web analytics

Cartelera Segovia: Godzilla

vlcsnap-2014-02-01-02h24m44s2051-300x249

Fijaos que es grande la criatura que da título al film, pues más grande todavía fue la profunda decepción que me llevé tras verlo. ¿Qué significado tenía volver a traer a Godzilla a la gran pantalla? (bueno aparte de la evidente escasez de ideas de los guionistas actuales), según parece la artimaña promocional tenía que ver con el sesenta aniversario de la creación de este mítico monstruo. Y es que, a pesar de muchos conocieron de su existencia gracias a la producción americana de 1998, Godzilla lleva destrozando ciudades desde 1954, cuando fue creado por la compañía japonesa Toho y se convirtió en el protagonista de una larguísima franquicia de películas en la que este monstruo llegó a pelear con centenares de monstruos tan gigantescos como él.

Supuestamente esta versión iba a ser todo un homenaje al film original japonés y como tal, crearon mucha expectación hablando de su grandiosidad, y sobre todo, de lo muy distinta que iba a ser de la anterior versión americana en 1998, la cual fue masacrada por la crítica y vapuleada y tachada casi como una mierda, por parte del público en general. Yo debo decir que disfruté de dicha versión allá por 1998, en el cine; tenía 11 añitos y la verdad, me lo pasé pipa. El monstruo me moló un huevo y la película tenía tal cantidad de acción, explosiones y adrenalina que a mí me mantuvo pegado a la butaca, super entretenido.

Pues bueno, ciertamente este nuevo remake, me creó expectación, tenía ganas de volver a disfrutar de una monster movie en toda regla, plagada de efectos especiales, que para eso va de por medio una inversión, ya casi de ricos, teniendo en cuenta el puto precio de las entradas y que para colmo, Godzilla es una producción de la Warner y no aceptan descuentos de ninguna clase, ya les vale a los muy cabrones. Pues de antemano, ya puedo decir que la película es eso, enormemente decepcionante. ¿Por qué?

Está muy bien que hayan querido darle seriedad y cierta profundidad a la historia, vale. Está muy bien que se hayan currado los personajes y que hayan elaborado un correcto retrato de cada uno de ellos, vale. Está muy bien que la hayan dotado de cierta solidez y que huyesen por completo de aires paródicos (que sí poseía la versión de 1998). Pero, vamos a ver, ¿no es esto una monster movie? ¿No esto un film de Godzilla? Entonces ¿cómo se explica que de las dos horas que dure la película, el puto protagonista, que se supone que es el monstruo, abarque escasos 15 minutos en pantalla? El 85% se compone de mucho bla bla bla, mucha exaltación del militarismo, gente de aquí para allá, desgracia por aquí, desgracia por allí, dramatismo, más bla bla bla, etc. Eso no es que esté mal, pero vamos a ver no estamos viendo un film bélico, ni hemos pagado una entrada para comprobar la efectividad del ejército estadounidense, ni para tragarnos verborrea por un tubo. No nos estaféis, ¡queremos ver a un puto monstruo implacable! ¡Queremos ver efectos especiales y queremos acción, joder! ¿hay estos elementos en Godzilla? Evidentemente sí, pero no es lo que destaca y para mí es una cagada del tamaño del Empire State. Si haces un film de Godzilla, no conviertas a Godzilla en un mero invitado de la fiesta, ¡puñetas!, conviértelo en el protagonista, que se deleite a gusto, ofrecernos imágenes impactantes por doquier.

En este sentido y a pesar de la inquina furiosa que existe contra la versión de 1998, debo decir que para mí, ésa fue una versión mucho más disfrutable, entretenida y por mis recuerdos, más impactante. Que la de 1998 era menos seria, sí, que quizás fuese un poco más absurda, también, pero en resumidas cuentas creo que jugó mejor sus cartas a la hora de poner la carne en el asador y darnos al público que íbamos a disfrutar de una monster movie, los ingredientes necesarios para ver una monster movie en toda regla. Esta versión de 2014, fracasa estrepitósamente en esto, y para mí por lo tanto es un fiasco. Ya puestos, el diseño de este Godzilla no me mola nada, es obvio que querían hacerlo más parecido al monstruito japonés, pero a mí me sigue gustando infinitamente más el diseño iguanado de la anterior versión americana, ¡muchísimo más chulo! No hay más que ver las ridículas patitas que tiene este bicho en ésta, que dan auténtica risa cuando lo vemos aplastar cualquier cosa que tiene a tiro. Sinceramente, señores creadores de esta versión, por mí pueden  metérsela por el culo, ¡a estafar a vuestra Santa Madre!

 

Author: Cultura

Share This Post On

1 Comment

  1. Buenooooo… pero es que tenemos que vender el ejercito de la potencia mundial que el Putín está muy subidito 😉

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *