web analytics

El PSOE de Castilla y León, contra Rajoy o sea con Sánchez

¿Por qué es tan importante la investidura? Vean Palazuelos de Eresma. Con cinco partidos para 11 concejales la atomización del plenario es tal que difícilmente saldrá un pacto para la mayoría absoluta. De donde el que consigue la alcaldía a las primeras de cambio tiene todas las cartas para agotar el mandato por la simple razón de que no habrá ingeniería política capaz de muñir una alternativa.

¿Ven por donde voy? Sánchez y Rajoy saben que son horas decisivas. Las contadas posibilidades de Rajoy pasaban por tener el frente judicial tranquilo. Pero claro, esto es el PP, así que en el lapso de una semana un juez ha empurado al partido por destruir a martillazos el ordenador de Luis Barcenas, en tanto otro manda detener a cincuenta altos cargos del PP valenciano. 50. O sea medio centenar. Mal asunto para Mariano, en cuyas filas empieza a correr el come-come de buscarle sustituta. Rajoy reacciona llamando a su Castilla Korps. Acto de desagravio en Valladolid. Un ¡viva el jefe! como Dios manda. En la Diputación, procesión de coches a ver el Pisuerga.

En provincias, en los aparatos políticos de los partidos, son días de trajín. El PP local sabe que es bueno dar una imagen de bloque porque lo que se haga, se hará en bloque. Ahora toca de palmero de Rajoy, mañana de escudero de su sustituta. Mientras todo esté organizado y bien atado ¿qué problema hay?

Cosa distinta el PSOE donde la división va en el ADN. En el ámbito nacional el PSOE de Castilla y León es bien poca cosa. Si Susana Díez es la duquesa de Alba y Ximo Puig un barón, Tudanca es un mero cortesano del secretario nacional. Un golilla sin cortijo al que volver si la cosa se envenena.

De manera que Tudanca es como un altavoz de Sánchez. De donde su aterrizaje en Valverde del Majano, bien escoltado por Juan Luis Gordo, sirve para ver cómo respira el PSOE-sector-oficialista en Castilla y León. Y si algo dejó claro Tudanca en Valverde del Majano es que Rajoy no debe volver a gobernar.

TudacnaValverde

Para Tudanca, la marcha de Rajoy del Gobierno será todo un bálsamo que beneficiará a la región, . “Si hablamos de desarrollo tecnológico, si hablamos desindustrialización, y de creación de empleo de Castilla y León, he de decir que a esta comunidad autónoma y a Segovia le vendrá muy bien que se marche del gobierno Mariano Rajoy y el Partido Popular. No tendremos que sufrir la indecencia de que haya diputados en el Congreso como Gómez de la Serna, para no sufrir la vergüenza de ver un partido imputado por corrupción, pero también le vendrá muy bien a nuestra industria y a Castilla y León. Ira bien para el sector minero, para los dependientes y para aquellos que han sufrido los recortes”, manifestó Tudanca. La cosa era machacar en los mensajes clave: crisis, corrupción, recortes. No hay recuperación real y para ello nada mejor que acudir a la única provincia donde el paro ha subido (dolorosa realidad); no se puede desaprovechar la oportunidad de desalojar del gobierno al “partido de los corruptos”; no se puede apoyar a los señores de los recortes.

El PSOE de Castilla y León está en el barco de Sánchez. En el barco de tejer una mayoría que desaloje a Rajoy. Una mayoría que solo puede liderar Sánchez. ¿Qué hay que pagar un peaje a Podemos -un abrazo del oso-? ¿Quién lo dice? Supongan que se llega a un acuerdo en streaming con Iglesias, se paga al PNV lo que toque, que ERC y Convergència (Democràcia i Llibertat) no se lo van a poner muy difícil pues tontos serían. Para ellos, para el independentismo, dividir al unionismo es botín más que sobrado. Bien. Supongan que se llega a tal acuerdo. Una vez de presidente Sánchez, desembarazarse de Iglesias es coser y cantar. No ha de tardar mucho (ya se encargará ERC) para que Podemos se enfrente a su bipolar discurso de en Cataluña apoyo el referendum pero en Madrid la Constitución. No se sirve a dos amos. De donde a la primera de cambio, patada y a la calle apelando a las sagradas escrituras (la Constitución). En otoño Sánchez se queda solo. ¿Y quién le saca de allí? Nadie. La jugada no puede ser más clara. Hasta el propio Iglesias, a quien no le conviene nada andar de socio de la casta, la firmaría.

Pero si para Sánchez y los Tudancas y los Gordos Podemos es un muy relativo peligro, un rollete para reverdecer rojeces, un mete-saca y adiós muy buenas,  para los barones de verdad, los de Aragón, Valencia, Toledo y Extremadura, la cosa se antoja más dura. Cual novio corneado Podemos les puede pasar factura, montarles un divorcio. Dejarlos sin un duro y viviendo en la roulotte. Que ya se se sabe que el despecho enturbia el entendimiento y los jueces están muy locos.

¿Y que dice la duquesa de Alba en Andalucía? Pues parecido. Aunque novia formal de Ciudadanos, en provincias y diputaciones se lo hace con Podemos. Y lo de Ciudadanos no pinta que acabe en boda. También van apareándose por ahí en función de la música que suena. Así que de momento mejor no arriesgar. Total, si se la pega el PSOE la culpa será de Sánchez. Una muesca más en la culata de Susana Díaz.

Y en lo tocante al abuelo Felipe Cebolleta y los primos de El País, un PPPSOE, un frente constitucionalista que apriete las tuercas en Cataluña y aporte estabilidad, pues siempre será la primera opción. Para el poder de verdad, los experimentos con gaseosa.

 

 

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *