web analytics

Contra el vertedero de Los Huertos

Me va a disculpar el lector, pero esa vez no va a ir ni de jaras ni sedales la entrada, pero sí de ecología y destrucción. Y desgraciadamente de política. No son las fechas más adecuadas para hacer una entrada de este tipo, pero va a hacer una año de lo que vamos a hablar y escribir. Esta entrada está escrita con trazo gordo.  Ya iremos afilando los lápices.

Me da igual el partido de los que intervienen en el asunto. No van por ahí los tiros. Va de cargos y personas. Y actitudes. Y aptitudes. Alguien decidió que el centro de rechazos de Martín Miguel no daba para más y que había que buscar recambio.

Y tras mucho tiempo sin soltar prenda, no se les ocurrió mejor sitio que al lado de la planta de reciclaje de la provincia, en  el pueblo de Los Huertos. Este pueblo, ya de por sí mártir al tener una planta de reciclaje en su término (que se sepa no ha habido tortas en otros municipios para llevárselo ellos) soportando lo que esa planta genera (olores por lo menos) y  generando tan solo un puesto de trabajo en la localidad (luego le cuento lo de fijación de población al  medio rural…jajaja).

Como digo, las mentes pensantes de esta provincia (léase consorcio de medioambiente de la Diputación) pensaron que  sería el lugar perfecto para abrir un agujero de 8 0 9 pisos y muchas hectáreas para rellenarlas con los rechazos de la provincia y así ahorrar  a todos los segovianos los viajes de camión entre la planta y el lugar para plantarlos. Todo esto en una zona de arena y a unos pocos cientos de metros del Rio Eresma. Con un lugar de acuíferos y afloramientos de agua.

Supongo, amigo lector que nada esto le suena. Porque se está llevando por la senda del silencio y la discreción. Y sobre todo los hechos consumados. Y el mutismo de los medios.

Pues bien, señor lector, le cuento groso modo la historia. Cuando empiezan a limpiar el terreno aparece, ¡oh sorpresa!,  un yacimiento de la edad del Bronce “Notable en hallazgos” según la prensa local. Y se empezó a excavar. Ha aparecido hasta una fuente de donde se abastecía el poblado (esa es otra, a ver quién es el geólogo que dice que adelante, que allí no hay agua).

Pues esta provincia, con sus representantes (de todos los partidos) en el consorcio de medio ambiente  quieren destruir este yacimiento una vez excavado y documentado…y llenarlo de mierda.

No es en ningún país o ciudad  tercermundista, ni odiadora de su historia española…es Segovia, en la provincia de Segovia, esa que estira el cogote cuando se habla de su historia. Pues bien, en SEGOVIA,  los representantes de los segovianos van a destruir un yacimiento para llenarlo de mierda. Ya estoy leyendo los titules nacionales cuando lo hagamos saber desde Segovia. Sería muy parecido a como titulo yo esta entrada. Y digo yo ¿no hay otros lugares?

Por cierto, la ubicación no está a un kilometro del rio Eresma, que digo yo ¿será legal? Habrá que leerse la normativa con detenimiento, la nueva, la 2021. Y que nos ayude un abogado. No sea que los miembros del consorcio no lo hayan medido y luego les paren las obras. O incluso haya responsabilidades penales si hubiera o hubiese filtraciones.

Mientras en el pueblo de Los Huertos, que yo sepa, no se ha dado oficialmente ninguna explicación. Ni una sola reunión por parte de los responsables. Que digo yo que no sé a qué están esperando. Que los terrenos ya están removidos. Alguna postura tendrá oficialmente el consistorio. El mismo que supimos que no se deja grabar en los plenos.

Supongo que el señor alcalde está esperando a los hechos consumados a decirnos que nos vamos a tragar 20 años de olores y desperdicios, pero que vamos tener una carretera que una la autovía con el pueblo. Ese va a ser nuestro precio. Y el de nuestros hijos. Una carretera. Una carretera de mierda y con olor a mierda.


Author: J. García Herrero

Share This Post On

1 Comment

  1. Gracias don Javier. A veces alguien tiene que llamar al pan, pan y al vino, vino. Mas claro agua (en este caso, me da que turbia, muy turbia).

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *