web analytics

Mañueco inaugura el delfinato

El nuevo hombre fuerte del PP en Castilla y León, el salmantino Alfonso Fernández Mañueco, agradecía a poco de conocerse el resultado de las primarias para la presidencia del partido en Castilla y León tanto el trabajo “del amigo Toño” como “a los militantes que han apoyado mi proyecto para Castilla y León”.

Lo de “Toño”, pase. Quiere decirse que Silván no será ejecutado, no  al menos mañana y hasta puede que se le indulte si sabe jugar bien las cartas. Es un tratamiento alejado del “compañero Silván” y muy alejado del reservado a los grandes pecadores del partido, el “ese de quién usted me habla”. Si Silvan se muere, tengan por seguro que parecerá un accidente.

Lo del proyecto, en cambio, tiene guasa. ¿Qué proyecto? Estoy seguro que si ponemos los proyectos de Silván y Mañueco en los morros de Silván y a Mañueco ninguno de los dos lograría reconocer el suyo, eso si realmente existe algo minímamente parecido a un proyecto; todo el mundo sabe que lo que aquí se discernía era la hegemonía por la herencia de Herrera disputada entre aparatos. Por un lado, las territoriales, las provincias. Por otro, esa vaporosa “hermandad” semisecreta del PP regional que controla la Junta. Y han ganado los primeros, y de calle, y contra el criterio del mismísimo jefe Juan Vicente. Ha ganado Génova, que no aceptó el órdago de Juan Vicente de dejar solo en sus manos la elección del delfín.

Provincialmente, el PP se articula a través de las diputaciones y los municipios entre medianos y grandes. Son los llamados “curritos” del partido, frente a los “pucelanos”, los de la Junta (aunque no sean de Valladolid). Los primeros son cuantitativamente más que los segundos.  Y hay un cierto queme de los “curritos” para con los compañeros de la Junta (se niegan en redondo a compartir el tesoro de los cargazos). Génova, a través de Mañueco, les ha dado la posibilidad de dar un golpe de mano a los muy crecidos “barones” regionales, y lo han aprovechado. Vaya que sí. Es de tontos renunciar a eso.

Pero vienen tiempos de bicefalía. Al menos durante dos años, Mañueco y Juan Vicente deberán compartir el poder, una situación siempre difícil de gestionar, y más con un Juan Vicente de salida bien capaz de ejercer eso que tan mal sienta en el partido, el “versolibrismo”. Y dos años son, políticamente hablando, varias eras geológicas, con sus glaciaciones y desglaciaciones. De ahí lo de “Toño”, ¿lo pillan?. Exquisitez en la formas. Mañueco dará la oportunidad a los malotes de la Junta de irse a su vera, a sabiendas que precisa aliados para aguantar estos dos años de travesía por el desierto.

Juan Jose Sanz Vitorio charla con Mañueco tras la intervención de este en Santa Columba.

¿A Sanz Vitorio también? Pues también. El procurador espinariego, profesional de la política y sin otro modus vivendi conocido, se ha desgastado espectacularmente deviniendo el agente electoral de Silván en Segovia. ¿En qué estaba pensando? Se termina para él el proyecto de sustituir a Francisco Vázquez. Con un 13% de apoyos en Segovia, suerte va a tener si le dejan de procurador con sueldo. Que la va a tener, por más que a Silvia Clemente le duela el ponerle morritos al del Espinar. Clemente, renunciando a hacer la guerra por su cuenta, manteniéndose en la ortodoxia genovista, ha ganado muchos puntos. No es cosa de perderlos por una ataque de bilis. En el próximo congreso provincial lo veremos.

Pero ya digo que no se esperan grandes vendettas. Primará la sonrisa y el “amigo Juanjo” o “el amigo Toño”. Aunque en el fondo se ha tomado buena nota de quién sí y quién no. No en vano, estas primarias han sido históricas en el PP.

No hace mucho, los populares tildaban de “majadería suicida” las primarias. ¿Qué es esto de votar al jefe? Al jefe se le inviste, punto. Y no sé porqué se me viene a la cabeza un pintarrajeado y muy empelucado cortesano de Luis XIV, despachando maldades a expensas de PSOE y Podemos mientras tapan una sonrisa impertinente tras el abanico. Yo los veo muy así.  Pues hete aquí que lo que ayer era un “vade retro”, ahora ha sido un impecable ejercicio de ¿democracia interna?

Sheppp!!! Sin pasarse. Que una cosa es la libertad y otra el libertinaje. Axioma número 1: las primarias, cosa de ser, que sean cortitas. Es más, mejor matarlas en una semana. Y dicho y hecho. Un jueves salió Herrera diciendo que lo dejaba, y el viernes se cerraba el plazo para la presentación de avales de los candidatos. ¡Grande! Axioma número 2: lo que pase en la sede se queda en la sede. El populacho debe quedar al margen. Nada de irse aporreando a tuits, de desangrarse por las emisoras a lo Errejón-Iglesias.

Alfonso Fernández Mañueco, en su última visita a Segovia, junto a Silvia Clemente.

¿Saben por qué? Porque en cuestión de lealtades políticas la transparencia es como un notario. Si yo me canso de repetir que fulano es un esto y lo otro, y por una de estas casualidades pasado mañana me toca decir que fulano ya no es ni esto ni lo otro, ¿Cómo quedo? Me significo demasiado. Así que las primarias, rapiditas y en la sede, sin salir en los diarios. Que Silván monta un acto en Segovia, se le contramonta otro una hora después para pasar lista. Que no haya lugar a malentendidos, el currito tiene que saber con quién está el jefe, y el jefazo debe saber con quién están los jefecillos. Pero sin aspavientos, sin que se note. Las adhesiones pueden variar (de hecho, varían), pero siempre deben parecer… ¡inquebrantables!

Se quejaba Daniel López Vela que tanto que se ha satirizado y debatido la pelea por el poder de Errejón e Iglesias, ¡qué poco se ha hablado de la de Castilla y León! Pero el de Podemos no lleva razón ahí.  Para empezar el Mañueco-Silván es un Murcia vs Elche por subir a 2ªA. El Iglesias Podemos ha sido un Bayern-Juventus, en tanto el SánchezDíaz más pinta a un Lannister contra Stark (¡solo puede quedar uno!). Podemos, con sus primarias (bastante incomprensibles, por cierto) quiso dar lecciones de democracia y la cosa quedó en leccioncita de las cutres, con la nueva novia del jefe sentadita al lado del trono y el disidente arrojado de la primera fila al gallinero. Lo del PSOE, ahh!… Lo del PSOE en cambio es una carrera a muerte por ver quien entra primero en la UCI a por el último riñón que queda para el trasplante. Palabras mayores.

Post scriptum: ¿Pues no eran 3.000 los afiliados del PP en Segovia? Pues luego resultó que no tantos. Que solo el 12% está al día en el pago de las cuotas. Algo parecido ha pasado a nivel regional. ¿Se nota o no se nota que los tesoreros del PP están a otras cosas?

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *