web analytics

Entropía política

Si algo puede definir a la situación política actual, no sólo en España sino también en el ámbito geopolítico, es el calificativo de entrópica. La entropía es un concepto termodinámico que da una idea del desorden molecular de un sistema y su nivel de rendimiento. Su traducción al ámbito político no es lineal, pero define de una forma precisa el nivel de deterioro, desorientación e intereses contrapuestos en los que se desarrolla la acción política en una gran parte de los temas que afectan de una forma directa al bienestar de los ciudadanos.

Esta última semana, tras tres votaciones en las que se produjo un empate, el Congreso de los Diputados, siguiendo las pautas de su reglamento, desestimó las siete enmiendas a la totalidad que pedían la devolución de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el 2017 al Gobierno. De no haber decaído las enmiendas en estos momentos se estaría ante la hipótesis cierta de una disolución de las cámaras y la convocatoria de nuevas elecciones generales. Una situación que aún no está descartada, pues falta la votación del articulado, aunque todo indica que el diputado de Nueva Canarias salvará la situación. En el hipotético caso de disolución de las cámaras, las encuestas indican que volvería a ganar el PP con más escaños y votos, pero sin que ningún bloque pueda alcanzar la mayoría suficiente para formar Gobierno y hacerse cargo de las riendas del país con la necesaria estabilidad. Es decir, aumentarán la entropía aún más.

La aprobación de los PGE para este año en el actual marco de negociación va a conllevar un tratamiento preferencial para el País Vasco que se traduce en 600/700 millones euros en cómputo anual, y 4.000 millones en cómputo plurianual; y para Canarias del orden de los 450 millones. Un acuerdo que rompe la equidad entre territorios y desvirtúa la acción política. El coste de oportunidad de no contar con presupuestos, en la coyuntura actual, es apostar por la inestabilidad política, no aprobar las cuentas y con ello ahuyentar la inversión y la creación de empleo. La entropía política nos lleva a una cultura perversa que es incapaz de reconocer los costes asociados a cada situación y minimizarlos para los ciudadanos buscando puntos de acuerdos equilibrados, a la vez que invertir en credibilidad para todos los partidos del arco parlamentario. Algunos intentamos poner nuestro granito de arena y cambiar esa ya arcaica forma de entender la política. He de confesarles que con poco éxito, aunque creo que hay un importante núcleo de ciudadanos que apuestan por esta situación.

La recogida de avales para las primarias del PSOE no ha estado libre de controversias. Un tema, que aparentemente es menor, no ha pasado por alto para la opinión pública y los medios de comunicación. La razón no es otra que los resultados de este proceso pueden condicionar la estabilidad política del país. Uno de los candidatos -dos según el momento- apostarán en caso de ganar el proceso por disolver las Cortes e ir a nuevas elecciones, si es que llevan a término lo que están planteando y prometiendo. Una decisión que contribuirá a generar más entropía política y cuyo efecto, llegado el caso, no sería neutro en el futuro. Algunos socialistas aprendíamos con ZP que cuando una parte de tu propio partido convalida las críticas y planteamientos que hacen otros partidos de la competencia, la deslegitimación política está servida y los ciudadanos no olvidan. Las primarias, tal y como están planteadas, pueden dañar la armonía interna.

Venezuela y Francia constituyen dos puntos álgidos de la efervescencia política en el momento actual. La Asamblea Constituyente que propugna el presidente venezolano para amordazar a la oposición e imponer su poder autocrático al resto ha sido uno de los mayores dislates políticos de los últimos meses. Un modelo que algunos quieren exportar a nuestro país y que no solo genera hambre y miseria humana, sino también violencia. Un problema ante el que no se pueden colocar de perfil las democracias occidentales. Por suerte, en Francia ha sido elegido Macron presidente de la República. Con ello la amenaza de la extrema derecha se aleja. Melenchon –el equivalente a Podemos en España- ha puesto de manifiesto en esta elección su oportunismo político y su falta de compromiso con quienes más lo necesitan, así como su inconsistencia ideológica. La entropía política en Venezuela crece por momentos, en Francia al menos la situación no empeora. Una gran suerte para Europa.

Author: Juan Luis Gordo

Diputado del PSOE en el Congreso por Segovia.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *