web analytics

Biografía del baloncesto femenino segoviano

En los últimos años, y en buena medida por el esfuerzo de periodistas deportivos segovianos, la historiografía  deportiva ha empezado a llenar el vacío bibliográfico existentes sobre verdaderos hitos protagonizados por segovianos. Es, entre otros, la historia del Caja Segovia, de Álvaro Gómez, de la Gimnástica Segoviana, Javier de Andrés, que repetiría además con el Balonmano Nava, el Club Blume (Jorge Martín), El . Pero faltaba una página realmente muy especial.

¡Fuerte!, subtitulado “De los primeros pasos del Juventud, al éxito de las Jesuitinas y la constancia del Unami“, es la historia del baloncesto femenino segoviano, desde los años 40 a nuestros días pero deteniéndose muy especialmente en la edad de oro. En 1987 un club surgido en una escuela, el de las Jesuitinas, e íntegramente formado por jugadoras de la tierra, hace historia y asciende a la división de honor, donde se mantendría hasta 1995. Una gesta que merecía un cronista del calado del periodista y doctor en Comunicación, Manuel Pacheco.

El equipo del ascenso.

“Últimamente otros compañeros se han centrado en los grandes momentos del deporte segoviano, pero faltaba este. Cuando era niño mi madre me llevaba a ver los partidos en Serichol, en el Emperador Teodosio, en alguna ocasión hasta a un desplazamiento. Para mí ha sido como revivir esos tiempos”, explica Pacheco.

Historia que arranca en los años cuarenta, por los esfuerzos del Frente de Juventudes por promover el deporte. Pero no sería hasta los años 70 que, con clubs como el Juventud Acueducto, que llegó a la división de plata femenina, o el Imperio, en la masculina, en que el deporte de la canasta empieza a tomar vuelo. Se generan las ligas provinciales y ya en los 70 destaca un club de leyenda, el nacido en el colegio de las Jesuitinas, Belén Serrano, Lurdes Cid, Ana Martín, Malu Carretero, Raquel García (fallecida recientemente), Cuca Delgado… Bajo la batuta de Félix Monjas pasaron de disputar la competición provincial a la Segunda División y de ahí a la División de Honor en 1987, momento que marca el boom de este deporte.

“Salvo una que era de Cantabria, el ascenso se consiguió solo con chicas segovianas. Luego ya en división de honor se incorporaron semiprofesionales y profesionales, de hecho era obligatorio contratar extranjeras, y por el club pasó la actual seleccionadora nacional de USA, Dawn Staley“, recuerda Pacheco. No era fácil, no corrían tiempos a favor del deporte femenino, reducido a breves en a prensa deportiva nacional y solo en las grandes ocasiones. Se dependía del talento local, de una renovación que no terminó de cuajar.

A las Jesuitinas le siguió el CD Unami que hasta 2019 ha estado militando en categorías nacionales. Hoy, el baloncesto femenino segoviano, muy castigado por la retirada de Caja Segovia, gran valedora de buena parte de estas iniciativas, vive horas bajas, sin referentes en las categorías nacionales a pesar de una activa cantera representada por el CD Base. Probablemente, la provincia no volverá en muchos muchos años a vivir momentos de la intensidad que depararon los grandes duelos de los primeros noventa. Es una historia, por tanto, para recordar.

Presentación el 26 de mayo

El autor, junto con la presidenta de la Asociación Segoviana de la Prensa Deportiva, Elena Gutiérrez, presentará la obra en la Casa del Deporte del Pedro Delgado el próximo 26 de mayo (20:00 horas), en un acto que contará con la participación de algunas de las grandes protagonistas de una historia que ha marcado el deporte segoviano.


Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *