web analytics

Los que se mueven y los que no

Un hombre camina junto al Pontón.

Oiga, que me da la sensación de que ya, por fin, echan a andar algunas administraciones como los ayuntamientos donde la atonía reinaba desde el inicio de este mandato municipal que yo siempre achaco, en años electorales, a que el presupuesto anual se funde en los cinco primeros meses del año y luego ya veremos. Bueno, ya hemos visto.

De momento, la cosa se centra en el Consistorio capitalino en asuntos como el cambio de sentido de José Zorrilla, dice la concejala del ramo, De Santos, que como parte de un plan global de movilidad para la ciudad, que no digo yo que no exista pero si digo que no nos lo han contado en rueda de prensa multitudinaria —las hay hasta con seis comparecientes por los motivos más peregrinos una semana sí y otra también— y eso hace que uno se preocupe por lo que se pueda improvisar en los próximos meses… Pues hala, a ver qué pasa.

El edifico de la Floresta, bajo investigación en este momento.

Marejada hay por el asunto de las licencias urbanísticas para obras y apertura de locales y edificios, que si se hace caso a la bisoña concejala, Martín, que dice que si se lía a sancionar cierra la mitad de los edificios con la turbadora coletilla “algunos públicos”, pues uno se asusta y le viene a la cabeza la mismísima Jauja (Perú). ¡Bah!, la alcaldesa, Luquero, lo arregla enseguida. No, metiendo mano a Urbanismo, no. Recordando que hace 14 años hubo un escándalo urbanístico muy gordo —el de los miniapartamentos— que se llevó por delante a un concejal del PP. De como hacer humo humedeciendo la madera. Así vamos.

Luquero y San Juan.

Una de choque entre amiguetes. El que se ha producido entre los gobernantes socialistas y sus “colaboradores sin compromiso” de Podemos a cuenta de la Fundación Don Juan de Borbón. San Juan, el de Podemos, vota en contra de la aportación municipal y hasta el modelo del ente cultural y dice que tiene un plan para debatir en comisión y la alcaldesa le frena en seco diciendo que los planes los propone ella “y no un concejal cualquiera”, que suena como muy áspero para tratarse de casi socios ¿No?. Pues nada, no se retire del aparato que el asunto de la Cultura puede traer problemas al paraíso municipal.

No es el de Segovia el único ayuntamiento en el que hay lío que en Palazuelos de Eresma está la cosa que arde después de que Ciudadanos, socio de Gobierno, tumbara los presupuestos del alcalde popular, Nieto. La cosa suena a cambio de socios inminente y a un cúmulo de incoherencias en varios partidos del nutrido arco palazolense.

Hombre, hablando de cambios. Dice la “ciudadana” Noemí Otero que como el vicepresidente de la Junta, Igea se haga con las riendas del partido y no su favorita, Arrimadas, lo mismo se da de baja en Cs… Parece buen momento para adquirir el carné de otro partido, yo qué se, del PP, por ejemplo. En los mentideros ya no se susurra siquiera, que se habla en alto, la posibilidad de este “fichaje” de los populares a corto plazo. Y no digo más que me lío con la ética, la calidad política y otras chorradas y se me enfada el personal. No se retire del aparato.

Muralla de Segovia en el límite de los jardines Zuloaga.

Sabe usted que me gusta pasear por la ciudad y andaba yo preocupado con los atentados al Patrimonio a los que se da máxima difusión, como las pintadas en la muralla a la altura de la puerta de San Cebrián realizadas por un niño pillado con el espray en la masa, cuando me encuentro de bruces con pintadas a las que se las ve viejas en las almenas de la misma muralla pero en la zona de los jardines Zuloaga —creo que ahí también es BIC— que no se si es que quedan a trasmano o son menos delito porque el caso es que allí, ni limpieza urgente, ni denuncia, ni nota de prensa. Ahí dejo la foto.

Cosas de economía. Vuelve a flotar el fantasma de la desaparición de la Base Mixta (ya, ya, PCMASA, nº2) de acuerdo a un plan de concentración que tiene por ahí dando vueltas el Ministerio de Defensa mientras las autoridades locales mantienen posición “de muestra” pero sin mover un solo dedo, aunque sea para intentar preventivamente que no ocurra o, puestos a concentrar, que se instalen aquí los centros reunidos que es lo que ya hacen otras ciudades. Vale, pues esperamos a que la decisión salga en el BOE y ponemos cara de pena. Tiene pinta.

Ábalos improvisando en Segovia.

Últimamente cito mucho al ministro Ábalos —reconozco que trato de aprenderme la lista de los veintitantos ministros pero mi retentiva (de memoria) no es lo que era— pero es que esta semana nos hemos enterado de que aquello que dijo en Segovia de “estudiar bonificaciones por la subida del peaje” era solo una salida al paso cuando se encontró con las hermanas de Pablos —promotoras de una recogida de firmas contra el peaje— aquel día que paseó palmito por Segovia. Una respuesta parlamentaria a preguntas del diputado popular, Postigo, deja claro que en el Gobierno “no hay intención alguna de realizar compensación a Segovia o Castilla y León”. No se el asunto de la venezolana de las mil versiones pero esto de las autopistas suena a mentira… y gorda. ¡Qué feo!

Que no se me olvide que se dictó sentencia por el asunto del fraude a la Seguridad Social mediante falsas contrataciones que ha dejado 37 condenas, la más grande de 2 años y 5 meses. Del asunto me quedo con el absurdo mundo en el que vivimos y más en materia de protección de datos. La sentencia, como se sabe, un documento público que en este caso habla de personas juzgadas y condenadas por delitos, ha llegado a las redacciones con varias “sopas de letras” confeccionadas con las iniciales de los ya culpables, de los que al parecer no se puede saber el nombre. Pues nada. Mi abuelo, que fumaba picadura, también usaba los papelillos para más cosas que liar cigarrillos. Todo vuelve.

Listado de condenados en el caso de los contratos falsos facilitado por el Tribunal Superior de Justicia.

Hala, termino con otra gran noticia: “179 localidades de la provincia tendrán fibra óptica”, un notición que me ha hecho mirar el calendario para cerciorarme de que han estado sin ella hasta 2020 y alguien, encima, saca pecho y que me hace preguntarme hasta cuando tendrán que esperar los 80 pueblos a los que no les ha llegado la dádiva.

Lo mismo hay quien se pregunta por qué pasa eso de la España vacía. ¡Con lo bien que se vive en los pueblos y lo que se les cuida, hombre!

“Playa Cándido” de Pablo de Pinini.     @pablodepinini   www.pablodepinini.es

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

1 Comment

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *