web analytics

Geólogos en Valseca: ‘el Acueducto no se cae’

“La intervención de Caja Segovia consistió en un microcosido del granito en la parte elevada del Acueducto, eso garantiza la solidez del Acueducto. Antes se convertirá en arena que caerse”, explica el geólogo segoviano Óscar Cabestrero, que el 2 de septiembre participó junto a otros geólogos y unos 200 aficionados a la mineralogía en el encuentro de la Asociación de Aficionados a la Mineralogía (ASAM) celebrado en Valseca.

En el Acueducto convergen dos procesos erosivos. Uno es relativa a los sillares. Al no estar unidos con cemento o análogo, el desgaste de la roca, intensificado por la degradación (tráfico, falta de mantenimiento), hacía posible que se desprendieran las rocas y se viniesen abajo; el desastre. Con la intervención de 1999 y el microcosido de las piedras, eso se zanjó. Otra cosa es el proceso de arenización, que en función de agentes externos (vegetación, exposición a dosis altas de sonido, lluvia ácida por el tráfico) puede ser más lento, de millones de años, o más rápido, de milenios o siglos o incluso menos. “Existen estudios para saber eso, pero es básicamente es una cuestión de mantenimiento”, coinciden los geólogos. De ahí la importancia de un plan de gestión que en el futuro asegure el correcto mantenimiento del monumento, pues,. como dicen los geólogos, “la roca no dura para siempre”.

Encuentro para familias de los asociados, con un recorrido por la recientemente habilitada Geo-ruta de El Berrocal de Valseca., que se completa con una didáctica exposición mineralógica en el Museo Municipal de minerales rocas y fósiles de la localidad. “La geo-ruta tiene el interés de en poco espacio resumir los rasgos geológicos de toda la provincia, con rocas del primario, secundario y terciario”, explica Ramón Jiménez, que se encargó también de la ponencia sobre la historia del coleccionismo mineral.

Estudiar Marte en Villeguillo

Otra ponencia versó sobre minerales marcianos en las lagunas segoviana, a cargo de Cabestrero. Y no, no es que existan rocas marcianas en Segovia. En lagunas como la de las Heras, en Villagonzalo de Coca, o Caballo Albo, en Villeguillo, abundan sulfatos  carbonitas, yeso y calcita, como en Marte. Comprando las texturas que generan los microrganismos en las lagunas segovianas, con las texturas de las imágenes que llegan de las diferentes sondas marcianas se intenta saber si tales texturas son resultado de una interacción con seres vivos. Así que el secreto de si hay vida en marte podría estar en Segovia. Mientras tanto, cocido popular, con garbanzos de la tierra, para la hermandad geológica.

El encuentro se desarrolló en el museo de Valseca. Recorrido por la Geo-ruta de El Berrocal (Valseca)

 

Autor: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

15 Comentarios

  1. No se preocupen ustedes, por sus charlas, que tiene ganado el uso y disfrute del Albergue de Peregrinos, para sus excavaciones en el Abrigo de los Molinos, aunque no especulen sobre los pedruscos del acueducto. Eso sí, como encuentren una pieza cerámica botijense tipo Sanfrutense, se lo regalan de por vida (bueno, mientras siga este equipo de desgobierno municipal).

    Editar respuesta
    • Claro, un microcosido es capaz de “atar” la arena. Cuando se hacen afirmaciones de este tipo es cuando se denigra una profesión tan honorable y antigua como es la de geólogo, y eso que YO SOY GEÓLOGO!!!.
      Está claro que el microcosido ayuda a que los bloques de roca granítica se mantengan unidos, pero si la meteorización de prosigue por la lluvia ácida causada por la contaminación y se disgrega el bloque granítico (disolución de la ortosa), tendremos un puñado de arena atado con el microcosido famoso. Vayan Uds a la playa y “cosan” un metro cuadrado de arena, a ver si se lo pueden llevar a casa de una pieza.
      De todas formas creo que tendrá más credibilidad una tesis doctoral que dice que el acueducto está deteriorándose mucho y que está en verdadero peligro, que una charla de amiguetes, aunque alguno tenga el título de geólogo, que se atrevan a hacer afirmaciones de este tipo.

      Editar respuesta
      • Buenas.

        Antes de criticar, podría leer el artículo, ¿por favor? Se dice bien claro que el acueducto no se va a caer como tal, en tal caso, se arenizará. Qué es lo mismo que usted comenta, como geólogo que dice ser.

        Tanto las charlas que se dieron como la jornada no tenía que ver en absoluto con la integridad del acueducto. Y el periodista en cuestión, nos preguntó sobre el Acueducto, a dos personas que no trabajamos en ese campo, y dimos nuestra humilde opinión que fue:

        ‘Los que investigan el acueducto y tratan de conservarlo, se encargarán de hacer que no se caiga’ Por eso, el titular es ‘El acueducto no se cae’. El periodista no supo extraer la esencia de nuestros comentarios, y eso no es culpa nuestra.

        Para su información como geólogo, la ortosa no se disuelve, se hidroliza en una reacción con ácidos, como el carbónico. Y tampoco es el único mineral que se degrada o descompone. Si hubiera tenido el interés de acercarse a la ‘charla de amigos’ podría haberse enterado de que algunas bacterias, que por supuesto, habitan tanto el acueducto, como prácticamente cualquier ambiente, son mucho más efectivas en la alteración química que todos los efectos que puede causar la contaminación de forma directa, atacando hasta el cuarzo (que se cree prácticamente inalterable).

        Me consta que cuando se ha restaurado el Acueducto se han aplicado pequeñas reparaciones del proceso de arenización allí donde eran urgentes y no únicamente se cosió el mismo como comenta usted. Esto no quiere decir que no hagan falta más, ni que se pueda paliar que este proceso se acelere.

        Editar respuesta
        • Estimado Oscar, me supongo, al igual que ud conmigo, que será Geólogo.
          No creo que este foro sea un lugar para dar mayores explicaciones científicas, si se disuelve o hidroliza la ortosa, para eso ya tiene ud revistas científicas que tendrán a bien publicar un artículo suyo más exhaustivo sobre el tema ya que dice que Ud no ha estudiado directamente el estado real del acueducto, al igual que yo.
          Una cosa que he aprendido en mi vida profesional es que no se puede decir nunca, y más en la naturaleza, que algo no sucederá jamás. Ese tipo de afirmaciones es muy típico de ingenieros, creo que se le estará pegando lo del título de Ingeniería geológica que ahora es como denominan a la antigua carrera de ciencias geológicas que yo realicé, se lo aseguro.
          Dice que no he leído bien el artículo y que “no se caerá como tal sino que se arenizará”…. ¿acaso no es lo mismo?, la arena no es consistente, en caso que lo sea sería una arenisca, y no creo que se refiera a eso.
          Si se areniza el acueducto éste se caerá, tarde o temprano, por mucho microcosido que se haga o se le apliquen resinas para agregar la arena.
          Hay que evitar la degradación o meteorización, no tratar los efectos. Para ello habría que evitar que se humee con el humo de coches, de cochinillos asados, etc, que entre en vibración por el ruido de coches, conciertos, etc, eso es tratar la causa, no el efecto.

          Un saludo y no dude de un compañero.

          Gracias

          Editar respuesta
          • Entonces segun usted y su magnifico intelecto la solucion es que nos vayamos todos de Segovia para que las cuatro piedras esas sigan en pie? Vayase usted a paseo señor sabelotodo. Segovia es para que vivan los segovianos y eso incluye ir en coche comer cochinillo y escuchar musica. Es una pena que el acueducto pueda dejar de estar ahi en los proximos diezmil años pero seguro que a los segovianos se nos ocurre algo (si es que alguno se queda a aguantar sus tonterias)

      • Saludos. Debemos aclarar que los dos geólogos que nos atendieron, los dos, insistieron de buen principio en manifestar que “nada es para siempre. Ni la roca dura eternamente”, como se especifica en la información. Ambos fueron especialmente prudentes en todo lo tocante al acueducto, señalando que no era un campo de su especialidad. Sin embargo, esta redacción entiende que su opinión es especialmente valiosa, por neutra. En el transcurso del intercambio informativo quedó más que claro, y así entendemos que queda reflejado en el artículo, que el microcosido permite asegurar una larga vida al acueducto, en la medida que impide una de las casuísticas más graves. La perdida de sujección de los sillares y el desprendimiento de piedras. Acto seguido, ambos geólogos coincidieron en señalar que eso no detiene el problema de la arenización, como también consta en el artículo. Preguntados sobre plazos de tiempo, ambos geólogos coincidieron en que no estaban en condiciones de detallar eso, millones de años, milenios, siglos o incluso menos, fue la respuesta concreta de uno de ellos, para señalar a continuación que existen herramientas de valorización de este efecto y alertando la necesidad de un mantenimiento periódico. Muy por encima (esto no es el Estudios Geológicos) se citan algunas de las causas de la arenización (entre ellas, pero no exclusivamente, la vibración acústica o el tráfico). Respecto a la política de titulares, estos son de la plena responsabilidad de la redacción. En este caso, se optó por un titular rotundo para poner fin, en lo posible, a una falsa polémica. Si el acueducto está en peligro o no. Al respecto, y nuestra línea editorial es que no hay un riesgo inminente de colapso, ni de desprendimiento de sillares. Entendemos que debemos incidir en este punto, ni se cae a trozos, ni “se muere”, ni “el PSOE condena al colapso al acueducto” ni ninguna de las muchas bobada que han podido leerse estos días. Entendemos que hay un problema común a buena parte del patrimonio (no solo el Acueducto) de aceleración de degradación de la roca por una combinación de factores externos e internos. Entendemos que estos problemas son de fácil solución mediante un plan de mantenimiento y de uso y gestión, que entre otras muchas cosas, regule también la vibración de origen sónico (siempre dentro de lo razonable, habida cuenta que los monumentos y toda cosa digna de admiración humana es para ser vivida, en tanto toda vivencia entraña una interacción). A partir de aquí, qué umbrales, que medidas y que contramedidas es cosa de expertos, y dudo mucho que este sea el medio adecuado a tal fin, aunque queda enteramente a su libre disposición. Muchas Gracias por sus interesantes aportaciones.

        Editar respuesta
        • ¿El fondo del articulo es que el acueducto necesita mabtenimiento..y sin embargo titulan que el acuducto no se cae????…optan en este digital cada vez mas por tirulares sensacionalistas que oor titulares realistas..ya mismo hacen competencia al “mundotoday”..

          Editar respuesta
  2. ¡Hala! Bien Jaime, ese debería haber sido el titular del articulo: “protección urgente contra vibraciones” no “el acueducto no se cae”… Cada uno se arriba al sol que más calienta… y el periodismo más…

    Editar respuesta
  3. ¿Alguien ha comprobado (geólogo o no) el estado de las piezas mas expuestas que forman los arcos superiores? He consultado la Wikipedia, y una de esas piezas, concretamente la central se llama CLAVE. Paso prácticamente a diario por debajo del Acueducto, y nunca he visto a nadie comprobando su estado mediante una sencilla cesta telescópica de esas que están tan de moda. O si me apuras, la escala de los bomberos.

    Editar respuesta
  4. Vamos, opinan un periodista y “dos personas que no era un campo de su especialidad”. “Preguntados sobre plazos de tiempo, ambos geólogos coincidieron en que no estaban en condiciones de detallar eso…” …y habemus titular. Uno que sí es experto con tesis doctoral sobre el acueducto, dice: “No digo que mañana se vaya a caer el Acueducto, pero si me pregunta si va a durar así 50 años, no pondría mi firma en eso”, (Fernando Pedrazuela, en ‘El Dia de Segovia’ 26-ago-2017). El revuelo de agosto sobre el Acueducto era debido a las medidas de protección que necesita el monumento, no por que ‘se va a caer’, además de la ocultación de la “Consulta Publica” sobre estas medidas por parte de el Ayuntamiento… y por este periódico (¿o lo vais a sacar ya…?)

    Editar respuesta
    • Que es eso de la consulta publica?????

      Editar respuesta
      • Glenn Murray se refiere al proceso de consulta pública previo a la redacción de una ordenanza reguladora. Es un trámite administrativo-particpativo que se suele dar en la mayoría de ordenanzas, que finalmente, requieren un plazo de exposición pública. Critica que no diéramos rango de noticia a esa información. No carece absolutamente de razón, raras veces en acueducto2, pero si es bastante habitual encontrar noticias del tipo “abierto el plazo para…” De todas maneras, entrar en porque tal información se dio y porque tal otra no, nos llevaría a una vasta discusión metodológica. Excuso decirles que no hay ningún tipo de beneficio empresarial, amical o desamical correlativa ni en este ni en ningún otro tipo de información que puedan leer o no. Ni nosotros ni nuestros anunciantes condicionamos la línea editorial a acuerdos económicos. Sostener lo contrario, cuando tantos palos nos cuesta seguir en esta línea plural, es dolorosamente injurioso.

        Editar respuesta
  5. Estimado Julián, me ha dejado impresinado su opinión tan fundada y coherente. No tengo argumentos para refutar sus concienzudas y meditadas reflexiones al respecto de este asunto. Da gusto como uno intenta dar argumentos y otros, como Ud, con cuatro palabras sacadas de la barra de un bar sientan cátedra.

    Siento decirle que el Acueducto es Patrimonio de la Humanidad, por lo tanto más importante que yo, que Ud, que los comedores compulsivos de cochinillos y que la propia ciudad de Segovia. Y por ello, menos mal, no depende de gente como Ud su mantenimiento y conservación.

    Ud siga haciendo su vida tal cual la hace, no soy quién para cohartarle su libertad, pero deje que los demás tengamos libertad para decir las tonterías que nos venga en gana.

    Ya es un milagro que el acueducto siga en pie después de dos mil años y hacer valoraciones tan a la ligera de si se va a caer o no en breve es pura demagogia. Los efectos químicos, físicos y biológicos sobre la roca granítica son reales, evidentes y fuera de toda discusión populista, así que cada cual, políticos, científicos y demás agentes intervinientes en su mantenimiento y conservación tienen a su disposición todos los datos y estudios necesarios para que tomen las medidas más adecuadas.

    Muchas gracias

    Editar respuesta

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.