web analytics

De impacto

Los sucesos no son el fuerte en la información segoviana, sin duda porque pasan pocos de esos a los que se les pueda colocar fácilmente un titular, pero no sólo por eso, que puestos a quejarnos ya sabe que siempre lamento la inexistencia de una infraestructura en la administración de turno capaz de ofrecer respuestas a los informadores cuando los temas tienen algo más de calado o son de larga duración. Más bien, llega el apagón. Y no por culpa de los chicos de prensa precisamente…

Ya estoy divagando. Estaba en la cosa de los sucesos y los asuntos vinculados con la ley y era porque esta semana nos hemos quedado todos un poco boquiabiertos con el asunto del claretiano envuelto en una denuncia presentada por una menor, alumna del centro…

Complicado asunto este en el que estoy como usted, agarrándome con furia al clavo de la presunción de inocencia ante todo, tratando de no hacer juicios de valor y esperando a que los acontecimientos avancen al ritmo de la Justicia. Si. Me impactan estos asuntos y espero de corazón que todo fuera un malentendido. Lo contrario me llena de ira hasta lo más alto.

Qué desagradable se está poniendo este post. Pues me voy a otro asunto más simpático de la actualidad segoviana, como es la colección esa de chinos —todos con el apellido PCCh en su tarjeta, claro— que ha tenido el privilegio de ver el casi edificio del CAT por dentro y su entorno también. Los orientales buscan oportunidades de negocio en Madrid y su periferia —si, resígnese, somos periferia y Guadarrama es “la sierra de Madrid”— y se han fijado en el edificio de emprendedores —así de pomposo es su nombre oficial— como posibilidad.

No me diga que no se me queda a huevo hacer el chiste chusco con la idea de una gran nave llena de productos de bajo precio e imitación… Pues no lo haré, que tengo curiosidad por saber cómo porras tratan de hacer viable el proyecto e incluso qué proyecto es.

Pero vamos, si en las últimas horas me ha impactado algo ha sido ver cómo el telediario nacional de máxima audiencia a las tres de la tarde dedicaba 10 segundos a la recepción del Rey a los alcaldes del Grupo de las Ciudades Patrimonio con la imagen del momento justo en la que el monarca español saludaba al nuestro.

Un pequeño inciso, sólo para hacerle notar que el club, en los tiempos que corren, tiene una salud de hierro, presupuesto saneado y fondo de reserva. Eso sí, se mantienen las cuotas, me ha parecido entender. Pues que entren en juego los analistas, que yo me lío y no sé si estamos ante un ejemplo de gestión digno de estudio aparte, un exceso de freno en la actividad y el gasto o qué… Los números, que no son mi fuerte y claro, no siempre los entiendo.

Volviendo a la Zarzuela, supongo que poco le importaba al regidor en ese momento de fotogénica reverencia que el contencioso administrativo estuviera, casi en ese momento, tumbando sin posibilidad de recurso, el expediente sancionador que abrió contra el portavoz de la oposición, Jesús Postigo en mayo. Si, hombre, aquella Junta de Evisego que duró once minutos —debía ser importante, ya sabe que el volumen de trabajo de la empresa es lo que es— a la que no entró el portavoz porque dice que llegó un poco tarde.

Oiga, que en diversos foros y sedes públicas le pusieron a escurrir desde el Gobierno local por aquello y ahora el de la oposición reclama disculpas públicas. Ya lo veo: próximo pleno, el alcalde toma la palabra y consume cinco minutos en reclamar perdón. Ambos acaban apretándose las manos y casi se abrazan. De fondo suena el himno a Segovia.

¡Eso sí sería impactante!

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *