web analytics

Paseando por el Jardín del Rey

JardinCECA2

Clara Luquero, alcaldesa de Segovia, presentó el 17 de mayo el Jardín del Rey, nombre con el que se denomina el jardín anexo a la Casa de la Moneda. "Es la joya que faltaba, con este proyecto podemos dar por concluida la recuperación de la Casa de la Moneda", explicó. Para celebrarlo, el acceso al jardín será gratis hasta el 30 de junio. De momento no está claro que pasará después. "Estamos estudiando si una entrada conjunta con la Ceca y el centro de intepretación del Acueducto, o una entrada por separado", explicaba Claudia de Santos.

En el jardín, de 1.400 metros cuadrados en el que han trabajado técnicos de Patrimonio, Medio Ambiente y de la Escuela Taller, se han mimado todos los detalles y recuperado muretes y escaleras que conectan las diferentes terrazas. El mobiliario urbano -hay algunos bancos procedentes de la antigua plaza de Santa Eulalia- es excelente, de piedra, y hay cuatro fuentes, una de ellas "nueva". Se ha recuperado el pabellón de pesca, que según la leyenda encargó Felipe II, y que posteriormente se decoró al gusto romántico de Isabel II. (Más información aquí).

Dice la nota de prensa: "En cuanto a los trabajos de jardinería se ha mantenido la idea de conservar el carácter originario del lugar. Con la única excepción de las palmeras del Himalaya, que posiblemente fueron introducidas en el jardín cuando fue remozado en 1849, todas las especies elegidas son de origen europeo y habituales en los jardines del siglo XVI o escenas distintas identificadas con un nombre como: pasillo de los tilos, la alfombra de fragaria, la sala de los bojes, la frutaleda o sala de las rosas damascenas”.

Enigmas y mitos de un jardín

El resultado es un jardín prometedor, a cuatro niveles, pero más que un jardín historicista tiene trazas de jardín moderno, a lo jardín botánico o al cercano Romeral de San Marcos. En cualquier caso, no hay que precipitarse, el resultado final tardará aún cuatro años en verse, cuando parras y hiedras cubran los pasillos de pérgolas y nos den la imagen final del intenso y cuidado trabajo realizado en la zona. Que eso está fuera de duda.

CASA-MONEDA-ca50Lo que es más dudoso es el contexto del nuevo jardín. Aún a riesgo de ponerse en camisas de once varas -qué sabe uno de jardinería- probablemente resultado del hecho de partir de premisas poco asentadas históricamente. La publicidad oficial, o sea de cara al turista, se habla y habla del Jardín del Rey, un "un jardín secreto al más puro estilo renacentista", poco menos que ideado por Felipe II cuando la realidad es que se desconoce su funcionalidad y su origen. "En realidad, solo el pabellón de pesca es de la época de la construcción de la Ceca. Hemos encontrado capiteles no sabemos si de San Gil o de Santiago. De cómo era no hay documentación", explican los técnicos encargados de la reconstrucción.

En su tesis doctoral sobre la Ceca (anterior, incluso a que el numismático empezara a liarse a tuits salvajes contra el actual equipo municipal), Glenn Murray aboga por un origen bien distinto del espacio. Según el máximo conocedor de la Ceca, su incorporación al complejo fabril se enmarca en la compra en 1628 del palacio de la cofradía de Santiago, hoy desaparecido "para que sirviera de almacén de carpintería". Felipe II y el renacimiento tuvieron, pues, poco que ver.

Es de prever que en la época abundaran, más que simetrías y "alfombras fragarias", huertas y frutales para el autoabastecimiento de la población del ingenio. Es raro que un rey decidiera ubicar en un entorno industrial un rincón para el hedonismo renacentista. Otra hipótesis es que de buenas a primeras fuera un mero espacio para acumular leña y naves carpinteras (como reza la documentación obrante). Si se sabe que la zona fue remozada en 1849. De esa época datan las palmeras del Himalaya, coincidentes con la visita de Isabel II, con lo cual estaríamos más bien hablando de un jardín del paradigma romántico. De hecho, en alguna literatura municipal actual se habla de eso, de "jardín romántico".

Un pariente me contó que en los años 80 estuvo trabajando para los antiguos propietarios de la entonces fábrica de harinas-pobrera- desbrozando la zona. "Era una selva, llena de basura". Posteriormente, durante las obras, el jardín se convirtió en zona de descarga de la constructora. "Para limpiar el entorno nos tiramos tres meses", reconoce De Santos.

En fin, fuera Felipe II, IV o Isabel... si non e vero... El caso es que la ciudad tienen desde ya un espléndido y prometedor jardín, esté sí, muy adecuado para el esparcimiento del espíritu... y bodas. ¡A 696€ está la tasa por esponsales en la zona! El casorio más caro del ayuntamiento.

  • Vista actual
  • Vista actual
  • En 2005. Foto de Glenn Murray
  • El jardín, como zona de obras
  • Vista actual
  • Antes, foto de JP Velasco
  • El interior del pabellón
  • El Eresma desde el mirador
  • Finales del XIX.
  • Vista aérea, mediados XX

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

1 Comment

  1. Otra cosa no, pero ego les sobra a nuestros políticos. Menos reconocer la labor de muchos segovianos anónimos, medallas por doquier. Sigan disfrutando y encantados de conocerse, la Historia, la de verdad, ahí queda, para la posteridad.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *