web analytics

Cartelera Segovia: Annabelle

24awsc5Mientras veía Annabelle no pude evitar recordar inconscientemente, la ocasión en la que siendo un crío vi por televisión en los 40 Principales, aquel mítico videoclip de Robbie Williams, “Rock DJ“, en el cual el cantante hacía un striptease se acababa arrancando la piel a tiras. ¿Por qué?, os preguntaréis, por una cuestión muy simple.

Estamos hablando del año 1998 (yo tenía 10) y esa bizarrada grotesca (la cual muchos podrían tildar incluso de mal gusto, no sin falta de razón) era emitida impunemente al mediodía (recuerdo que lo vi, además comiendo) y aquí no pasaba nada, nadie ponía el grito en el cielo, simplemente permaneció como un hecho anecdótico, para nada traumático, para muchos de mi generación que seguramente contemplamos dicho vídeo.

¿A cuento de qué digo esto y qué tiene que ver con esta película? Pues muy sencillo. Estamos en 2014, han transcurrido 16 años y ahora parece que pasarse un poco de rosca, a la hora de hacer cine, está mal visto o supone un hecho muy restringido. Es increíble que a día de hoy se hayan edulcorado tanto las películas (en especial dentro del género de terror) que a ojos experimentados en la materia, se nos hagan incluso infantiles.

Annabelle es el vigesimoséptimo mojón vendido con la etiqueta de “peli de horror” que he tenido el disgusto de tragarme en lo que va de década. La precuela de esa puta mierda llamada Expediente Warren (la cual incomprensiblemente fue un gran éxito de taquilla), no es ni más ni menos que el doble de mierda que su antecesora (aunque cronológicamente hablando, ésta va antes). El film nos presenta no sólo una historia cien mil veces vista y repetida hasta la saciedad, a lo largo de no sé, ¿cincuenta, sesenta? años de historia, sino que es excesivamente banal y light.

Annabelle no muestra nada sorprendente, es mecánica, es monótona, es previsible, vamos que posee todos y cada uno de los defectos achacables a una mala película de terror. Ni siquiera al aterrador aspecto de la muñeca protagonista se le sabe sacar partido. Afortunadamente creo que se puede vaticinar que no cosechará ni un tercio de los beneficios que el mojón de Expediente Warren recaudó el año pasado, por lo que casi con toda seguridad podemos decir que este patético calco de la novia de Chucky, tiene cavada su tumba cinematográfica.

Author: Cultura

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *