar un certificado de vacunación al camarero de un restaurante, al portero de una discoteca o al taquillero de un cine. Eso simplemente es ilegal, guste o no.

          En quinto lugar, proponer la separación de la sociedad de los no vacunados, la pérdida de su trabajo, impedirles entrar a un espectáculo, etc, etc, es discriminación pura y dura al más puro estilo nazi. Ilegal también por cierto. Todos los autores de comentarios y artículos que insulten a las personas no vacunadas o que propongan su exclusión social debieran ser inmediatamente denunciados. No entiendo cómo se toleran en este y otros medios de información.
          Por cierto, yo no había insultado a nadie, sólo he calificado de nazis a ciertos individuos por sus comentarios proclives a apartar de la sociedad a los no vacunados, como hicieron los nazis con los judíos. Por lo tanto no había insulto sino descripción.

          En sexto lugar, nos están insistiendo reiteradamente que las vacunas no evitan que te contagies ni que contagies a los demás. Por tanto igual te puede contagiar un vacunado que un no vacunado (no tiene ninguna lógica pues apartar a este sector de la población).

          En séptimo lugar, ni el gobierno español ni las farmaceúticas se hacen cargo de los posibles efectos secundarios de las vacunas. Pero a la hora de cobrarlas bien que las cobran. Pues si las cobran (casi a 20 euros la dosis de Pfizer) que asuman las responsabilidades correspondientes. Y desde luego si obligan a la población a vacunarse que asuman los efectos secundarios que puedan causar las mismas.

          En octavo lugar, en relación a la efectividad de las vacunas señalar que el día 6 de agosto de 2020, sin vacunas, se reseñaron en España 22 muertes en la última semana (22 fallecidos en 7 días) mientras que en el día de hoy 6 de agosto de 2021, con un 70% de la población vacunada en España se han notificado 75 muertes por COVID en las últimas 24 horas. ¿Eso cómo demonios se explica? Puedo poner las fuentes de información si alguien lo desea (periódicos de tirada nacional).

          En noveno lugar, al tal CCCP que comenta que si no sé lo que es una frase interrogativa le diré que lo sé perfectamente. También le diré, por si no lo sabe, que buena parte de los teclados de los móviles no tienen el signo de abrir interrogante por lo que desde el móvil es imposible ponerlo (al menos desde el mío). Este mensaje lo escribo desde el ordenador donde sí viene dicho signo.

          Lo dicho, el que quiera que se vacune y el que no que no lo haga, cada uno con sus razones igual de válidas.

          Un cordial saludo.

          Post a Reply
          • …y décimo eppur si muove. Por favor, apártese no sea que nos contagie su erudición y de paso el COVID 😉

    • Hola Marta. Una sugerencia: en el teclado de su teléfono mantenga apretada la tecla de interrogación. Con toda seguridad se abrirá un desplegable de opciones, entre ellas la apertura de interrogación. Y asunto arreglado espero.

      Post a Reply
      • Gracias Signador.

        Lo probaré porque la verdad es que no queda bien poner el interrogante solo al final.

        ¿?¿?

        Visto. Hay que hacer una pulsación larga y sale el signo de apertura de interrogación. Lo desconocía por completo.

        Un saludo.

        Post a Reply
        • Desconocías por completo eso y muchas visicitudes de la vida Martita… Estás muy pez diría yo … Respeta un poco y deja un poco de lado la vehemencia lastimosa que encauza tu vida, te irá mejor!!!

          Post a Reply
          • Cuando no puedes rebatir con argumentos el mensaje atacas al mensajero.

            Propio de individuos sin recursos cognitivos PedroRz. Pero no te preocupes, la ignorancia no es un obstáculo para llegar a viejo.

  4. Salud: lee los datos de fallecidos de 6 de agosto de 2021 y los del 6 de agosto de 2020 y deja de hacer el ridículo.

    Post a Reply
  5. Los vacuñados tienen la misma carga viral que los no vacunados y pueden contagiar exactamente igual a los demás.

    https://youtu.be/cMRehmx9a9g

    A alguno le va a implosionar el cerebrito.

    Post a Reply
  6. Bonus extra de Antena 3:

    https://youtu.be/SxVWQiTiLeU

    Si los vacuñados pueden contagiar igual que los que no lo están ¿en base a qué motivo hay tanto nazi queriendo apartarlos de la sociedad?

    Feliz día.

    Post a Reply
  7. Habría que exigir un test negativo también a los vacuñados antes de entrar al cine, al bar, a su puesto de trabajo… Si pueden contagiar exactamente igual que los no vacunados pues que se les impongan las mismas medidas para acceder a eventos, viajes, locales, instalaciones…

    Jaque mate soberbios.

    Post a Reply
  8. Para el autor del artículo:

    ¿Qué competencia, estudios y habilitación legal tiene usted para aconsejarme que use un medicamento sujeto a receta médica?​

    ¿Conoce usted acaso mi historia clínica?​

    ¿Tiene usted habilitación legal y profesional para entender mi historia clínica?​

    ¿Está usted cubierto por una póliza de responsabilidad civil que cubra el riesgo de prescribirme un medicamento?​

    ¿Su respuesta es NO a todas estas preguntas?​

    Y entonces, ¿CÓMO SE ATREVE USTED a indicarme que “debo” administrarme un medicamento que requiere receta médica.

    Texto extraído de Burbuja.info.

    Zapatero a tus zapatos.

    Post a Reply
  9. Haz otro del “Cambio Climático”, te pega también, quizás tenga suerte y no me borras el comentario sobre lo memo y “conspiranoóico” que soy. Hay gente que no monta ese Caballo.

    Post a Reply
  10. 25 de julio a 31 de julio de 2020:. 20 fallecidos por Covid en todo el territorio nacional en una semana.

    12 de agosto de 2021: 87 fallecidos en España por Covid en un sólo día.

    Las vacunas funcionan de puta madre, sí, por los cojones. Menuda tomadura de pelo.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *