web analytics

Resaca electoral

Una semana después del 13 de febrero la resaca electoral continúa. No analizaré los resultados, son los partidos quienes lo tienen que hacer. Ver que es lo qué ha ocurrido, por qué han perdido votos o que hay que hacer de cara al futuro para recuperar la confianza de los votantes. Además son propios y ajenos quienes se han convertido en lo que se denomina “maestros a posteriori” que con resultados en mano dan o intentan dar lecciones de política, buscar causas, entre las cuales nunca están sus propios actos. También he notado cierto paternalismo y centrismo en los análisis procedentes de fuera de nuestra Comunidad, sin tener en cuenta la idiosincrasia de esta tierra tan extensa y tan diferente de punta a punta y el ejercicio casi heroico de quiénes deciden quedarse y y hacer frente a 35 años de gobierno del PP.

Montserrat Sanz, concejal de Vox en El Espinar

La misma noche del 13 de febrero algunos periodistas decían que no podíamos decir que existen 212.000 personas de extrema derecha. Es difícil sostener este argumento cuando la campaña de Vox se ha basado principalmente en tres lemas: eliminar la ley de violencia de género y sus “chiringuitos”, repoblar Castilla y León con población autóctona y eliminar las Comunidades Autónomas. De vez en cuando se colaba la defensa del medio rural disfrazados de señoritos que pasan el fin de semana en cotos privado de caza. ¿Se puede considerar que las 212.000 personas no sabían lo que votaban? No lo creo.

Una vez resuelta la votación hemos podido comprobar lo poco o nada que le importa la gente a Vox ya que si así fuera hubiera puesto sobre la mesa medidas para blindar los servicios públicos, para apoyar el medio rural, para luchar por los autónomos o por los trabajadores a los que dice defender. Y no ha sido así. Sus dos primeras exigencias para apoyar a Fernández Mañueco fueron la eliminación de la ley de violencia de género y el decreto de Memoria Histórica. Dos medidas que eliminadas no ayudan a nadie ya que el dinero apenas llega al 1,5% del total del presupuesto de la Junta de Castilla y León y que por el contrario su eliminación supone la desprotección de miles de mujeres por un lado y la pérdida de oportunidad para cientos de familias se poder encontrar a esos seres queridos que todavía yacen en cunetas.

Se pide ahora que el PSOE impida esta coyuntura con lo que se ha venido a denominar el “cordón sanitario o democrático” y que implica un apoyo a la investidura de Alfonso Fernández Mañueco para impedir que VOX entre en el gobierno de Castilla y León. Pero se plantean dos cuestiones.

La primera ¿es suficiente la abstención para hacer a Mañueco presidente y evitar el gobierno de VOX? Rotundamente no. Se necesitaría todo un acuerdo de gobierno para los próximos cuatro años. No basta con que Gallardo Frings no sea vicepresidente de Castilla y León si no que luego hay cuatro años (supuestamente) donde hay que gobernar, sacar leyes adelante y lo más importante, presupuestos. La abstención para que VOX no adquiera la vicepresidencia de la Junta no impide que de “facto” gobiernen.

Las dirigentes y los candidatos de Vox, de camino al Azoguejo. (FB)

En segundo lugar el “cordón sanitario o democrático” contra la extrema derecha no se debe exigir al PSOE. De nada sirve que el PSOE ahora apoye a Fernández Mañueco si luego el PP gobierna en Andalucía con el apoyo de VOX, también lo hacen en el ayuntamiento de Madrid y forman parte del gobierno de Murcia. También tenemos en nuestra provincia ejemplo, en concreto en El Espinar, donde el PP gobierna conjuntamente con Ciudadanos y VOX. Además la comparación con Alemania es ficticia. Fue Merkel, de derechas, quien aplicó el “cordón sanitario” en el país que gobernaba.

Puede que todo esto, que Castilla y León de repente haya desaparecido del mapa mediático nacional por la guerra pública que Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso mantienen por controlar el PP, pero nosotros y nosotras, los que siempre hemos estado aquí, no debemos desviar nuestra atención porque la entrada de VOX en el Gobierno de la Comunidad Autónoma y por lo tanto el recorte de derechos está más cerca que nunca y la resaca transitoria electoral se puede convertir en un dolor de cabeza permanente.


Author: Natalia Del Barrio

Natalia del Barrio. Licenciada en Ciencias de la Información. Ex-procuradora de Podemos por Segovia en las Cortes de Castilla y León.

Share This Post On

11 Comments

  1. Si Vox es extrema derecha, Podemos es extrema izquierda? De todas formas ahora ir bien vestido es ir disfrazado? Hoy me quedo solo con: “No analizaré los resultados, son los partidos quienes lo tienen que hacer” con eso lo digo todo…

    Post a Reply
  2. Qué gran alegría la desaparición de tu partido de extrema izquierda totalitario. Sólo ha quedado el kioskero de León-príncipe de Bekelar rubio, vaya personaje. El mundo es un lugar mucho mejor ahora. Me temo que no vas a ser directora de la televisión pública de Castilla y León, cobrando un dineral.

    Post a Reply
  3. Analiza Natalia, analiza..no fanfarroneas de ana-lista política???..la gente en España vota por miedo o para que no le jodan..por eso no han votado a tu partido.que prometía subir impuestos, financiar chiringuitos , apoyar okupas y demonizar tanto a los ganaderos agricultores como todo lo que sea privado, si ni siquiera apoyáis la radioterapia en Segovia …de hecho el único procurador que habéis conseguido, siendo de León, tuvo que presentarse en Valladolid, para que alguien le votará…así de arraigados estáis en vuestra tierra..solo os interesa el poder y por eso muchos votos vuestros se fueron a otros partidos….pero tú recurso fácil,simplón y limitado es decir que en Castilla León son todos de extrema derecha …ja ja ja…que buena analitica eres Natalia…una crack!!!..en Castilla la gente es moderada, de izquierdas o derechas, pero se defiende cuando sus intereses son atacados por partido de extrema izquierda como el tuyo, que son los que están en el gobierno ahora….Vox acabará como vosotros si no se modera y si no se olvida de proclamas rancias y caducas…vete haciendo amiguita de Yolanda Díaz que es la única con los pies en la tierra entre tanto radicalista que es podemos..

    Post a Reply
  4. Si tienes resaca electoral no bebas vodka Potemkin, es muy malo, predispone a la envidia y al odio, te hace intervenir la vida de los demás o aplaudir a los deportistas trans cuando ganan a las mujeres en las competiciones tipo Top Secret!. Cambia de nombre en vez de Natalia, ponte Nazaria y votarás a VOX.
    Y date con un canto en los dientes del mismo muro de la vergüenza.
    ¿Todavía tienes columna aquí?

    Post a Reply
  5. La Ley de Violencia de Género se pasa el Artículo 14 de la Constitución Española por el arco del triunfo. Y lo sabes Natalia.

    Bien haría en derogarse.

    Post a Reply
  6. Madre mía aquí los “analistas” destilan más odio hacia la persona que ideología., que triste todo. En fin. Por cierto la Ley de Violencia de Género está avalada por el Tribunal Constitucional. Que todos los rancios odiadores tengan buen fin de semana

    Post a Reply
    • Toño, que la Ley de Violencia de Género incumple el Artículo 14 de la Constitución Española te lo explica mejor Alfonso Guerra, expresidente del Gobierno de España, socialista. También te explica por qué se aprobó dicha Ley a pesar de incumplir dicho Artículo:

      https://youtu.be/xNpUKGzKwy0

      Disfruta del vídeo.

      Post a Reply
      • Bueno Toño, ya habrás visto el vídeo.

        Bien claro explica el señor exvicepresidente del Gobierno la naturaleza del aval del Tribunal Constitucional a la LIVG.

        Por aquel entonces el PSOE sí era un partido de izquierdas, con gente muy válida a pesar de algunos errores que cometieron. Lo de ahora ya no se sabe ni lo que es.

        ¿Tienes alguna duda más?

        Post a Reply
  7. Toño. En cuanto quiten los sociatas y añadidos la Constitución ya todos desiguales.!Y viva Cuba! Ya sólo iguales los que tengan el carnet del Partido del Régimen.

    Post a Reply
  8. Ud. es así porque es comunista o es comunista porque es así?

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *