web analytics

Alicia Ortega, la primera patrullera de la Policía Local cuelga el uniforme

Ortega, en una formación de la Policía Municipal, en la plaza Mayor.

Hay que situarse en el caluroso 11 de agosto de 1980 en una Segovia rancia no, lo siguiente, y en una avenida de Fernández Ladreda repleta de coches tipo R-5, Simca 1000 y 1.200, Seat 600 y 1.500 y otros así corriendo hacia y desde el Acueducto bajo cuyos arcos no es que se pudiera circular, sino que marcaban el “Kilómetro 0” del tránsito en Segovia. ¿Tiene el cuadro? Pues ahora añada al policía local, “el urbano” o “el municipal”, pero no el de siempre con sus adustos bigotes, que esa mañana ¡hay una mujer vestida de policía regulando el tráfico! El acabose.

De servicio.

Era el comienzo de la carrera como policía local de Alicia Ortega Tapia, la primera mujer que prestó este servicio en las calles de la ciudad y que ahora, 38 años y 5 meses después, en cuanto entre el nuevo año, colgará definitivamente el uniforme para disfrutar de la merecida jubilación y cerrar todo un ciclo en el que cabe introducir la palabra “pionera” ya que ese periplo ha abierto el camino a otras mujeres que siguieron sus pasos. Siete hay hoy en la plantilla de Policía Local de Segovia.

Ser la primera en estas cosas —en realidad, junto a ella entró otra mujer, pero dejó pronto las calles para trabajar en las oficinas de los distintos cuartelillos— no es fácil. Ortega tuvo que enfrentarse a los recelos de los ciudadanos en general y de los conductores en particular, que si entonces era una sentencia sin contestación posible eso de “Mujer al volante, peligro constante” y lo del tráfico era casi exclusivamente “cosa de hombres”, es fácil imaginarse como se recibía a una mujer uniformada dirigiendo el tráfico, dando órdenes a los conductores o extendiendo una multa. La de Zarzuela del Pinar supo estar en su sitio, la mayoría de las veces con mano izquierda, otras… Carácter no la ha faltado nunca.

Uniformada de gala.

Sin embargo, la policía no quiere comentar ese tipo de anécdotas pese a que las tiene de todos los colores. Prefiere recordar como venció otras dificultades internas, como su empeño por prestar servicio en la calle, o su esfuerzo por ser una patrullera conductora más lo que implicó sacar, con mucho esfuerzo, los carnets de moto y de la clase C. El carnet “de primera”, vamos, con el que se convirtió en una patrullera más. “Nunca quise ser diferente a mis compañeros. Quería tener la misma oportunidad que ellos de ser conductora de las patrullas y lo conseguí”, recuerda con orgullo.

“Comencé haciendo servicio en la avenida de Fernández Ladreda (hoy, avenida del Acueducto) durante dos años, después pasé a regular el tráfico en la plaza de la Artillería” recuerda la policía que ha conocido de primera mano el servicio de serenos una figura que quizá algunos lectores de este texto tengan que buscar en google para saber de qué estamos hablando. “Pues los conocí y trabajé con todos hasta su desaparición”, comenta.

Con la banda de la Policía.

Hay más “la primera” en su curriculo. Alicia Ortega ha pasado también por la policía de barrio —esa sección que está a punto de suprimirse por la drástica reducción de la plantilla que se avecina en enero— y también fue la única fémina en la Banda de Música que tenía la Policía Municipal y que acompañaba en las procesiones de Semana Santa a los pasos del barrio de San José.

La música no ha sido su única inclinación por el arte. Ortega disfruta de la literatura y la poesía a los que ha dedicado muchas horas en las que no vestía el uniforme y que culminó en el año 2000 con la publicación de su libro, “El canto de la belleza”, otra de esas experiencias que cataloga como “inolvidable” y de la que asegura sentirse sumamente orgullosa.

Los últimos años de su vida profesional los ha pasado en el servicio del Cecom de las oficinas de la sede de la policía local en el polígono el Cerro convirtiéndose precisamente en la voz que atendía las llamadas de los ciudadanos, donde ya ha cedido su puesto a otro compañero.

“Sólo puedo decir que durante todos estos años me he sentido super orgullosa de vestir el uniforme. La Policía Local ha sido mi vida” remata con un tono firme que quiere ocultar la incertidumbre ante la jubilación. “Siempre hay algo que hacer”, sentencia.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

24 Comments

  1. Una gran persona y gran profesional. Sin duda un ejemplo a seguír para los que llevamos el uniforme. Disfruta de tu merecida jubilación.

    Post a Reply
  2. Enhorabuena Alicia por la tan merecida jubilación. Un abrazo de Miguel, el de Informática y el de la Protectora 😉

    Post a Reply
  3. Mis mejores deseos para esta persona en su nueva etapa, ha demostrado una gran valía en su quehacer profesional y personal. Gracias

    Post a Reply
  4. Gracias por tu amabilidad y cariño

    Post a Reply
  5. Valía profesional y humana. Con su libro colaboró con alguna asociación, creo recordar.

    Post a Reply
  6. Te vamos a echar mucho de menos como persona y como compañera. Deseando de que nos hagas ya una visita por el cuartel a las chicas

    Post a Reply
  7. Mi compañera de POLICÍA LOCAL,entró en la Policía el día 1 de Agosto de 1.980.Al Cesar lo que es del Cesar.
    Alicia Ortega

    Post a Reply
  8. Has cumplido con creces tu cometido, ahora te toca descansar y disfrutar del tiempo libre. Toda la familia estamos muy orgullosos de ti

    Post a Reply
  9. Una gran persona que ha demostrado sobradamente su buen que hacer y profesionalidad.

    Post a Reply
  10. Alicia te deseo mucha suerte en tu nueva etapa. Te vamos a echar de menos.

    Ana, de la jefatura provincial de Tráfico.

    Post a Reply
  11. Alicia, espero seguir endulzándote la vida que tengas un jubilo largo en tiempo y lleno de salud. Gracias por tus servicios
    Juanjo Marin.

    Post a Reply
  12. Buena como Policía y mejor si cabe como persona.
    Un abrazo y felicidades tú merecida jubilación .

    Post a Reply
  13. Alicia te recordaremos, no solamente por ser buena policía, sino por tu gran calidad humana que has demostrado siempre con la ciudadanía y compañeros, muchas felicidades y a disfrutar.
    Juan Guardia Civil Seprona.

    Post a Reply
  14. Alicia que todo te vaya muy bien y tengas una feliz y productiva jubilación. Un abrazo lleno de luz y mucha salud

    Post a Reply
  15. Todo un placer haber coincidido contigo Ali, te vamos a echar de menos, bonita por fuera y por dentro y una gran persona! Gracias por todo, ahora te toca disfrutar y recorrer mundo como a ti te gusta .

    Post a Reply
  16. Un gran ejemplo a seguir. Enhorabuena por tu jubilación

    Post a Reply
  17. Gran persona.
    Excelente amiga.
    Enorme profesional.
    Has dejado huella y un camino para seguir.
    Ahora a disfrutar a tope.

    Post a Reply
  18. Enhorabuena, Alicia, y mis mejores deseos de que disfrutes de tu jubilación que seguro que será muy activa y fructífera. Un fuerte abrazo de un compañero “honorífico”.

    Post a Reply
  19. Como ya sabes,te deseamos,mucha felicidad en tu jubilación y que disfrutes de ella muchos años.

    Post a Reply
  20. Muchas felicidades, Alicia que disfrutes de tu jubilación, tantos años (como mínimo) tuviste de profesión

    Post a Reply
  21. ¿Por qué hay que calificar como rancia la Segovia de 1980? Si una mujer joven podía entrar en la Policía Local es que no era tan rancia. Despreciar el pasado por el mero hecho de ser pasado no es inteligente. Enhorabuena Alicia

    Post a Reply
  22. Tiali¡¡¡ siempre has sido un ejemplo a seguir, por muchas razones y ésta es una más. Ahora a disfrutar del merecido tiempo libre. 2019 nuevo año de aventuras 😉

    Post a Reply
  23. Nadie recuerda, por lo que veo, de tus primeros pasos por Segovia casí siendo una niña, cuando fuiste empleada de la pastelería que regentaba Demetrio San Frutos en la Avenida de Fenández Ladreda. Ni nadie se acuerda haberte visto en bañador cuando ibas a bañarte a Las Arenas. Estos añejos recuerdos tengo de tí de hace unos 40 años. ¡Enhora buena! y que seas muy feliz en tu jubilación. Un amigo.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *