web analytics

No todo vale en política

“Aunque la crisis provocada por la covid19 es en primer lugar una crisis de salud física, contiene también el germen de una importante crisis de salud mental que estallará si no se toman medidas”. Así arranca el Informe “La covid19 y la necesidad de actuar en relación con la salud mental” que las Naciones Unidas elaboró en mayo de 2020.

Desde entonces ya han sido varios los estudios que se han venido realizando durante todo este año indicando la necesidad de inversión y refuerzos de los equipos de salud mental dentro del Sistema Público de Salud para, lo que numerosos profesionales ya han denominado como la próxima pandemia, la pandemia emocional. No en vano, la OMS antes del inicio de las crisis sanitaria derivada del coronavirus alertó que en 2030 la salud mental será la primera causa de discapacidad entre jóvenes y adultos.

El propio CIS, que no solo realiza estudios de intención de voto, publicó en febrero de 2021 el estudio “La Salud Mental de los españoles durante la pandemia de la covid19”. En este estudio, entre los múltiples resultados, un 24% de la población se había sentido en muchas y bastantes ocasiones triste o deprimido y también un 24% había sentido desesperanza con respecto al futuro.

Verónica Casado.

Si ya era una necesidad el aumento de la inversión pública en salud mental antes de la pandemia, ahora lo es mucho más. Según el Consejo Consultivo de Salud Mental España dedica la mitad del presupuesto de sanidad a esta cuestión que otros países europeos como Reino Unido, Alemania y Francia. También es conocida la denuncia de la falta de profesionales, cuatro veces menos que la media europea según el Consejo General de Psicología. Falta de profesionales que es sustituida por la medicación como primera alternativa. Según el Observatorio  del Medicamento de la Federación Empresarial de Farmacéuticos (FEFE) durante el 2020 se produjo un aumento en el consumo de psicofármacos y tranquilizantes.

No hay que dejar de lado la tremenda batalla que han venido librando profesionales y asociaciones en contra de la estigmatización de aquellas personas que sufren problemas de salud mental.

Por todo esto es bastante llamativo que de un tiempo a esta parte se utilice la salud mental como un arma política arrojadiza, pero lo es más cuando lo hace una Consejera de Sanidad que no muestra ningún tipo de arrepentimiento cuando en un Pleno utiliza una situación tan delicada para arremeter contra el adversario político, preocupándose por la “salud mental de una procuradora” en tono jocoso y recomendando “ansiolíticos” a un grupo parlamentario.

Es bastante preocupante este tipo de comentarios desde una consejería de Sanidad y más cuando ni está ni se la espera en el desarrollo de políticas integrales de Salud Mental. Lo pudimos comprobar cuando no se incorporó ninguna referencia en este sentido en el famoso pacto para la recuperación económica, el empleo y la cohesión social en Castilla y León.

Pero no es la primera vez que desde los asientos azules del Gobierno de Castilla y León se utiliza a las personas vulnerables a modo de “zasca“. Todo un vicepresidente como el señor Igea arremetió en febrero de este año contra el PSOE haciendo un chiste con la explotación de mujeres y su famoso “ aquí no hemos tenido el trabajo que en Andalucía. Allí se iban de putas”.

Muchos justifican estos comentarios alegando que los políticos “tienen la piel muy fina” y puede que en otras muchas ocasiones así sea, pero no precisamente en ésta. Lo que demuestran con este tipo de expresiones, no es que algunos tengan la piel muy fina sino que la separación entre ciudadanía y su problemática social con respecto a los políticos es de todo menos fina, desconociendo lo que ocurre, afecta y preocupa a nuestra sociedad.

Y el ejemplo de este abismo que separa a la sociedad de nuestros políticos lo ejemplificó Verónica Casado, porque como ya dije en su momento, en estos tiempos en los que la gente lo está pasando mal por diferentes motivos (llegar a fin de mes, ERTES, problemas de salud, miedo a contagiar, a ser contagiado, duelos, etc…) no parece muy buena idea utilizar estos problemas a modo de chascarrillo para contrarrestar los argumentos de los adversarios políticos.


Author: Natalia Del Barrio

Natalia del Barrio. Licenciada en Ciencias de la Información. Ex-procuradora de Podemos por Segovia en las Cortes de Castilla y León.

Share This Post On
468 ad

10 Comments

  1. Fíjese si es necesidad que aún hay españolitos que les votan a vds.

    Post a Reply
  2. Por una vez estoy de acuerdo con el sr. Igea…a las mariscadas por el triunfo de la revolución

    Post a Reply
  3. Tiene razón, por una vez. La verdad es que hay que estar muy mal de la cabeza para haber votado al Pablo Iglesias y al dictador del Sánchez. Es un tema de Salud mental y psiquiatra.

    Post a Reply
  4. La salud mental afecta incluso sus odiadores Natalia, me defrauda la falta de originalidad de sus comentarios, a pesar de que son recurrentes como cada semana, no son capaces de escupir la bilis suficiente que necesitan para sobrevivir en su regocijo una semana hasta su próximo artículo

    Post a Reply
  5. Como se aburreeeeeeeeeeeeeeeee. hágaselo mirar. como están algunas cabezas oiga. Yo a los que veo de salud mental fatal son a sus “coleguis”, como esta el patio, no dan ni una. Aquí en Segovia ya vimos el día 14 una muestra de como tienen las neuronas obnubiladas, un grupo de nostálgicos casi todos con callos en las manos pero de ración y a la madrileña, que si Machado por aquí, el himno de Riego por allá y a las mariscadas, eso eso que no falte, jolgorios y saraos como nos lo hemos pasao. Salud

    Post a Reply
    • Repita conmigo Natalia:

      “El ejemplo de este abismo que separa a la sociedad de nuestros políticos lo” tenemos en el señor Pablo Iglesias y su señora viviendo en un chalet de lujo rodeado de Guardias Civiles y traicionando todos sus principios de forma reiterada.

      Post a Reply
      • Quién tiene que ir al psicólogo psicóloga o psicologé? Porque me estoy volviendo loco loca o loque…

        Post a Reply
  6. Leyendo comentarios para su artículo señora Natalia me doy cuenta de que se ha quedado usted corta con el 24 % de trastornos mentales

    Post a Reply
  7. Veo que persistes en los sesgados y tendenciosos argumentos que esgrimiste en TVCyL, ignorando intencionadamente la penosa y vergonzosa actuación de Ana Sánchez, que tras tres amonestaciones por su comportamiento, hubo de ser expulsada del pleno, no yéndose sin puntear con su dedito acusador al presidente. Pero tú eso no lo debiste ver, verdad???
    Eres demasiado sectaria como para tomarse nada tuyo en serio.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *