web analytics

Banderas: ¿Quejas o bobadas?

¡Bueno majo! La que se ha preparado.

La retirada –con nocturnidad y alevosía, como bien pone Acueducto2 en la información que destapó el asunto–  de la bandera de los artilleros que cubre a la Virgen del Carmen en el Acueducto se ha convertido en el tema del mes.

Las redes arden. En general, predomina el sentimiento de Luquero como traidora a los colores, carne de paredón virtual, no falta tampoco el típico chorras para quien bandera española igual a facha igual a retirada obligatoria.  Por no hablar del burro que habla de quitar ya que estamos la estatua de  la Virgen porque  “el acueducto es laico”.

acueductobandera

Lo peor de todo es siempre la torpeza. Cuando un político genera un conflicto donde no lo hay. Entiendo que se pueda debatir si gusta o disgusta una bandera artillera pintada en plan peña “Turégano con el Real Madrid”.  Bueno, miremos pros  y contras. Debatamos.

Pero quien debate debe ser capaz de aceptar la discrepancia, de replantear sus argumentos. De aprender. Y no nos engañemos, tras la decisión de Luquero no hay más que tontería y prejuicio, ignorancia, paletismo. ¡Oh, una bandera pintarrajeada, que fea y que franquista!  En la iconografía luqueriana, esa luz civilizadora que es la Segovia Machadiana, la de las tres culturas, la fuerza de las mujeres  y del microteatro y la microteatra, eso sobra. Así que la manda quitar y a los pobrecitos oligofrénicos de la prensa se les dirá que es porque rasca la piedra, distorsiona la vista o porque un turista chino se quejó, o ya Claudia inventará algo (que no se le da mal literaturizar, menuda la que nos ha calzado con el jardín de Felipe II)

Paletismo luqueril, pues esto no es la bandera de la peña “Turégano con el Real Madrid”. Esto es una de las tradiciones con más solera de la ciudad. Una tradición que no molesta a nadie fuera de aquellos que sienten lo militar y lo español como un insulto. Y que es la verdadera razón de todo este asunto. Reminiscencias del franquismo.  En la progresía segoviana persiste ese pathos paleto, absurdo, maniqueo.  ¡Hablas de una bandera del siglo XVIII, de las más antiguas del mundo! Un trapo sí, un trapo que ha marcado nuestra historia y nuestro tiempo.

La verdad es que la bandera no solo no molesta, sino que a muchos les gusta. Empezando por los turistas chinos, que como todo turista gustan de fotografiar este tipo de motivos. Pero es que además, parte importante de la ciudadanía lo considera un orgullo. Lleva ahí desde que me acuerdo. Es la bandera de mi país. Y luego estamos los que, además de además, pensamos que es útil.

Nadie sabe a ciencia cierta cómo empezó esto. Acaso una apuesta de valentones de cantina. Todo apunta a que la tradición cuajó en los 60. De 1966 data un tarjeta postal en la que ya se observa la bandera envolviendo a la Virgen. Probablemente, para entonces los cadetes ya habían convertido la machada en tradición castrense.

acueducto-bandera_1992 acueducto_virgen-edic-1966

Las tradiciones -cosa que tanto cuesta entender a las Claras Colaus de la vida-  lo son por algo. No hay que ser antropólogo para saber qué quiere decir que un colectivo exhiba su bandera en el punto más visible de la ciudad ¡y que se le permita! Quiere decir que los artilleros hacen suya la ciudad. Somos de aquí, viene a decir la bandera que cada promoción cuelga del Acueducto. Una identificación ciudad-colectivo de la que Segovia ha obtenido mucho y gratis.

Soy de la opinión que con 300 años en la ciudad, los artilleros se han ganado a pulso el privilegio. Que es bueno que se sientan queridos y respetados. Y eso supone el lugar y la bandera.

Si miro más allá, son tradiciones estudiantiles que “hacen ciudad”, que confieren alma a las cosas. Que inyectan historias personales en el paisaje urbano. Que molan. Y que por supuesto entrañan más sustancia que la estereotipada  visión “franquista”  con la que un caprichines sin mayor conocimiento se permite imponernos sus prejuicios vestidos encima de milongas como las quejas, las lijas y las distorsiones visuales.

Distorsión visual son aquellas farolas que, siendo Luquero concejala de cultura, erizaron Padre Claret de manera que para ver el acueducto se jugaba uno un esguince. Y ella bien calladita, no le fuera a reñir el jefe.  Distorsión visual son los escenarios que se montan día sí y día también y las banderolas de propaganda de estos luqueriles eventos a 20.000€ la gracia. O llevar diez años pendientes de un plan de gestión del principal monumento de la ciudad mientras en las junturas de granito florecen jaramagos y margaritas.

Aquí está pasando lo que sigue. Cierta izquierda juega a ser Ada Colau. Políticos que desplazan la compleja gestión de lo real hacia las facilonas y mediáticas batallas culturales de alto rendimiento electoral. Política simbólica basada en un relato monolítico, cultura de oídas hecha de maniqueísmo, anti-historia hija del sectarismo, el adoctrinamiento y la ignorancia. Relato monocapa incapaz de abarcar las contradicciones de la realidad.  Filosóficamente atontecedor, socialmente explosivo.

Y desde el otro lado también. Vean el populismo de barato que se traen en Madrid a cuenta de la estelada. Rentabilizo discursos y me inhibo de las consecuencias. O la embestida de Nuevas Generaciones, entrando al trapo (y nunca mejor dicho) cual tiburones que huelen carnaza electoral, y con reparto hoy de rojigualdas en el acueducto a modo de “desagravio”.

No es sensato atizar ni nacionalismo ni antinacionalismo. No son buenos los políticos ni las políticas generadores de problemas, rara vez de soluciones.

Fotos: la bandera de marras, de la 383 promoción. Composició de dos décadas del acueducto. La postal del acueducto más antigua que hemos encontrado con la bandera artillera, data de 1966. Archivo Juan Pedro Velasco.

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

13 Comments

  1. Ahí la dao usted: Panis et circenses (núnca mejor traído a sátira-cuento). Política fácil de pseudopolíticos que llevan unos cuantos años viviendo de un primer mandato de no mala gestión y algunos buenos proyectos y, posteriormente, semiatados en parte a iniciativas chorras y de baratillo de cara a la galería y, cómo no al voto populista sin más. Propuestas y mociones, a izquierda y derecha, de pampiroladas insustanciales que tienen abandona la ciudad más allá del consabido rosario de actos lúdicos festivos de entretenimiento de masas programados año tras año y que no necesitan más de un funcionario, una mesa y un teléfono para contactar con los amigos de siempre(y si lo pensamos, hoy día, ni mesa, con un móvil me vale).

    Post a Reply
  2. ¡Pero leñe qué obsesión con la bandera! Dónde estamos, en Segovia (España). Qué tirría a lo que pueda representar España. Que a algunos les gustaría más la republicana o la pirata, pues vale. A mi me gusta el himno de Riego. Banderas e himnos son los que son en cada momento porque así lo hemos decidido. Y, quede claro que no son de derechas o izquierdas. Tan republicanos son los de izquierda como los de derechas (Lorca, amigo de José Antonio; Ortega y Gasset; Marañon…). Las cosas se hablan, se consensuan… se votan (entre todos, por supuesto) y adelante con el mandao. Pero eso de por mis… y el la burra mando yo, no es de recibo en ‘animal político’ (que lo somos todos por definición: con nuestra “opinión, voto o de cualquier otra manera”).

    Post a Reply
  3. La retirada perpetua de la bandera de la Academia de Artillería del Acueducto me parece una decisión muy acertada por parte del ayuntamiento por dos motivos:

    El primero por la conservación del monumento. Los cadetes se descuelgan desde el canal del acueducto, pudiendo ocasionar daños por erosión en el delicado sotabanco que contiene las pocas huellas que quedan de la inscripción. Y también la propia bandera cuando se descuelga puede ocasionar erosión al sotabanco igualmente y también a la propia Virgen.

    Y el segundo, que el Acueducto es un monumento histórico que no debería tener que soportar durante todo el año ningún tipo de enseña (sea la que sea). ¿Alguien se imagina que en el templo egipcio de Debod en Madrid hondeara una bandera, por ejemplo, de Egipto?. A ver si aprendemos a separar el Patrimonio histórico de las instituciones políticas de una vez.

    Pienso que no hay ningún sentimiento antiespañol ni nada del estilo de por medio puesto que la bandera que colgaba hasta ahora de la Virgen no es la de España sino la de la Academia de Artillería.

    Y más aún. A los que siempre hablan de tradición centenaria aquello de que esa bandera esté todo el año coronando el acueducto, les insto a que busquen imágenes anteriores a la dictadura en las que se vea dicha bandera colgada del cuello de la Virgen. Hablemos con conocimiento de causa y digamos que es una tradición bastante reciente.

    Aun así no le niego a los cadetes que en la fiesta de Santa Bárbara le coloquen a la Virgen del Acueducto (que está allí sin banderas desde el 21 de abril de 1620) su bandera en señal de respeto religioso, subiéndose desde una cesta de bomberos (para no dañar el monumento) y descolgándola de nuevo con todos los honores al finalizar la festividad. Ahí tienen su tradición señores, no la de que la bandera se mantenga ajada durante todo el año afeando la vista de uno de los mejores monumentos romanos que existen en la Península Ibérica.

    No me gustaría acabar sin antes reincidir en el hecho de las banderas deben quedarse en los lugares a los que pertenecen (ayuntamientos, ministerios, instituciones públicas y demás organismos) pero no en un monumento que por si se nos ha olvidado es Patrimonio de la HUMANIDAD ni es propiedad de Segovia, ni es propiedad de España. Venga, que no estamos ya en el siglo XIX para andar utilizando monumentos con fines políticos y patrióticos…

    ¿Cuándo vamos a aprender que los monumentos no son propaganda política ni patriótica, sino historia viva de los pueblos y las culturas que los crearon?

    Pero lo más importante de todo es que la ley española está de parte del Acueducto. Dice el artículo 19.1 de la Ley de Patrimonio Histórico español de 1985: “En los Monumentos declarados Bienes de Interés Cultural no podrá realizarse obra interior o exterior que afecte directamente al inmueble o a cualquiera de sus partes integrantes o pertenencias sin autorización expresa de los Organismos competentes para la ejecución de esta Ley. Será preceptiva la misma autorización para colocar en fachadas o encubiertas cualquier clase de rótulo, señal o símbolo”

    Sin autorización, no hay bandera. Y como la bandera es un elemento anacrónico que no aporta nada al Acueducto como monumento, afectando además a la interpretación y conservación del mismo, no hay bandera.

    Qué vergüenza dan los comentarios de algunos incultos que defienden que un trozo de tela se mantenga manchando un monumento Patrimonio de la Humanidad como el Acueducto de Segovia. Y qué vergüenza el sesgo ideológico recalcitrante que presenta este artículo.

    Post a Reply
    • Estimado ¡Viva Segovia! Creo que su aportación a este debate es muy enriquecedora, racional y mesurada, merecedora pues de una réplica con idéntico espíritu en un debate, que tras haber sido hurtado a la ciudadanía, podemos confinar aquí.

      De los dos motivos que expone el primero es, simplemente, hacer el caldo gordo a las milongas contadas en su día por la alcaldesa. Hablar de actividad erosiva en un alarde (que, además, se hace con todo tipo de precauciones, lonas, medidas de seguridad, etc) en referencia a un monumento expuesto a la intemperie es absurdo. La erosión llega por otros lados, y especialmente, por la falta de mantenimiento de excrementos, maleza etc.. que antiguamente se hacía por expeditivo descuelgue, con muchos mejores resultados, por cierto, que determinadas intervencines más modernas y “científicas”. No quiero alargar esto pero recapacite sobre lo absurdo de hablar de procesos erosivos en granito expuestos a la intemperie, flora y fauna. Es como comparar meadas con inundaciones.

      El segundo es, a mi entender, el principal argumento. ¿hasta qué punto un monumento debe incorporar un aditamento no cosustancial con sus elementos arquitectónicos?
      De entrada aquí topan dos miradas, la meramente arquitectónica y la cultural. Banderas, chapas, cartelas simbología añadida a los monumentos es recurrente en cualquier parte del mundo (en nuestro caso, existe un convenio por el cual si usted aporta dinero a la conservación del monumento se le facilitará espacio publicitario). En el caso que nos ocupa, y dada la extensión del monumento, ¿distorsiona la percepción arquitectónica el añadido informativo de una virgen y de una bandera? No, pero además, la integración es menos invasiva a la percepción general del acueducto que las decenas y decenas de elemenos funcinales añadidos en las proximidades (desde contenedores de basura a farolas mal puestas) por no hablar de los orgánicos, que debería ser la principal batalla.

      La cuestión de fondo es ¿a quién molesta y por qué razón? Usted menciona el aspecto invasivo para la comprensión del monumento. Bueno, sinceramente, y en este caso concreto, me parece del todo insuficiente y elusiva de la verdadera “molestia”. Por cierto, entendería mejor ese argumento si se pusiera el énfasis en lo que realmente lo tiene (maleza), pero no, se pone en la banderita.

      Estoy seguro que con diálogo y un minimisimo de imaginación podríamos mantener la tradición sin nocturnidades milongas ni alevosías a la plena satisfacción de todos. Manteniendo total o temporalmente la banderita, permitiendo la prevalencia de la tradición, y sin molestar a nada ni a nadie.

      Post a Reply
  4. Mire usted, ¡Viva Segovia!, el descolgarse para colocar una bandera no afecta nada. Las intervenciones científicas a las que se refiere el señor Besa fueron una verdadera salvajada. El que una bandera afee el monumento y que en otros monumentos no existan enseñas (lo llevo viendo toda la vida como mis coetáneos y peino canas) una solemne gilipollez, busque otro argumento. Por ejemplo: que molesta el símbolo de España. Ponga unas siglas o un toro, siguen siendo los colores de la bandera de España. Y por favor, sin entrar en más polémica, contaminar o erosionar lo hacen los vehículos a motor que aparcan a miles a escasos metros del monumento diariamente y ningún político a tenido los suficientes reaños para alejarlos, como tampoco crear una simple brigada que por meses, simplemente con una escalera mecánica, para girar alrededor del monumento quitando hierbajos. A otro perro con este hueso. Se quita por que no gusta el símbolo a alguien o algunos (con peso, eso sí, sobre las decisiones). Y no haga tirar de hemeroteca que seguro encontramos políticos/as o allegados/as e incluso cónyugos/as muy beligerantes contra la cosa militar.

    Post a Reply
  5. Y qué ¡Viva Segovia!, las escusas son como el culo, todos tenemos uno. La torpeza política es el único motivo que contamina; y la erosión viene de la falta de consenso y de hablar las cosas. Si en vez de proceder a escondidas y de modo torcitero se explican los motivos (si los hay evidentemente). Pues aquí paz y después gloria. Pero tampoco pidamos mucho, salvo hacer teatro, poco o nada.

    Post a Reply
  6. Hola. me surgen varias preguntas/reflexiones sobre este asunto.

    1. creo que estaremos todos de acuerdo, de que el efecto lija, las quejas anónimas, etc no son la mejor manera de explicar una decisión.

    2. sobre lo estético. los que somos segovianos a tiempo parcial, quizá ignorantes de la tradición, no acabábamos de imaginar que podría hacer una “bandera” a ratos degradada, enganchada en la hornacina… parecía que había llegado allí fruto de un vendaval, o bien cosa de los quintos en San Antonio. tampoco pido un centro de interpretación de la “bandera artillera” pero bueno, al menos me he enterado de una tradición más o menos arraigada. la RAH y San Quirce están trabajando en ello.

    3. la colocación de la bandera y la imagen que trasmite, en caso de tratarse de la bandera nacional, no me parecen en si un modo muy propio de respetar o tratar un símbolo, amén de otros tuneados y tal. ni por supuesto el lugar para la enseña nacional, que son los edificios institucionales. luego en su casa que cada uno haga lo que quiera.

    4. desconocía que unos cadetes se descolgaban del canal, rapelando… gracias por la información. luego nos quejamos de pintadas. no es el mejor ejemplo de una institución tricentanaria, tal significativa de la ciudad. si bien es cierto, no es tan visible como el acueducto, el alcázar o la casa de la moneda (bueno, esta última, sigue bastante ignota)

    5. sobre símbolos enrollados. creo que la virgen (alguien tendría que pedirle opinión al obispado), no es la única que se está enrrollando en una posible bandera nacional. son cientos de segovianos, algunos con comentarios que serían censurados en el NO-DO, y no precisamente por judeo-masónicos, los que han encontrado por fín una causa por la que despertar de su letargo. oigan, ya vale de recordarme lo mal español que soy por presuntamente no venerar como se merece los símbolos.

    6. los de NNGG, también han despertado de su letargo. maravilloso como defienden los símbolos. a mi me encatan todos las banderas, himnos, etc de todos los paises democráticos del mundo. máximo respeto. ni mutis sino me caen especialmente bien. me gustaría que ese respeto o neutralidad fuera respetada. son tan patriota como el que más, pero mis simbolos, con los que me indentifico más o mejor son otros. también me gustaría que la Sanidad Pública, fuera un símbolo, en concreto la únidad de Radiología, para que NNGG repartiera citas en el mismísimo Azoguejo. lo dejo ahí, por si les sirve.

    7. estamos perdiendo el tiempo de una manera sobrenatural, y hablando de caldos gordos, tengo la impresión, que estamos mezclando una cantidad de temas por una bandera, que me hacen pensar que retirarla es lo mejor que se ha podido hacer, solo por fastidiar un rato y admirar el panorama mediático, cibernético y de barra de bar. la maldad me ha poseído

    saludos.

    Post a Reply
    • Pues eso ¡Hola Muruve! segoviano a tiempo parcial, ya se sabe que para gustos los colores. Pero se me hace extraño, yo soy segoviano a tiempo completo, el que le distorsione a usted (y parece que a los de tiempo parcial) la visión de la bandera (o casi trapo tuneado me parece colegir), y por otro lado quiera pedir opinión al Obispado sobre que les parece a ellos. Lo dicho para gustos los colores, de la imagen no hablamos, de la bandera sí. ¡Ah! y los artilleros, mejor a hacer litrona en la Hontanilla, es más estudiantil y universitario, así nos va amigo. Ya ve me acaba de poseer la maldad. Y como a usted pierdo el tiempo. Está en su derecho de defender actuaciones que sólo llevan a confrontaciones partidistas de mala baba.

      Post a Reply
  7. ¡Hola! Señor Muruve, de un segpviano a tiempo completo. Nunca me apreció una cosa desagradable. Lo he visto siempre normal. Jamás he escuchado a nongún foráneo nada en contra (supongo que lo ven normal: la bandera del país que visitan), salvó alguna diatriba de algún personaje conocido segoviano, cercano al ‘poder municipal’ actual. Digamos las cosas claras (no va con segundas) esto es rojo o amarillo. A usted no le gusta y punto, sus motivos tendrá, amén de estéticas, rozamientos y otras zarandajas políticas para escudar meteduras de pata. Otros, simplemente piensan que cuando no se tienen argumentos ni planes para regir un municipio, se dedican a pampiroladas de menor cuantía para agradar a cierta galería para sostenimiento de sillones bien remunerados. Sin más vueltas.

    Post a Reply
  8. Que buen pretexto es siempre la bandera de España para sacar a relucir los fundamentalismos patrióticos y lo mas casposo de nuestra sociedad.
    Yo espero que el buen sentido y la racionalidad de los responsables de la Academia de Artilleria den por zanjado este ridículo episodio, renunciando en adelante a colocar símbolos de ningún tipo sobre el Acueducto y menos aun sobre iconos religiosos que nada tienen que ver con una institución laica como debe de ser el ejercito de España.

    Post a Reply
  9. Después del comentario de ” viva segovia” debería estar mucho más claro pero a algunos erre que erre, en el que le incluyó sr. Blesa , viendo otras intenciones y con una interpretación muy sui géneros, que casi siempre va unido al pensamiento cerril de derechas.

    Post a Reply
  10. Ya arcomariscal, está claro para el que tiene que justificar la, digamos finamente, nueva deposición intelectual de nuestros ínclitos gobernantes… personalmente, sin pecar de derechas en lo más mínimo (bueno comulgo con la coalicción ‘podemita’ que gusta decir a algunos por estos lares. Seré de la famosa pinza): eppur si muove.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *