web analytics

Fallos de cálculo

Como hace el portavoz y vicepresidente del Gobierno regional, Francisco Igea, trataré de ceñirme a la moción de censura que nos atañe, la de Castilla y León, sin meterme en más charcos, que luego me salen las ganas de preguntarme por quién es el que diseña las estrategias que llevan a presentar iniciativas de esta gravedad que no se tienen en pie ni siquiera el tiempo que tarda en producirse su convocatoria oficial. Pero hombre, estas cosas tienen que estar aseguradas de antemano y previstos los movimientos del atacado. Con lo que desgastan estas maniobras, más si se hacen en mitad de una pandemia, más si parecen estar fuera de lugar y momento y más aún si encima acaban dejando la idea de que hay cierto desprecio a la ciudadanía…

Pues nada. Sólo de la de Castilla y León, que si acaba, como parece, en intento frustrado, obligará a los socialistas a trabajar, y mucho, en la recomposición de la figura del secretario regional, Luis Tudanca, que ya le digo que estas cosas hacen que se queden montones de pelos en la gatera cuando se llevan a cabo sin la preparación adecuada.

Porque si esto acaba como aparenta, lo que parece que va a lograr la moción de marras será evidenciar un poco más las ansias de gobernar que atenazan a los socialistas desde que ganaron las elecciones pero no el Gobierno y, de paso, aportar nuevos bríos a la coalición PP-Cs en el Gobierno de Castilla y León, aunque sólo sea porque les han espoleado. Un pan como unas hostias se ha llamado esto siempre en Castilla (y en León también, creo).

Quedémonos, no obstante, con los milagros que obran estas cosas. Por ejemplo, hay que tener mucha horchata en las venas para no conmoverse y emocionarse viendo a Francisco Igea junto al portavoz del Grupo de Ciudadanos, David Castaño, y todos los procuradores de su grupo —“doce grandes”, dijo— proclamando la importancia de Ciudadanos como fuerza necesaria, la unidad del grupo regional y la firmeza de su compromiso para gobernar la Comunidad hasta el final del mandato con los socios que eligieron en su momento. Pero si Igea hasta situó sus “discrepancias” con Inés Arrimadas en un segundo plano para trabajar en bloque compacto en esta complicada situación. Y si la presidenta no viene a visitarle el lunes lo pasa por alto que será porque está liada con otras cosas como la ejecutiva de Cs, que también va a ser de aúpa.

“El Gobierno no es del PP ni es de Ciudadanos. Este es nuestro Gobierno y no tenemos costumbre de censurarnos a nosotros mismo”, soltó para avisar a socialistas y público en general. Y otra más: “la política es un oficio noble”. Emocionante comparecencia, ya le digo.

Arrimadas dice no

La que ha puesto la puntilla, y en evidencia, la endeble maniobra de los socialistas ha sido la propia Arrimadas certificando que de apoyar la moción en Castilla y León, nada de nada, que nadie de los promotores socialistas les avisó ni preguntó por esto y que no cuenten con los votos de Ciudadanos, que se quedan como están. Y ya puede Tudanca seguir pidiendo que le reciba para que “conozca la verdad” acerca de sus socios del PP. La imagen del líder socialista en este trance aperentemente desesperado tampoco puede dejar indiferente a nadie. Pero hombre, si había que hablar algo, eso tenían que haberlo hecho antes de ir al Registro de las Cortes, que si se deja para después pasan estas cosas. Pues ni en Valladolid, ni en Madrid cayeron en la cuenta y autorizaron a los de Tudanca a lanzarse a la aventura.

Si, parece que los socialistas se precipitaron en la presentación de su moción. Llevaban días barruntándolo y eso, pues como le pasaba al perro aquel de las campanillas, Era citar “moción” y se ponían a salivar. Personalmente no me cuadra que el papelito se metiera en el registro para evitar que el presidente regional, Alfonso Fernández Mañueco, disolviera las Cortes y convocara elecciones. El de Salamanca no está, ni de lejos, en la misma situación que su homóloga madrileña, Isabel Díaz Ayuso, en cuanto a las posibilidades de éxito en una contienda electoral inmediata y creo que lo último que querría sería abrir de nuevo las urnas. Insisto en la teoría de la precipitación o, siendo esta ciudad cuna de artilleros, la de la “explosión por simpatía”. Saltó Murcia, saltó Madrid… saltó Tudanca.

Total, que los socialistas de Castilla y León se precipitaron claramente; que mucho tienen que cambiar las cosas para que el ejecutivo de Mañueco caiga en este improvisado intento y que Igea, “el versátil”, no parará de sorprenderme nunca.

Bueno, tampoco cesa en el empeño el socialista jefe de Segovia, todo un visionario. El día antes de la avalancha de mociones, José Luis Aceves afirmaba, muchas veces en la misma comparecencia, que su partido presentaría una moción sólo cuando contaran con los apoyos suficientes y que al PSOE no le va lo de presentar mociones a lo loco, que eso era cosa de los del PP, al parecer gente ansiosa de poder.

A las pocas horas, los socialistas se embarcaban en varios intentos de derrocamiento y de los tres que lo fueron en comunidades autónomas, a una, la de Madrid, llegaron tarde sin poder impedir la convocatoria de una elecciones que, sobre el papel, beneficiarán más a quien se quería echar. En la de Castilla y León han logrado unir a todas las “corrientes” que hasta ahora parecían irreconciliables dentro de Cs, que me atrevo a decir que es un fenómeno único en España, y también se ha echado pegamento a la coalición de Gobierno. Y en Murcia, donde parecía que sí estaba bien preparada la ofensiva, resulta que los que gobiernan les tenían calados y han aparecido tres Tamayos en ciudadanos —puñetas, no puedo con los tránsfugas, en ninguna circunstancia— que arruinan cualquier posibilidad de éxito.

Pues nada, enhorabuena a los planificadores de las confabulaciones porque está todo justo, justo al revés de lo pergeñado inicialmente. También porque, sin duda, todas estas son las cosas que no necesitamos los ciudadanos en medio de la pandemia y su crisis económica. ¡Qué ojo!


Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

12 Comments

  1. Lo único claro y positivo en esta situación es la desaparición de Ciudadanos y la puesta en evidencia de la miseria moral y política del Psoe. Capaces de cualquier cosa para conseguir una silla. Tudanca y Aceves tienen sobradas habilidades como payasos de circo y no temen hacer el ridículo siempre que pueden. Eso sí. No tienen ni pizca de gracia para los ciudadanos. Que es la última de sus preocupaciones.

    Post a Reply
  2. De acuerdo ,pero Igea tampoco.
    Aparte de la silla , lo único que ha perseguido es provocar daño a cientos de autónomos y pequeñas empresas.
    Y a Segovia en particular, que nos tiene especial “cariño”.
    O no majete?

    Post a Reply
  3. Si todo esto sirve para que el cursi Tudanca y el inane Aceves se vayan a hacer puñetas, pues lo doy por bien empleado.
    El nivel de los políticos del PSOE ,en nuestra región al menos, es muy muy muy mejorable.
    Seguro que hay gente con mucho más sentido común y más sensata en sus filas.
    Suerte a todos!

    Post a Reply
  4. “Si quieres que salga bien una moción de censura en un territorio especialmente corrupto, tienes que montártelo como si fuera una película de Scorsese, de esas en que se oyen golpes en el maletero.”
    No se puede ir a una pelea con navajas cuando te salen con pistolas…..que vergüenza de partidos PP y los noemis de turno

    Post a Reply
  5. El Cosme ha resucitado y balbucea algo…..

    Post a Reply
    • Balbuceas por la medicación o el hachis? Eso que dices de pistolas y navajas es para ir al Psiquiatra.

      Post a Reply
      • Que ridículo más espantoso….lo del Aceves de récord Guiness.. y los tamayazos los que se han ido con Sanchez…en Murcia no se les voto para vender su tierra a cambio de un sillón.. El entierro político de Arrimadas . Para el lunes

        Post a Reply
    • Igual Tudanca debe dimitir si no sale (como es probable) la moción de censura, recuerdo que dijo que el presidente debía dimitir si el tribunal no le daba la razón en el toque de queda,

      Post a Reply
  6. Cuánto balbuceo de alguien que no es precisamente ejemplo de nada…y el Aceves otro que sabe muy bien a que ha venido a la política

    Post a Reply
  7. Que cabreo tendrán los fontaneros de Moncloa, ó Iván Redondo factory & Ábalos company, cada día se superan, al más cavernario estilo de la mafia calabresa o siciliana, en manos de quien estamos por favor.
    El Sr. Aceves definitivamente lo suyo es el pinar, así que el PP tiene ansias de poder, no será al revés, y todos los días lo vemos, como está tragando quina tu jefecito de Madrid, el repeinao con el marqués de Galapagar, te acuerdas lo de que no podría dormir, pues se le van poniendo ojos de insomne, tu yo creo que sigues ganando peso, estas hermoso. Vaya tropa que tenemos bueno majo

    Post a Reply
  8. No todo es lo que parece. Sí que Tudanca y Aceves tienen una categoría moral e intelectual muy por debajo de cualquier umbral. Pero en esta maniobra confluyen la búsqueda de protagonismo de los dirigentes nacionales de Ciudadanos y el ansia del PSOE y del PP de volver al bipartidismo. Las maniobras estaban claras para desestabilizar los pactos y que en este marasmo cayera el objetivo principal, que es Madrid. Los Tudancas, Aceves y murcianos son maniobras de distracción de lo importante para el social-comunismo, acabar con la única resistencia que tienen, que es Madrid. Ahora el PP sale beneficiado de esto porque es la “víctima” de la traición de sus socios, que van a desaparecer, y así pueden tener un efecto rebote. Y el PSOE, como siempre, a enredar, a mentir, a manipular, a intentar tener todo el poder, y todo ello con los más obtusos de cada pueblo, y así lo tienen difícil en algunos sitios.

    Post a Reply
  9. El frustrado intento de Ciudadanos de hacerse con el gobierno de la comunidad de Murcia, mediante moción de censura organizada por Sánchez, ha desatado un vendaval en la política nacional. En menos de 24 horas, además de la Comunidad murciana, Madrid y Castilla y León se han visto sacudidas por mociones de censura promovidas por el PSOE. En Madrid, la presidenta Díaz Ayuso ha convocado elecciones una hora antes, y al anticiparse, ha conseguido que el 4 de mayo voten los madrileños. A primera vista, una de las consecuencias inmediatas de este temporal inesperado, es la aniquilación de Cs, que ya comienzan a predecir las encuestas de opinión. Y junto con la fatal ruina del partido, se espera la rotunda dimisión de Arrimadas, cuyo fracaso ha provocado no sólo las críticas de sus militantes y seguidores, sino la de los componentes del órgano ejecutivo. No sólo por la fracasada operación, sino porque fue decidida por ella, sin consultar con la Ejecutiva, y lo más asombroso, actuando de común acuerdo con el partido socialista.
    Justificaba su apoyo a Sánchez, porque quería que su partido fuese útil a la gobernabilidad, a pesar de los infinitos desplantes del presidente. En esta ocasión se ha acercado tanto al poder que ha perdido pie. Todo parece indicar que ha confiado más en las fábulas del “gran encantador” que en los militantes de su propio partido. La prueba es que los tres consejeros del gobierno de la Comunidad de Murcia se han negado a seguir el plan trazado desde Moncloa utilizando a la ciudadana lideresa.
    En la Comunidad de Madrid, el PP contempla un buen panorama y la mayoría de la gente está a favor de la gestión inteligente y valiente de Díaz Ayuso. En Castilla y León la moción socialista está llamada a fracasar. ¿Qué sacarían los de Cs si, hipotéticamente, apoyasen la moción? Por último, el fracaso de Arrimadas es el fracaso de Sánchez, y el triunfo de Casado; ahora impulsado por este imprevisto soplo de aire a su favor. En parte debido al fiasco de la moción murciana y, sobre todo, gracias a la política inteligente y audaz de Díaz Ayuso, que ha demostrado astucia y valor para saber navegar en aguas bravas.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *