web analytics

La equidistancia

Las elecciones a la Comunidad de Madrid están poniendo muy de moda el famoso chascarrillo “evitar la política de bandos” haciendo referencia a la Guerra Civil para así presentarse ante el electorado como alguien “neutral” y situándose en esa equidistancia que muchos medios de comunicación reafirman ante una pseudo “independencia”.

 Ahora entraré en lo que significa no ser de “ningún bando” históricamente, pero antes quisiera recordar que la política siempre ha ido de bandos, aunque algunos en algún momento aparentaran estar en bandos contrarios siempre estuvieron en el mismo. Grosso modo la política y sus propuestas se resumen en que o se está en el bando del respeto a los derechos humanos o no se está, y por mucho que nos quieran vender no existe un punto intermedio porque ese punto significa no estar.

 Por otro lado apelar a “evitar la política de bandos” haciendo referencia a la Guerra Civil, es aplicar el reduccionismo o más bien el revisionismo histórico. Con sus virtudes y sus defectos, nuestra actual democracia también los tiene, la II República española fue un régimen democráticamente elegido que trajo consigo reformas importantes en materia de derechos para la ciudadanía. Una democracia que sufrió un golpe de Estado, que provocó una Guerra Civil de tres años y que acabó con una dictadura de 40 años que paralizó y eliminó todos los avances sociales conseguidos. “Evitar los bandos” no solo implica no reconocer el régimen democrático de la II República, sino que además implica blanquear los 40 años de dictadura franquista que vinieron después, donde miles de personas (sin una guerra por medio) perdieron la vida en defensa de la democracia. Así que sí, hay bandos.

 Pero el revisionismo histórico que de un tiempo a esta parte se está haciendo en nuestro país y en nuestros territorios no se queda en el siglo XX, sino que lo hemos podido ver también en la historia de hace 500 años, en concreto con el movimiento comunero.

Paradigmático en este asunto, ha sido el papel del Presidente de las Cortes de Castilla y León, Luis Fuentes. Recordemos que una de las primeras medidas llevadas a cabo por el ilustre presidente fue cambiar la nomenclatura de la Fundación Villalar por el de Fundación Castilla y León. No digo yo que la Fundación haya sido ejemplo de funcionamiento y de buena gestión durante estos últimos años y que es obvio que necesitaba y necesita una reforma. Pero eso no se soluciona con un cambio de nombre borrando el de uno de los acontecimientos más importantes a nivel histórico de parte de nuestra tierra, se soluciona con el firme deseo de contribuir de manera transparente y pedagógica al interés por el que fue creada.

Antes del cambio de nombre la voluntad del propio presidente fue cerrarla bajo la excusa de que los fines con los que fue creada, crear un sentimiento de Comunidad, no habían sido cumplidos. No le quito parte de razón, teniendo en cuenta que Villalar solo identifica a una parte de nuestro territorio y que entiendo que la pertenencia a la tierra es directamente proporcional a lo que hace un territorio por sus gentes. Pero de ahí a intentar borrar parte de nuestra historia va un camino muy largo.

Lo ilógico de todo esto es como Luis Fuentes se ha ido apuntando al carro del 500 aniversario, no porque le importe de verdad, sino porque le da esa relevancia mediática de la que carece desde que es presidente de las Cortes, a excepción de cuando se monta el lío en los Plenos.

 Pero el revisionismo histórico del movimiento comunero no queda ahí. Las Cortes de Castilla y León han decidido que Felipe VI sea el presidente de honor del 500 aniversario. Curioso cuanto menos, cuando el movimiento comunero se caracterizó por su oposición al rey Carlos y la política que inició con su reinado. Entre sus exigencias estaba la reducción de los gastos de la Corte y un aumento de los mismos para las necesidades del reino castellano. Un movimiento comunero que exigía un pago justo de los tributos porque se daba la paradoja de quienes más tenían menos pagaban (parece que hay cosas que nunca cambian). Un movimiento comunero que exigía más participación política incompatible con el absolutismo del rey Carlos.

 “Estamos intentando sacar el debate político de una conmemoración histórica” decía Luis Fuentes en una entrevista. ¿Y que más político hay que exigir igualdad hace 500 años?

Castilla y León parece haberse unido al movimiento de la equidistancia, del revisionismo histórico que trata de transformar 500 años o 90 años después (en el caso de la II República) la historia de nuestro territorio, de nuestro país. De convertir la equidistancia en lo bueno.

Pues bien, cabe recordar que las mayores conquistas sociales de nuestro país no se han conseguido con equidistancias. Y por respeto a todas las personas que lucharon por hacer de los territorios un lugar mejor no merecen “evitar los bandos” sino reconocerlos y mantener y preservar los derechos conquistados por los que muchos dieron la vida por estar en un bando.

 


Author: Natalia Del Barrio

Natalia del Barrio. Licenciada en Ciencias de la Información. Ex-procuradora de Podemos por Segovia en las Cortes de Castilla y León.

Share This Post On
468 ad

12 Comments

  1. Los que apedrean a un político y a sus seguidores por pensar diferente a ellos están en el bando de los que respetan los derechos humanos Natalia?

    Los que asesinan a una persona por la espalda por llevar unos tirantes con la bandera de su país están en el bando de los que respetan los derechos humanos Natalia?

    Los que se han dedicado durante décadas a poner coches bomba por toda España están en el bando de los que respetan los derechos humanos Natalia?

    A la espera de sus respuestas quedo doña Natalia.

    Post a Reply
  2. Qué ganas tienes Natalia de otra Guerra Civil. Estás con mucho odio. Tú sí estás en un Bando: el de eliminar a todo aquel que piense distinto a ti. Creo que unas de las grandes conquistas sociales de la Segunda República era matar peligrosos curas, despedazándolos, abriéndoles la barriga y echándoles gasolina para que ardieran mientras estaban vivos. Supongo que esos son los Derechos Humanos que quieres que haya ahora para los que pensamos distinto a ti.

    Post a Reply
  3. Bla bla bla..ahora resulta que los únicos que defienden los derechos humanos son los comunazis de extrema izquierda ( el resto de partidos son todos fascistas para su ilustrisima,imo ime Natalia)..¿Hay derechos humanos en su idílica Cuba,Venezuela o urrss? Que por cierto ninguno de ustedes quiere hacerse ciudadana,ano o ane de allí…derechos humanos es defender la okupacion de las viviendas ajenas? Derechos humanos es blanquear el terrorismo? Derechos humanos es querer hacer sangrar presentadoras? Derechos humanos es querer controlar,censurar los medios de comunicación? Derechos humanos es querer intervenir a los jueces? O acallar a pedradas o escraches jarabes democráticos a quien piensa diferente?..Natalia, claramente no estás en el bando de los derechos humanos..y mira que me caes bien…ahora saldrán tus camaradas a demostrar su tolerancia y espíritu democrático..menos mal que no tenéis pistolas

    Post a Reply
  4. Hoy creo que es muy buen día para entrar en esta sección. Parece que después de lo ayer, urge de manera inmediata quitar la voz a los fascistas. Quitar la voz a los faltones y mentirosos y a los analfabetos políticos llenos de odio. No permitirles que sigan esparciendo ese veneno.

    Post a Reply
    • Quitar la voz a los fascistas dice el Reresby este… Cómo? A pedrada limpia como en Vallecas?
      Claro, claro… Muy democrático esto, al que no nos guste cómo piense lo callamos a pedradas y para más Inri lo llamamos fascista, con dos cojones.

      Los fascistas hoy en día visten de rojo en España (y de morado.)

      Post a Reply
      • ¡Pardiez!… que monotema es ustez!

        Post a Reply
        • Y usted qué berrea lanzapiedras?

          Post a Reply
  5. Creo que algunos lectores tienen una falta de compresión lectora bastante importante. Aquí se está hablando de respetar los derechos humanos (y de otras muchas cosas, pero veo que eso da igual). El respeto a los derechos humanos, a la democracia es algo que líderes europeos de derecha hacen día sí y día también. Y tampoco hay que irse muy lejos, en España también los hay y en Castilla y León también. Yo les recomendaría un poco de lectura más allá del Ok Diario y algunos libros para mejorar esa comprensión lectora que les falta a algunos.

    Post a Reply
    • Toñi, ya que hablas de comprensión lectora te recuerdo que los puntos van antes del cierre de paréntesis.

      Quizás cuando aprendas a escribir correctamente lograremos mejorar nuestra maltrecha comprensión lectora y entenderemos tus mensajes.

      Un saludo.

      Post a Reply
      • Lo que me hace gracia es que los podemes, miran más al pasado que al futuro. Deje de de pensar en repúblicas, en comunistas y en fascistas. El futuro se logra estudiando, trabajando y sobre todo, teniendo ganas de hacer cosas por ti mismo y para ti mismo. No a base de paguitas y discursos, así lo único que se crean son vagos, vagas o vagues.

        Post a Reply
  6. Qué bueno asociar el color morado a Podemos, la Democracia, la Segunda República y los Derechos Humanos. Todo falso: el color tradicional del Pendón de Castilla que se ondeó en Villalar en 1521 es el Rojo, por lo menos hasta 1634 que aparece un Tercio Morado Viejo de Castilla. Y después se mantiene el error por sus ropajes morados en época borbónica. Este error lo retoman los creadores de la bandera de la Republica, que pensaron que el color morado era el representativo de Castilla. En la Segunda República lo único digno de mención conseguido sin violencia, es el derecho al voto femenino promovido por Clara Campoamor, diputada liberal, que fue votado en contra por todos los partidos de Izquierda, incluida la diputada Victoria Kent, porque decían que las mujeres votarían lo que les dijeran los curas. Ridículo, verdad?? Lo de los Derechos Humanos, su impulsora es una tal Eleanor Roosevelt, liberal y una demócrata de verdad, gran mujer y culta, que nada tiene que ver con nada relacionado con el Comunismo, precisamente. Así todo. Luego lo de relacionar Podemos y la Democracia es como relacionar Stalin con que los gulags eran parques de Disney. O sea todo falso lo que predican estos percebes.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *