web analytics

Las cosas cambian, el Sáhara permanece

Tengo que preguntarle a Yeyo Quintanilla por las dimensiones de su ropero. O dónde guarda tanta bandera de causas ¿perdidas? Ayer domingo el veterano activista desempolvaba una de las que más quiere, la de la República Árabe Saharaui Democrática. Junto con medio centenar de segovianos se manifestaba en las escaleras de la subdelegación de Gobierno contra la sorpresiva declaración del Gobierno de dar por bueno el plan del Reino de Marruecos de conceder una suerte de autonomía al antiguo Sáhara Español, cómo recordaban ayer en la concentración, que fuera provincia española número 52 (también lo fue Guinea Occidental).

Ha sido un fin de semana intenso, que empezaba el viernes con concentración y manifa contra la carestía energética, seguía con movilizaciones ecológicas, por la escuela pública, y concluía con la del Sáhara. Concentraciones de unas cincuenta personas en las que más de uno y de tres hicieron doblete. Son la vieja guardia de la izquierda segoviana. Muchos ya jubilados que se iniciaron en política durante la transición; ninguno de ellos me da mí ha hecho carrera política, entendiendo por tal la de vivir del cargo. Y ahí siguen, inasequibles al desaliento.

Es la del Sáhara una polémica especialmente dura para la izquierda, pues llega de la mano de un ejecutivo en el que por primera vez están los comunistas, IU, y lo que sea que es Podemos… Si hubiera sido el PP no hubiera dolido tanto, pero lo cierto es que a nivel de los Yeyos Quintanillas españoles la bandera verde, negra y blanca no es una más, es un corolario de 40 años largos de movilizaciones contra “el cabrón de Hassan”, luego su hijo, siempre contra Marruecos (nunca contra la dictatorial y sanguinaria Argelia, gran valedora del Polisario y a la que nunca se menta).

Micro en mano Yeyo lo comparaba a la invasión de Ucrania. La del antiguo Sáhara Español, fue también, al decir de los amigos del Polisario, una invasión a sangre y fuego, que lo fue, de un estado soberano, que no tanto.  Una cacicada ante la que España se hizo la loca, lavando su conciencia, eso sí, con miles de “actos solidarios” básicamente orquestados por la izquierda. Desde caravanas a Tinduf con ayuda turístico-humanitaria, a veranos con niños refugiados, colectas, subastas y así hasta sostener un mínimo de estructura sanitaria y educativa en los “territorios liberados”. El olvidado “conflicto del Sáhara” ha sido en consecuencia una pieza clave en la generación de un activismo de calle sobre el que, durante décadas, ha pivotado “la izquierda del PSOE” (en alguna ocasión, el propio PSOE, eso sí, solo hasta que desde Melilla llegaba algún toque en forme de avalancha migratoria). Diles tú ahora que “con los nuestros de ministros” llega el mayor espaldarazo de España a Mohamed VI.

Es un golpe en todos los bajos. A mí, la izquierda de pancarta siempre me ha parecido una suerte de cofradía laica de Semana Santa, sin nazarenos pero con estandartes, y hermanos mayores a lo Yeyo Quintanilla desgranando la liturgia. Gente entrañable, los más, para causas desesperadas. Lo del S´`áhara es como si a los del Cristo del Mercado el Papa de Roma les dice que la Virgen María es un camelo. Otra contradicción más en esta contradictoria vida. O como si a los ecologistas les vienen ahora con que las nucleares son la leche… Que al tiempo…


Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

6 Comments

  1. Comentario moderado. Evite indultos y si puede, comente la noticia.

    Post a Reply
    • Me gustan los artículos que aunque sean de opinión cumplen, como diría Darío Restrepo, con las premisas de buen periodista,autocrítico,independiente,objetivo,buscando la verdad y sobre todo con capacidad de asombro, punto que comparto ya que la energía nuclear que ya Bruselas considera verde hasta 2045 o alguna similar , será me aventuró a decir, el futuro enérgico ya que producirá en el menor espacio posible igual o más energía que campos y campos de paneles solares y eólicas Y hablando de principios de ciencia e informática sería de aplicación el de la mayor cantidad posible en el menor espacio posible.
      Enhorabuena.
      Antonio.

      Post a Reply
  2. Que lo de los indultos a delincuentes etarras, catalanes es cosa del Gobierno. Debería condenarlos y moderarlos a ellos.

    Post a Reply
  3. Qué gran hazaña del Psoe/Podemos/IU, vender los saharuis a Marruecos por un plato de lentejas. Para el año que viene venderá a los ceutíes, a los melillenses, a los canarios?

    Post a Reply
  4. Francamente, creo que para entender el asunto saharaui se necesita de un análisis retrospectivo muy profundo, primero desde la historia de esta colonia otrora promovida a pseudo-provincia, y después en el actual contexto político regional.
    Quizás somos jóvenes para recordar los centenares de atentados contra los bienes de instituciones y empresas españolas, e incluso contra las personas, civiles y militares, en tierra saharaui, bajo la bandera-excusa de la independencia. Quién iba a decir que el remedio marroquí fue peor que la enfermedad española, cuánto se habrán arrepentido de no haber considerado a los españoles como colaboradores en vez de como enemigos, en un contexto internacional claramente descolonizador… y aquí estamos, con un conflicto entre dos países árabes vecinos dominados por dictaduras que se odian, donde el RASD es un mero ariete argelino para tratar de acoquinar al alaouí, ariete que se deja porque no tiene otro remedio. Y el moro, que no es tonto, aguanta las embestidas a golpe de fosfato y pescadería, jugando al autonomismo de pandereta.
    Y España, como siempre, no sabe jugar al póker pensando miopemente en las españolísimas ciudades autónomas (esas sí). De los nostálgicos pancarteros, no opino.

    Post a Reply
  5. Es un tema complejo que va más allá de la “autonomía” de un pueblo. Intereses de Marruecos para controlar la costa y obtener recursos (y un primer paso para futuros objetivos); de Argelia, satélite del neosoviético Putin, antes de los soviéticos, por las mismas razones. Marruecos se ha convertido en un aliado estratégico de Estados Unidos y España ahora es un país poco fiable que tiene que mantener un difícil equilibrio frente a quien no cejará en su empeño de ir por Ceuta y Melilla y las Canarias, y que tiene más apoyos que nosotros. Espectáculos como el de Gali han hecho un flaco favor y Marruecos, cuya principal “arma”, de momento, es la inmigración, nos lo ha hecho saber. Probablemente haya podido influir un hecho de nuestra desgraciada historia reciente, en el que tal vez nuestros vecinos tuvieron algo que ver. Los de la pancarta sirviendo a los mismos intereses de siempre, claro que ahora han sido los suyos los que han “traicionado” al pueblo saharaui, así que a gritar en voz baja.

    Post a Reply

Responder a Madre mia Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *