web analytics

Torrijas de verano

El vicepresidente, Igea.

Sabía yo que si el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, reconocía en público que ha sido “idiota” porque ha hecho mal lo de la gestión de la pandemia no se quedaría sólo ahí. Al rato de su discurso amplió el calificativo a los responsables de todas las administraciones con especial atención al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y acabó con los medios de comunicación, que parece ser que si un periodista pregunta por la responsabilidad del gestor, el gestor puede decidir meterle en el grupo de idiotas. Con lo bien que había empezado aquel discurso…

Claro, que lo mismo debo ser menos impulsivo a la hora de defender plumillas después del episodio de errores encadenados con la taekwondista, Adriana Cerezo, a la que algunos medios, también nacionales, convirtieron en segoviana de pura cepa por unas horas tras ganar una medalla de plata en Tokyo. “Cosas de las prisas” me ha dicho mi jefe con la sonrisa torcida. Bah, es un romántico. Yo creo que lo que nos pasa es que el personal tiene ansia por encontrar héroes a los que festejar y a la espera de que vengan las alegrías de David Llorente y Javier Guerra —vendrán, ya lo verá— si la familia y amigos de Adriana estaban en Cerezo de Abajo viendo la tele será por algo, puñetas. ¡Anda que no hay devoción por el Taekwondo en esa parte de la provincia!

Zona para caravanas en Segovia.

Por si acaso la cosa va a más y empieza a ponerse de moda que las familias de los deportistas se vengan a la provincia para festejar las evoluciones de sus vástagos, la Diputación quiere que los pueblos monten zonas específicas para caravanas, aunque lo cierto es que proponen ayudar con 3.000 eurillos a cada pueblo que, la verdad, no parece que de para mucho. Ya veremos, que eso de los viajeros con la casita a cuestas también genera visitas y dinerete…

Ayudas más nutridas son las que se otorgan a la Real Fábrica de Cristales de la Granja. Por ejemplo, los 700.000 del ala que acaba de conceder la Junta para cubrir déficits derivados de la covid. No es barato, no, mantener en funcionamiento este tipo de reales establecimientos pero parece asumido que el fin justifica los medios… Pues nada, que siga soplando el asunto.

Bandera de la Matilla.

Más barato ha sido que la Matilla pusiera fin de una vez a una insostenible situación de ausencia de símbolos como la bandera y escudo de la localidad, presentados oficialmente este sábado entre bailes y cánticos. Igual que los héroes, son importantes los colores. Que se lo digan a la Gimnástica Segoviana, que sigue vistiendo de azul y grana aunque este año han decidido tumbar las rayas para su equipación oficial en la competición de la Segunda división real federación, que es lo mismo que antes era la tercera pero con viajes más largos y hasta derechos de televisión. Eso si, temo que los partidos de invierno en la Albuera seguirán siendo igual de heladores que antes.

No me malentienda. No se me ocurriría pedir obras de cierre en el campo de la Albuera que a saber cómo acabaría aquello, que planificarían los trabajos los mismos que cierran una calle principalísima como San Gabriel pero se olvidan de presupuestar la retirada de un poste de telégrafos (13.000 euritos, a mayores, se han aprobado a toda prisa) y eso retrasa la apertura. ¡Quita, quita, que corra el aire en la Albuera!

Bueno, hay otros departamentos municipales que también andan con sus cosas. Mire el de Seguridad ciudadana que ha decidido “interpretar” la orden de cierre total de los parques por la noche y en pleno verano dictada por la Junta para preferir poner un cartel y explicar, al margen, que lo que no se puede es ir a los parques a hacer cosas prohibidas como botellones o juergas masivas. Pues vale. Esperemos que no se haga moda lo de interpretar las órdenes.

Hala, dejo ya a los concejales del ayuntamiento capitalino que si no me tendría que poner a elucubrar sobre los motivos de la campaña de promoción e imagen que me parece a mi que se está volcando sobre la concejala de Urbanismo, Clara Martín, que comienza a estar hasta en la sopa y eso que brillar, lo que se dice brillar por su gestión hasta ahora… Bah, serán cosas mías. Por si acaso, estaré atento a la remodelación pendiente en el equipo de Gobierno, cuando Gina Aguiar decida por fin salir del Consistorio. A ver si también nos explican porque alguien decapitado en público hace semanas, que ya no acude a su trabajo, aguanta casi un mes sin entregar los trastos y aún en nómina.

Interferencias en las actas

Lo que no es cosa mía, que está grabado, es que en los plenos de Palazuelos de Eresma se ha prohibido tajantemente que el público escuche la radio, aunque sea con pinganillo durante las sesiones, que las comunicaciones son inalámbricas y la última vez se coló un partido en las grabaciones que luego se usan para realizar las actas y no hay forma de entender lo que dicen los concejales… Se lo advirtió el otro día la secretaria municipal al único espectador “fijo” en aquel Ayuntamiento que en la próxima temporada tendrá que elegir: o está en el pleno o escucha la Champions, que todo a la vez no puede ser.

Último pleno celebrado en Palazuelos de Eresma.

Es curioso también el Ayuntamiento que en sus plenos cuenta con la presencia, obligada por la ley, del interventor y la secretaria, pero también acude “voluntariamente” a las sesiones la tesorera de la Corporación a pesar de no hacer falta legalmente su presencia. Dice el alcalde que no cobra por estar allí, pero allí está. Hay que reconocer que la funcionaria ha hecho una meteórica carrera, que de auxiliar administrativa cuando entró en aquel Ayuntamiento, con el anterior alcalde, ha pasado a ser la tesorera municipal con el actual. ¡Qué cosas!

Llamativo, que no nuevo, es lo que se prepara en la Lastrilla, donde Vicente Calle hace el segundo intento de ceder la Alcaldía a su mano derecha pero quedándose como concejal, digo yo que erigido en una especie de consejero encargado de tutelar de su sucesora —Elisabet Lázaro— mientras se acaba el mandato y así dejar todo “atado y bien atado”. Ya veremos.

La plana mayor del PP, en el parador de Segovia.

Oiga, que me lío con chismes y se me pasa lo importante. ¿O no lo es la profundísima renovación que se ha producido en el PP de Segovia? Chico, ahí están los de siempre haciendo lo de siempre pero si los militantes no se inmutan no seré yo el que vaya a pedir cuentas, que ya sabe que no me gusta meterme en política.

Vino el presidente regional, Fernández Mañueco, a jalear la reelección de Paloma Sanz y en la cartera de los mensajes políticos traía el anuncio de que piensa declarar el proyecto de ampliación del hospital “de interés regional”, algo que, entre otras cosas, si se materializa, permitiría la ocupación inmediata de la finca si es que antes no hay acuerdo con los propietarios. Dice Mañueco que se hará “lo antes posible”, que es lo mismo que dijo hace un año exacto. Venga, que lo mismo esta vez es en serio… ¿O le parezco demasiado optimista?

Esto… Si. Lo de la covid. Seguimos en pandemia y la oleada no afloja. Se me cuide.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *