web analytics

Las vallas de Borondo como síntoma

Vaya por delante que esto no va de valorar al laureado pintor Gonzalo Borondo, de quien por cierto en abril podrá verse en el Esteban Vicente una completa exposición. Ni un reparo tampoco a que se usen vallas de publicidad como soporte de arte urbano. El caso es que las vallas publicitarias, por definición, sirven para generar dinero al ayuntamiento que las alquila. Y en Segovia, en lugar de dar dinero, cuestan dinero. 20.000€, que será mucho o poco lo que fuera, pero muy distinto a ingresar 20.000€.

Y esta es para mí una metáfora que define perfectamente la política que caracteriza a Clara Luquero en el Ayuntamiento de Segovia. De donde había que sacar se mete. Segovia, quince años perdiendo oportunidades.

Vean: Valladolid ha cazado un centro logístico de Amazon; Soria una granja de servidores de la Seguridad Social, Córdoba su centro logístico del ET. Segovia, en cambio, no levanta cabeza camino hacia una “teruelización”, todo lo más, que Día busca local en la Calle Real.

Con PCMSA2 más muerta que viva, con dos supuestos polos empresariales (Quitapesares y el CAT) muertos de risa o por mejor decir de vergüenza, cierres de pistas de esquí… De aquel 5G que nos pondría a la altura de Silicon Valley ni mención. Hasta Aranda le  levanta a Carabias un proyecto empresarial de campanillas y en la capital ni idea. Eso sí, el Gobierno nos anuncia un nuevo teatro, el Cervantes.

Y no es que los segovianos no andaran avisados. Luquero ha renovado la alcaldía por dos veces, por otras tres su predecesor socialista. Frente a ellos el PP opuso candidatos que trataron de potenciar la parte empresarial, con ejecutivos de relumbrón y mensajes de “reactivación” empresarial. Las urnas les dieron la espalda. Así que, por una vez, los llorones deberían ahorrarnos el discurso victimista. Campaña tras campaña Luquero se presentaba con la palabra cultura como cebo, que si la casa de la moneda iba a ser la bomba, que si el Cervantes, que si ciudades machadianas, teresianas, sefarditas y titiritanas… Y la gente votaba consolidando un modelo que en lugar de diversificar nos especializaba aún más en nuestra realidad de mega-bar para madrileños.

Que está muy bien mantener y mejorar lo que se tiene, no me entiendan mal (amados madrileños, qué seríamos sin ustedes). Pero es todo lo contrario a la diversificación que precisa el tejido económico local.

Allá por la primera década, por aquello de conseguir la capitalidad cultural europea 2012 (en la que Segovia, recuerdo, no entró ni en el corte final) el entonces alcalde Arahuetes y su mano derecha Luquero ficharon a un curioso italiano, se le dotó de personal y medios. Todo el mundo aplaudía con las orejas.  Pero pasan los años y a nadie se le ocurre hacer algo parecido con políticas efectivas de captación de proyectos. Enviar a la Cámara de Comercio a peinar los pasillos de corporaciones y organismos recopilando información de que planes de expansión tienen para luego redactar proyectos “ad-hoc”. Una suerte de Segovia Film Office, que tan bien ha venido para potenciar la provincia como plató, pero en plan empresarial. Nada.. Desidia total.

Hay también una alarmante falta de visión de conjunto. La capital vive pasmosamente de espaldas, no solo del importante aparataje agroindustrial de la provincia, sino incluso de su propio alfoz, donde están los polígonos, el espacio de expansión… Para un capitalino, que la Tesla se viniera a montar coches a Cuéllar -que ojalá- suena ofensivo. Ni Diputación, ni Junta, ni ayuntamientos  trabajan de una manera coordinada. Cada cual con su capillita, que así estamos bien.

El problema tal vez esté ahí, tendemos a pensar que por su mayor proyección mediática, por sus palacios abandonados y centros funcionariales en franco declive, es la capital la que debe liderar iniciativas, cuando es meridiano que en la capital ni saben ni están por la labor, ni creen en ello. Creo que es la Diputación, que tampoco es que esté haciendo al respecto un trabajo de especial lucimiento, la que debería ponerse sobre el asunto.

Hay mucho por hacer. De la mano del covid hay un creciente interés hacía la España vacía como polo atractor de un nuevo modelo de clase trabajadora. Buscan, ante todo, vivienda de calidad a precio de chollo y buenos servicios desmasificados. Nuevamente Segovia, a pie del principal mercado urbano peninsular, tienen mucho que decir en ese nicho tan interesante. Conociendo el paño, creo que será otra oportunidad perdida… Y van…


Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

8 Comments

  1. A este ayuntamiento le sobra el dinero, o mejor dicho, tienen de donde sacar ( al contribuyente) y si no, entonces mandamos a los “locales”, si, esos que van en un coche cada uno, a las calles sin tráfico o sin salida, para multar indiscriminadamente ( ¡¡ se meten hasta en los caminos !!), eso sí, en los atascos ni se les ve ni se les espera, es más, pasan con los dos coches – un “agente” en cada uno, no lo olvidemos – , y como si no pasara nada. Y si se “ponen” a hacer algo es para complicarlo más. Pero bueno, a lo que iba, con esas vallas se pondría hacer otras cosas, por ejemplo, ceder gratuitamente a empresas y negocios para ayudarles en lo posible, o para información de interés general. No cuestiono el arte de Borondo, sin embargo, tal y como lo estamos pasando en este pueblo llamado Segovia, siento vergüenza ajena que se malverse el erario público en nombre de la “cultura” ( cultura económica para unos pocos, supongo), encima, las vallas dan una sensación de degradación paisajística, de “pobreza” y desolación. Es una pena que aquí se dejen escapar oportunidades y sigamos con el mismo caciquismo de siempre. Hasta que no nos volquemos a la calle, estos politicuchos sin pudicia no se irán. Necesitamos aire fresco, y no la podredumbre institucional que padecemos… y nadie dimite.

    Post a Reply
  2. Bravo por el artículo! Próximo proyecto luqueriano: Estación de autobuses en terrenos de ADIF. Es muy triste. Cuando salimos todos a la callea que se nos oiga? Que pena todo

    Post a Reply
  3. Que no queremos cultura subvencionada del Tercer Mundo. Las vallas de Borondo, a 40.000 euros, te dan la impresión de que entras en Sarajevo, Damasco o Chernobil tras un bombardeo. Que necesitamos trabajos. 9000 parados y 3000 en Ertes. Basta ya. Somos una ciudad merendero y un cagadero para turistas. Necesitamos empleos. A la calle Luquero. A tu casa.

    Post a Reply
  4. Seguiremos siendo SegoDrid señor Besa, al tiempo. Ni levantamos cabeza ni me da la levantaremos. Aquí cada pollítico a lo suyo, menos ponerse de acuerdo para liderar una Segovia (como ente provincial) actualizada, cualquier cosa.
    Bien lo explica usted y no parece tener visos de cambio este paraiso de mundos de Yupi y falso Jauja.
    La inanición política de unos y otros es total. Hasta ahora a pasado por seguir manteniendo y jugando con unos pocos votos de esa nube de allegados políticos y también parásitos de pueblín.
    Pero llegó el ‘bicho’ y nos puso en su sitio: SegoDrinki de finde y fiesta de guardar a tomar vientos.
    La desangración en nóminas nacionales, autonónomicas, provinciales y locales de políticos y cargos vivirdelcuento es de hacérnoslo mirar y, para más inri no hay alternativa a la vista.
    Bueno sí, llegara el maná de Europa, se repartirán el dinero para no perder sus cargos y… Segovia, felpudo finde de los sufridos madrileños que han de desestresarse de la gran urbe. Los días laborables: gerintrificación, funcionariado social-militar-político y demás chupóctero de partido.

    Post a Reply
  5. No seré yo el que defienda a la casta política, de todos los colores, pero creo que la ciudadanía también tiene una parte de responsabilidad en el páramo (desde el punto de vista empresarial) en que se ha convertido Segovia por su negativa a cualquier innovación con la excusa de que supone una molestia añadida a su modo de vida, como si en los lugares en donde hay actividad empresarial no tengan que sufrir sus inconvenientes. No se puede pedir (exigir, dicen algunos) creación de actividades y que estas no generen algún tipo de molestia. Hay molestias que, evidentemente, son intolerables, y otras que pueden asumirse si queremos tener actividad empresarial. ¿O alguien se cree que en Madrid no hay ruidos, humos, atascos, etc.? No voy a entrar a valorar el grado de molestias que implicaban las actividades que cito a continuación, algunas INACEPTABLES desde mi punto de vista pero el hecho es que sistemáticamente se rechaza porque a “alguien les molesta”. Cito: aparcamiento para auto caravanas en Sotosalbos, aeropuerto en Fuentepelayo, macrogranjas, estaciones eólicas varias, p. ej. en Brieva, y así varias más

    Post a Reply
    • Observo caca y de la gorda en esas “actividades” . Pan para hoy hambre para mañana y negocio p’a dos (a poder ser políticos o amigos de)

      Post a Reply
  6. Buen análisis. Me temo que ningún grupo del Ayuntamiento ha llegado a efectuar un diagnóstico tan preclaro. El problema es que a la mayoría de los concejales y diputados provinciales sólo les preocupa pillar las dietas o el sueldo. La falta de liderazgo y proyecto para transformar Segovia clama al cielo. La renovación y gente solvente con proyecto ed absolutamente necesarioo

    Post a Reply
  7. Hombre, vamos a ver una cosa:

    ¿Por qué analizáis a los políticos segovianos como una cosa distinta a los ciudadanos segovianos?.

    ¿No son lo mismo?

    ¿No os dais cuenta de que son los que les votan, y los que, con ello aprueban su actuación???. Aquí el perro es pero que el amo.

    A ver si os enteráis.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *