web analytics

Cartelera Segovia: Birdman

stEmpezamos bien el año, la primera peliculita gafapasta que parte como cazadora de múltiples Oscars, y que cumple con todos los requisitos para ello; un director ya reputado (el mexicano Iñárritu), el cual ya ha cosechado su fama de autor intelectual y camino va de que cualquier mierda que haga se la aclamará como una obra maestra (porque sinceramente, su prestigiosa Babel me parece un truñazo sin ningún atismo desmesurado de genialidad); un argumento simplón al que se le intenta dar cierta carga de filosofía barata (para hacernos pensar supuestamente) a la par de un atisbo de crítica y el puñadete de críticas que la envuelven en papel dorado vendiéndola como la obra maestra de turno a la que hay que pillar el puntito, si se quiere ir de culto y refinado, claro.

Bueno, hablando en plata Birdman no me parece una patata (como Babel por mencionar otra de su director, ¡hasta los huevos estaba de oír lo buenísima que era cuando tuvo la desgracia de plegar las carteleras!), de hecho cuenta con unos actores excelentes (en líneas generales) que se curran su performances con una profesionalidad increíble, un trasfondo interesante que invita a cierta reflexión (efectivamente), un contexto llamativo (el mundo del espectáculo visto desde dentro, y la presentación de esa delgada línea que separa el triunfo del fracaso dentro del mismo) y una técnica muy llamativa y atractiva, puesto que el film está integramente rodado en un falso plano secuencia -y por favor, que no vengan los metetes de turno a decir que la técnica es original como si fuese el primero en experimentar dicho recuerso escénico, ¿hay que recordar La soga de Hitchcock filmada en 1948?-. Así que Birdman cuenta con puntos sobresalientes a su favor, lamentablemente no tuve la sensación de que ninguno funcionase. La película vendría a ser un drama introspectivo de la persona de un actor en decadencia que por momentos se ve invadido por una especie de doble personalidad representada por Birdman, un superhéroe al que él mismo interpretó en sus años de gloria.

Michael Keaton interpreta este personaje a la perfección, por momentos parece un reflejo de su propia vida (recordemos que fue Batman y que este Birdman podría representar un paralelismo con su propia carrera). Lo que pasa es que la película presenta un tono un tanto jocoso durante su desarrollo, lo que por múltiples momentos impide que (o por lo menos a mí me pasó) nos la tomemos en serio, lo que deberíamos hacerlo. Así mismo presenta un amplio abanico de situaciones y personajes que quedan resumidos a nada; ¿qué coño pinta ese momento lésbico vivido entre los personajes de Naomi Watts y Andrea Riseborough?, nada; ¿en qué demonios queda la supuesta relación (o encoñamiento) de la hija de KeatonEmma Stone– con el personaje de Edward Norton, en nada; ¿en qué demonios depara la tormentosa relación entre Norton y Watts?, en nada (simple agua de borrajas); en resumidas cuentas la peli prentende contar mucho sin contar nada; el resultado son muchos momentos muertos y la sensación de que es más larga de lo que debería, a la par de poseer flojísimos instantes que invitan al ligero aburrimiento. Y no hablemos de esa parte “fantástica” del film. El personaje de Keaton suele imaginarse a sí mismo como su personaje ficticio Birdman, y se ve capacitado de surcar los cielos, enfrentarse a un dragón, sobrevivir a peligrosas explosiones (imágenes representadas con un uso muy laborioso de efectos especiales que no tienen nada que envidiar a esas ruidosas producciones de Michael Bay), pero bueno, esto no es una peli de ciencia ficción, todos damos por sentado que todo está dentro de la cabeza del protagonista cuando se le va tanto la olla.

El gran problema y es lo que me dejó con una solemne cara de gilipollas, es que, al final del todo, se produce un extraño guiño al espectador (no lo desvelaré) que deja en el aire la posibilidad increíble y absurda, de que el prota no anduviese tan perturbado y que algo de sus deslumbrantes fantasías pudiesen llegar a ser una realidad. Francamente no se qué coño pinta un guiño tan estúpido en una película tan seria (supuestamente como ésta) y no me explico cómo los críticos que tanto la alaban no se hayan percatado de esa palurdez tan rematadamente gilipollas que desvirtúa todo lo visto a lo largo del desarrollo del film. Pero bueno, ya habrá algún listillo que diga la típica memez, que si el director se burla inteligentemente del espectador, que si es un guiño crítico de no sé qué mierda, en fin… bla, bla, bla… desde mi punto de vista, ese final es una soberana cagada, se carga el toque crítico del film y desborda la delgada línea de lo burlesco a lo tonto. Para mí Birdman no es la obra maestra que tanto se vitorea que es y sí, se llevará muchos premios y demás pamplinas, pero no dejará el típico producto pretencioso que promete mucha más moralina de lo que en realidad aporta.

Author: Cultura

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *