web analytics

Aguilafuente visto por Daniel Zuloaga

En el marco de la programación del Centenario de Daniel Zuloaga, 1921-2021, desarrollada por la Consejería de Cultura y Turismo, se incluye la serie de muestras ‘Reflejos de Castilla’, pequeñas exposiciones monográficas de piezas del ceramista vasco afincado en Segovia, donde se gestó buena parte de su producción.

Precisamente, el Museo Zuloaga inauguraba hoy la primera de estas exposiciones, dedicada a las piezas de Zuloaga inspiradas por temáticas “aguiluchas” y bajo el título ‘La Función. Aguilafuente y Daniel Zuloaga’, con la colaboración de la Diputación Provincial y el Ayuntamiento de Aguilafuente. La muestra presenta obras cerámicas de Zuloaga vinculadas a temáticas locales, junto a bocetos, dibujos y fotografías que le sirvieron para llevar a cabo estos trabajos. Todo el material forma parte de la colección del museo segoviano, ubicado precisamente en la iglesia-talleer del ceramista,  salvo dos placas cerámicas de colecciones particulares.

Las tierras de Segovia, su paisaje y su paisanaje, fueron una constante de inspiración para la obra regionalista de Zuloaga. Sus visitas a los pueblos segovianos le permitieron fotografíar y documentar costumbres y tipos que posteriormente aprovecharía en sus creaciones. Fotografías que forman hoy un nutrido conjunto del archivo del Museo Zuloaga. Son el vehículo para el descubrimiento de las gentes de Segovia, de sus tradiciones y rutinas, donde procesiones, iglesias, pendones y ritos de tránsito, se solapan con fiestas y celebraciones más fútiles, entre las cuales los toros son motivo de especial afición.

Así pasa con la Función, nombre con el que desde 1902 enmarcaba sus coloristas fiestas de la Asunción de Aguilafuente, población que Daniel Zuloaga frecuentaba desde al menos 1913. Una típica población, entonces,  de economía agraria, dinamizada por la explotación resinera que vivía un empuje económico sustanciado en nuevas fábricas –de luz y harinas– y el paulatino incremento de la población.

La celebración más popular aguilucha era el festejo taurino, del que Daniel Zuloaga fue muy aficionado. Las fotografías de los toros, que sirven de modelo a dibujos y cerámicas, muestran momentos del encierro, desde El Prado hasta el encajonamiento entre el Matadero y el Palacio de los Marqueses de Aguilafuente, y la lidia, en el coso habilitado en la plaza Mayor. A esta se asoman el palacio de los Marqueses –ya en ruinas–, la casa del cura –aún hoy en pie, aunque modificada–, la iglesia de Santa María y el antiguo Ayuntamiento, entre otras.


Author: Cultura

Share This Post On

1 Comment

  1. Enhorabuena al equipo de gobierno de Aguilafuente por su entrega y compromiso con la cultura. Se merecen un reconocimiento que vaya más allá. Todo el mundo habla bien independientemente del partido y eso en una sociedad en la que parece que prima la bronca política es muy de valorar. Sin duda un ejemplo de compromiso, esfuerzo y saber hacer. ENHORABUENA

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *