web analytics

Cazando a la rata en la Calle Real

Calle Real de Segovia, con “r” de ratas. Mediodía en la artería del centro histórico segoviano y un corrillo de viandantes detenido frente a un establecimiento. “¡Hay una rata!, ¡hay una rata!”. Y en efecto, hay un ejemplar de los de 20 centímetros de  rata parda (Rattus norvegicus) escondido entre los toneles y el cartel que anuncia el menú del día. Bolsa de plástico en ristre, una intrépida acude con intención de capturar al roedor, ayudada por dos o tres vecinos. “La meto en la bolsa y se la llevo a la alcadesa”, decía, mientras que una comerciante del lugar decía que “hay muchas últimamente” y un enterado que “claro, cuando llueve se inundan los desagües y salen”.

Tras varios intentos, los voluntarios cazarratas consiguen que la rata salga disparada calle Cervantes arriba esquivando pies para susto de los no advertidos. Pero hay mucha gente, y entre los brincos que pega el personal la rata no encuentra salida, de manera que termina por buscar un burladero en un esquinazo, entre la tubería y la pared, pocos metros más arriba. Y allí se queda, mientras los cazarratas sopesan un plan. Otro enterado sostiene que “la bolsa de plástico no es buena idea, la romperá y saldrá pitando”, sugerencia que enfría los ánimos de los probos ciudadanos. Todo un safari.

Las ratas no siempre infunden pánico pero sí respeto. No es la mejor publicidad para la ciudad, y menos precisamente coincidiendo con la campaña de la ACS sobre el mal momento que vive el pequeño comercio local, pero como prueba documental, ahí queda. Ratas, haylas…

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

1 Comment

  1. Y matar una rata a plazos o con veneno no es maltrato animal, habrá que anestesiar la antes, acaso la ratas no tienen sentimientos?
    No he visto ninguna asociación animalista defender el maltrato de las pobres ratas

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *