web analytics

No me creo el informe Pisa

Cuando Isabel García Tejerina, ex ministra de Agricultura y Ganadería,  tuvo la osadía de comparar a los niños y niñas de Castilla y León con los de Andalucía, reconozco que me produjo cierto bochorno. Y me lo provocó, porque eso que dijo, se podría haber hecho de miles de formas, sin poner a los niños y niñas como armas arrojadizas. Si quería “ensalzar” la gestión de la educación en Castilla y León porque el Gobierno es del Partido Popular, solo tenía que haber dicho eso, simplemente,  sin más. Pero no, ella prefirió bajar al barro, en el mal sentido, y de nuevo confrontar sensibilidades, sentimientos y territorios.

Los datos del Informe PISA están ahí, cierto es. Pero deberíamos plantear quién hace y desarrolla este informe, que es nada más y nada menos que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), un club exclusivo de “países ricos” y que entre sus funciones están de la “medición de la productividad y los flujos globales del comercio e inversión” o la de “fijar estándares internacionales dentro de un amplio rango de temas de políticas públicas”. Y entonces nos surge la duda ¿Queremos que la educación de nuestros niños y niñas, o la evaluación de la misma esté valorada por una organización económica que valora y mide en términos de rentabilidad y de oferta y demanda?  De hecho la respuesta de Susana Díaz no se hizo esperar, y lo hizo también en términos económicos, subrayando la importancia de “sus” niños y niñas en la economía de la Comunidad.

La educación no puede medirse en términos de productividad o de flujos globales económicos, que no hacen más que asentar el sistema capitalista en el que vivimos, y que perpetúan una sociedad competitiva, donde prima el más fuerte independientemente de cómo ha llegado hasta ahí.  Un sistema que además vive y se alimenta de los conflictos y del permanente enfrentamiento donde alguien tiene que ganar y alguien que perder. Y esto lo demostró Tejerina con sus declaraciones. Por eso no me creo el informe PISA, la comprensión lectora, la capacidad de cálculo, y la científica, son muy importantes, sería un despropósito no reconocerlo, pero no cuando se miden en niños y niñas de quince años, y bajo la premisa de cómo son las personas que están a punto de integrarse a la vida laboral.

Y es que deben ser otros valores los que predominen, porque no solo se integran al mercado laboral, sino que los niños y niñas, de cualquier edad, son el futuro de nuestra sociedad. Y la sociedad es algo mucho más complejo que un mercado laboral. Por eso hay otros factores que deben primar y medir nuestra educación como son la solidaridad, la igualdad, el pensamiento, la cooperación, el conocimiento, el arte del saber, el amor por el saber.

Aún así, con las discrepancias hacia el Informe PISA, y siendo la ex Ministra de Valladolid podría pasar un poco por Castilla y León, y aprovechar su “status” dentro del partido para denunciar lo que  aquí ocurre y defender los intereses del territorio que se supone que representa. Podría quizá denunciar que Castilla y León no cuenta con suficientes plazas públicas, gestionadas por la Junta de Castilla y León, en escuelas infantiles, como es el caso de Segovia, una única escuela pública gestionada por la Comunidad para toda la provincia  insuficiente para los niños y niñas de Segovia. Podría quizá denunciar como se van cerrando centros educativos en los pueblos de Castilla y León favoreciendo la despoblación. Podría denunciar la situación en la que viven nuestros mayores o cómo ha habido una pérdida de cinco mil personas en casi todas provincias durante los últimos cinco años, o cómo tenemos una pobreza estructural, más de 400.000 personas, según Alicia García, consejera de Familia mucho mejor que otros años, pero aun así datos escalofriantes. En definitiva, podría haber hablado de muchas cosas, y no lo hizo, porque prefirió que primaran los intereses del partido, al de las personas que representa.

Author: Natalia Del Barrio

Natalia del Barrio. Licenciada en Ciencias de la Información. Ex-procuradora de Podemos por Segovia en las Cortes de Castilla y León.

Share This Post On

5 Comments

  1. Pero Vd. No se iba? Antes de irse como colofón se hace trampas al solitario. Deje de decir chorradas y búsqueda un mundo como el que pretende. En este planeta no existe. Ah y llevese consigo al rufian, coco… y resto de perroflautas.

    Post a Reply
  2. Natalia, el informe Pisa es el que es y sus resultados son los que son, y me parece que en eso poco se equivoca Isabel García Tejerina.

    Usted lo que plantea es que el sistema educativo español no debe servir sólo para transmitir conocimientos y habilidades sino también valores y en eso la voy a dar la razón aunque habitualmente discrepe con usted.

    Siendo las cosas como son creo que no se la puede decir a la exministra que sus declaraciones sean equivocadas. Pero es cierto que en materia educativa las cosas se podían hacer de otra manera o al menos no sólo de la manera que mide el informe Pisa.

    ¿Los resultados de dicho informe entonces cambiarían dejando a los alumnos castellano leoneses igual o en peor lugar que los andaluces? Eso creo que ya pertenece al mundo de la mera especulación…

    Para su consuelo la diré que en las escuelas Castellano Leonesas hay numerosos profesionales que además de transmitir conocimientos y desarrollar habilidades en los alumnos también transmiten valores basados en el respeto, la convivencia, la resolución pacífica de conflictos… para formar ciudadanos y no meras piezas del engranaje productivo.

    Pero esos valores debieran inculcarselos a los alumnos también en sus familias, en muchos casos se hace pero en otros tantos hay una alarmante dejación de funciones de las madres y los padres que luego complican la tarea docente y la convivencia en los colegios e institutos.

    Un saludo.

    Post a Reply
    • De todas formas Natalia, me asalta una duda:

      ¿Si el informe Pisa hubiera dicho que los alumnos catalanes aventajan a los castellano-leoneses su artículo hubiera ido en la misma línea que hemos visto o se habría dedicado a alabar las supuestas bondades y ventajas de la educación en Cataluña frente a la educación en Castilla y León?

      Post a Reply
  3. ¡Viva la República Bolivariana de Venezuela!, o mejor el Régimen Islámico de Irán…ejemplos dela modelo que persigue Podemos.

    Post a Reply
  4. No se vaya Usted, Doña Natalia, por favor. Dudo que nadie de los perroflautas, podemitas y new-podemitas que la puedan suceder, den el perfil «ñoño-ñoñón» que tiene Usted. O al menos, siga haciendo articulitos de estos como podemita-asociada.
    Como bien dice un comentario anterior,…. ¡¡que bonito es el amor!!,…. ja, ja, ja, ,….. el «amor por el saber».
    El «amor por el saber» es «factor estrella» descubierto por los podemitas, como uno de los factores que deben primar y medir nuestra educación. Ja, ja, ja, ….. ¿pero es posible ser más tonto?.
    Me imagino un futuro examen-podemita de la asignatura estrella-podemita «amor por el saber». Imprescindible para acceder a cualquier universidad-podemita y empresas-podemitas, donde puedes no saber una puta mierda, pero tener mucho «amor por el saber».
    Y en ese mundo rosa-palo y de algodones, que es el podemita, no se puede permitir en absoluto que los chavales de 15 años, no pueden entrar en un «sistema capitalista» donde se evalúa y ellos sientan que estamos en una «sociedad competitiva». En ese «universo-podemita» donde las nubes huelen a Chanel, los chavales de 15 años solo pueden competir en la «plaiesteison» y en los jueguecitos del internet. No se vayan a estrexar las «criaturas». No lo entenderían.
    Chavezvivelaluchasigue

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *