web analytics

Más de lo mismo

Una vez celebrados los congresos del PP y de Podemos, todo indica que nada ha cambiado en la forma de concebir la acción política de ambas formaciones: más de lo mismo. Hemos podido comprobar esta última semana cómo el PP sigue instrumentalizando las instituciones y todo lo que haga falta a su servicio, como se ha puesto de manifiesto con la actitud del ministro de Justicia y sus secuaces fiscales ante el caso de presunta corrupción del presidente popular de Murcia; y cómo ese gran líder mediático que es Iglesias sigue utilizando el hemiciclo como plató para desplegar su egocentrismo y egolatría, que reduce su visión política a una mera dimensión estética y al oportunismo político para la búsqueda de poder como sea.

“Lo que funciona no se cambia”, ha afirmado Mariano Rajoy en el Congreso de su partido. Y lo ha hecho realidad. Ha dejado todo igual tanto en cargos como en el anuncio de sus políticas. Él, que según sus colaboradores, estaba dispuesto a dejar la Presidencia del partido una vez concluida esta legislatura, verbaliza en estos momentos una posición muy diferente. No entiende de límites de mandatos y proyecta sus ambiciones hasta el infinito. Una actitud que le permite asfixiar cualquier atisbo de liderazgo alternativo, marcando con su propia iniciativa los tiempos políticos.

Si algún mérito tiene Rajoy en este tiempo ha sido la división de la izquierda sociológica. Su alineación con el poder mediático es claro. Ante la desafección ciudadana hacía la política, como consecuencia de la crisis y en especial de los efectos de su Reforma laboral, consiguió en un tiempo récord, con la ayuda de la derecha económica, proyectar a un grupo de profesores universitarios procedentes de IU, que editaban un programa televisivo para distribución en las redes, a nivel nacional con un mensaje de izquierdas alternativo al partido de la oposición. Las adhesiones económicas y mediáticas fueron evidentes, a lo que se unía el control por parte del Gobierno de las televisiones y medios públicos. El resultado es que hoy los españoles están más preocupados por el bloqueo de las instituciones que por los efectos de las políticas de recortes y neoliberales del PP. Una izquierda dividida no gobernará en años, salvo que cambien de forma sobrevenida drásticamente el panorama político. A lo que hay que unir el desaliento de los votantes de izquierda ante esta situación.

El Congreso del PP ha seguido apostando por la política maquiavélica de Rajoy. El PP se presentará ante la sociedad española como el único partido capaz de llevar con seriedad los destinos de España. Ofrecerá diálogo y sensatez para sacar adelante los presupuestos. Y, si no lo consigue, irá a por la mayoría absoluta en unas próximas elecciones. Ha conseguido la cautividad de la política con la complicidad de una gran parte del escenario sociológico español.

Podemos en su congreso ha apostado por el macho alfa. Siguiendo las pautas leninistas ha concentrado el poder en su líder, rodeado de un grupo de incondicionales –incluida su pareja que actuará como número dos-, que buscarán el conflicto social como pauta de acción política y harán de la imagen su gran baluarte político. Los saltos en el tablero político están garantizados en función de la oportunidad del momento.  Se trata de persuadir a la opinión pública ante todo, si es necesario con golpes de efecto, y buscar el poder. Para ello intentarán enmascarar sus ideas, simplificar el mensaje, buscar con su imagen un reflejo especular de una mayoría social e identificar a los culpables de todo lo que pasa, y especialmente a su principal enemigo electoral: el PSOE. Políticas de corte populista de nula efectividad social y que se agotan en sí mismas. Política basura que puede servir, en un principio, de cauce de expresión de la frustración y la ira, pero que a medio plazo sólo permiten impulsar la desafección política.

Nada nuevo nos han aportado ambos congresos que no conociéramos. En términos netos no aportan soluciones ni propuestas para mejorar el bienestar de los españoles y la gobernanza del país. En ningún caso se ha planteado la necesidad del reparto del trabajo, ni del reto de las transformaciones sociales, ni de las necesidades de buscar una nueva economía adaptada a los avances tecnológicos, o el planteamiento de una nueva fiscalidad… En definitiva, más de lo mismo.

Author: Juan Luis Gordo

Diputado del PSOE en el Congreso por Segovia.

Share This Post On

2 Comments

  1. Con todos mis respetos, Sr. Gordo, pero preocúpese de su partido, y deje de “analizar” a los otros.
    Vergüenza os debería de dar a los socialistas de como tenéis la izquierda de este País. Vosotros mismos, con vuestras absurdas discusiones, estáis privando a los Españoles de algo muy necesario en democracia, que es la alternancia. Por mucho que yo crea que funciona mucho mejor el centro-derecha, no quiero que estén gobernando 30 años seguidos porque el resto sean unos inútiles e incompetentes.

    Post a Reply
  2. politicos segovianos= VIVIDORES PROFESIONALES.
    A buen entendedor pocas palabras bastan, desde alcaldes para arriba. Diputados, senadores, diputación provincial, Junta de Castilla y León, organismos publicos nacionales y autonomicos, empresas semipublicas etc etc etc,es un sin vivir cada año de eleccciones, oye a ver que hay de lo mimo tu te levantas de aqui te sientas alli y tu asiento lo ocupa este que vale mucho y tenemos compromiso de arriba, pero el sr Gordo hablando de “POLITICAS MAQUIAVELICAS” da igual PP, PSOE, CIUDADANOS, VERDES AZULES PODEMOS y demás lindezas, estan todos para tirar cohetes. Ve la paja en el ojo ajeno y no ve la viga de hormigón armado en el propio. Aire fresco señores politicastros, aires frescos y renovación, basta ya, en esta sufrida provincia, de fiar nuestro futuro a estos “listos”, que son como el Guadiana aparecen y esta desaparecidos cada cuatro años

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *