web analytics

El segoviano Fermín de los Reyes dirige la recopilación de los incunables

El Ministerio de Economía y Competitividad ha concedido un proyecto de investigación cuya finalidad va a ser recopilar y describir los incunables españoles. El proyecto, titulado “Repertorio bibliográfico de incunables españoles”, y que se realizará entre 2017 y 2020, forma parte de los proyectos I + D del Programa estatal de fomento de la investigación científica y que estará dirigido por el profesor radicado en Aguilafuente Fermín de los Reyes, de la Universidad Complutense, que ha estudiado la imprenta en Segovia, el Sinodal de Aguilafuente (primer libro impreso en España) y también las bulas incunables.

El objetivo es la búsqueda de incunables españoles en cualquier fuente (bibliotecas, archivos, documentación), su análisis y su descripción, de forma que se pueda contar con una sola publicación en que estén reunidos, lo que ahora mismo no ocurre, ya que la información está dispersa en catálogos y bibliografías. El número de incunables españoles controlados está en torno a los 1.060, impresos en al menos 26 localidades, y se calcula que puede aumentar en un centenar, sobre todo por la localización de bulas de indulgencias y otros impresos menores en archivos y bibliotecas. En Segovia, el cabildo catedralicio custodia decenas de incunables, en lo que se considera una de las más importantes colecciones en la materia.

El periodo incunable español transcurre desde 1472, fecha de publicación del Sinodal de Aguilafuente, hasta el 31 de diciembre de 1500. Segovia continúa encabezando la imprenta española, aunque hubo poblaciones como Barcelona, Valencia o Sevilla que contaron con imprenta ya en 1473. En cuanto a la producción, destacan Salamanca y Sevilla, con 150 ediciones, seguidas por Barcelona, con 128, y Burgos y Zaragoza, con 112. Según el Investigador principal, Fermín de los Reyes, “todavía hay muchos enigmas por resolver, como quién imprimió la Bula de Borja, pregonada en Segovia en 1473, cuáles fueron los talleres que dieron a la luz varias ediciones del Sacramental, de Sánchez de Vercial o quiénes imprimieron las bulas de indulgencias en las primeras décadas”. También se siente esperanzado con la aparición de nuevas ediciones, como ha ocurrido con las bulas de la catedral de Segovia o con las de Cuéllar, lo que indica que «aún tenemos un patrimonio bibliográfico por descubrir, lo que supone un reto», explica.

El equipo es multidisciplinar, pues se compone de bibliotecarias de fondo antiguo, como María José Rucio (Jefe de Servicio de Manuscritos e Incunables de la Biblioteca Nacional), Marta Torres y Mercedes Cabello (Directora y Jefe de Procesos de la Biblioteca Histórica “Marqués de Valdecilla” de la Universidad Complutense), Mª Eugenia López Varea (Fondo antiguo de la Universidad Pontificia de Comillas) o Arantxa Domingo (Fondo antiguo de la Real Biblioteca); de una paleógrafa, Ana Belén Sánchez UCM), de un hebraísta, Jesús de Prado (de la Universidad Nacional Autónoma de México), y de especialistas en libro antiguo como José Luis Gonzalo (Decano de la Facultad de CC. de la Documentación de la UCM), Benito Rial (experto en tipografía, UCM), e Inmaculada García-Cervigón (que realiza la tesis sobre la imprenta en Toledo).

Fotos. De arriba abajo, Fermín de los Reyes. Página del Sinodal de Aguilafuente (1472).  Werner Rolewinck. Fasciculus temporum (Sevilla. Puerto y Segura. 1480).

Author: Cultura

Share This Post On

2 Comments

  1. Me gustaría ponerme en contacto con el profesor por un libro que siempre hemos pensado que es incunable.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *