web analytics

El Santander cierra oficinas en Turégano, Prádena y Villacastín

Una vuelta de tuerca más en el sector financiero, en este caso en el Banco Santander, deja en Segovia tres nuevos cierres de sucursales, las de TuréganoVillacastín y Prádena. En buena medida, los cierres responden a la reordenación territorial de la red de oficinas tras la integración en el Santander del antiguo Banco Popular. Así, en  Villacastín, donde coexistían oficinas del Popular con el Santander, se cerró hace ya unas semanas la del primero que queda absorbida por el segundo. En Turégano y Prádena, cerradas el pasado viernes, la situación es distinta, pues las sucursales desaparecen asumiendo la forma de delegaciones comerciales, es decir despachos donde un agente externo gestiona cuentas de clientes de la zona.

Estos tres cierres de sucursales se añaden a los de Cantalejo y Carbonero el Mayor, decretados tras el anuncio de fusión en el primer trimestre de 2019, y forman parte de la primera oleada de cierres anunciada en abril por el Santander en el marco de un nuevo ERE, al final del cual está previsto suprimir 1.150 oficinas, que afectarán a más de 3.000 trabajadores, la gran mayoría de más de 50 años y a través de “prejubilaciones incentivadas”. En Segovia no hay datos sobre “bajas” pero sí está en marcha una reasignación de efectivos, personal de las oficinas cerradas que pasan a reforzar la plantilla de las más de veinte oficinas del Santander en la provincia.

Aún hay en ciernes otra “segunda oleada” de cierres, no hay información oficial sobre en  qué plazas tocará echar la chapa pero en el sector se da por descontado que en la provincia de Segovia afectará a las dos antiguas oficinas que aún subsisten de la etapa del Popular, las de Cuéllar y Segovia capital. Se da la circunstancia que la de Segovia capital, ya con el cartel de Santander, opera puerta con puerta con la oficina central del banco en Segovia.

El estrechamiento de los márgenes comerciales por una etapa de intereses muy bajos y muy sostenida en el tiempo, pero sobre todo la digitalización y la tendencia a reducir al mínimo indispensable la atención cara a cara, están en la base de esta nueva reestructuración del sistema bancario. En la provincia de Segovia, y desde 2008, han desaparecido más de la tercera parte de las oficinas que había con la consecuente pérdida de puestos de trabajo de alta remuneración. Antes de la crisis operaban en Segovia 210 oficinas y quedan 126. Segovia tiene el dudoso honor de encabezar el ránking de las provincias con más pueblos sin servicios bancarios físicos, y todo indica que no se ha tocado fondo, ni mucho menos.

 

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

2 Comments

  1. El caso de Palazuelos, es cuando menos sonrrojante, un municipio con mas de 5.000 habitantes sin ninguna entidad bancaria, únicamente con un cajero de Bankia y gracias, los pensionistas no les deben de importar mucho para el servicio que les dan, pero los establecimientos comerciales y hostelería que se apañen con el cambio de moneda para atender sus necesidades y la recaudación diaria, a buen recaudo con el riesgo de tener que desplazarse a Segovia o San Cristobal. No debería hacer alguna gestión el Ayuntamiento, con alguna entidad local (Caja Rural por ejemplo) para tener de nuevo “servicios bancarios físicos”. Es una idea, un cordial saludo.

    Post a Reply
  2. O presionar a Bankia, ya que tiene un cajero y, supongo, tuvo sucursal y puede que sea donde tienen cuenta muchos de los afectados.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *