web analytics

Espías buenos, los de Aguilafuente

No me canso de admirar esta provincia y los hijos que de ella brotan para poblar el mundo (en cuanto pueden), que no nos falta de nada, ni siquiera espías de los de primera que esos se dan como las setas en la villa de Aguilafuente.

A repasar: de allí es la familia paterna de Félix Sanz Roldán, no en vano familiar directo del exalcalde popular de la localidad (además de exconcejal en Segovia y en la Lastrilla) José María Sanz, que anduvo por el pueblo de los aguiluchos desde crío y de allí salió para prosperar en su carrera militar hasta llegar a ser Jefe del Estado Mayor de la Defensa (Jemad) y también, ahí quería llegar yo, director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), en 2009, siendo presidente José Luis Rodríguez Zapatero y sustituyendo a Alberto Sáiz en aquel despacho.

Sáiz, no es nativo de la tierra, cierto, pero el carácter segoviano se le impregnó bien durante sus años de estancia en la provincia como jefe del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León allá por los años 90, antes de ir de la mano de José Bono, primero a una Consejería en el Gobierno de Castilla la Mancha y cuando este fue ministro de Defensa le puso a mandar a los espías españoles en 2004… hasta que tuvo que dimitir por asuntos de fondos mal empleados.

Edificio principal del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Se cierra el círculo, que anda por ahí sonando con fuerza el nombre del general segoviano, Miguel Ángel Ballesteros, para ponerse ahora al frente de los servicios secretos. Claro que ya “sonó” en 2017 y al final… En los pueblos, no se empeñe, no hay secretos, así que todo el mundo sabe en Aguilafuente que el candidato a ser el “M español” tiene casa abierta en la localidad, donde parece claro que el negocio de futuro está en montar una tienda de gafas de sol negras, sombreros y gabardinas. Ojo con lo que comenta si va por aquella zona de la provincia, que todo se sabe.

Bueno, las reuniones del CNI quizá sean interesantes, aunque no van a la zaga las que organiza periódicamente a título privado con diversas personalidades de la política, la cultura y otros ámbitos el exsecretario provincial del PSOE, Juan Luis Gordo, a modo de comida con tertulia posterior en la que al final se habla “de todo”, que se mezclan con facilidad churras y merinas entre los invitados. En las últimas uno se pudo encontrar, por ejemplo, con Ana Pastor, la exministra popular, en la misma cita a la que se invitó a mandatarios populares más locales, como el secretario regional, Francisco Vázquez, o provincial, Paloma Sanz. En otra más reciente estaba entre los invitados precisamente Félix Sanz Roldán aunque en esa ocasión, y tampoco en otras en las que hubo destacados socialistas, no se ha invitado hasta ahora a ningún dirigente socialista provincial o regional… Será que no llegan las cartas por el cambio de direcciones de la nueva casa del pueblo, digo yo.

El diablo, primer año.

En la capital tampoco andamos con chiquitas, no crea, que aquí se anuncia la celebración del cumpleaños del diablo, el regordete y simpático de la calle de San Juan. La concejala, Claudia de Santos no ha podido reprimir hacer gala una vez más —en mi cole se decía “chincha rabia que tengo una piña”— del que considera su triunfo personal por la permanencia y aparente éxito de la escultura pese a la polémica generada por su instalación hace ahora un año y el hecho de que el asunto está aún pendiente de un pronunciamiento judicial por una denuncia de los ofendidos por la presencia de la imagen… Dice la edil que el demoniete está aceptado por todos y que canaliza a los turistas a raudales por el barrio de los Caballeros. Qué raro, si hace cuatro días, la misma edil soltó los datos de las visitas turísticas a los sitios de Segovia y no dio ni un solo número referido a un monumento o palacete de la zona o la muralla en esa parte de la ciudad…

Claro, que lo de los datos turísticos está muy de moda, que he oído a la alcaldesa, Clara Luquero, poco menos que apuntar a la gestión municipal las buenas cifras de visitas que acumuló el año pasado la Catedral (462.147 visitas) pese a que es el Cabildo el que gestiona la Seo. Y lo hace con empeño, que ahora anuncia que las visitas al campanario empezarán a ser también “a la tower”, con explicaciones en inglés y todo. “English spoken”, ahí es na. Por cierto, la UVa ha examinado nuestro turismo soltando por la ciudad varios “Mistery Shopping” (otra suerte de espías, pero de otro corte) y ¡ha aprobado con nota! Oiga, que no sale un solo estudio que afecte al Ayuntamiento y arroje valoraciones bajas. Que curioso, chico.

Un operario trata de activar las cámaras del Acueducto, este lunes.

Hombre, también venía con nota de prensa al final de la semana el “fin de la instalación de las cámarasque vigilarán el Acueducto. Bien, si no fuera porque este lunes andaban los técnicos de la adjudicataria tratando de conectar el sistema… Como es para el Acueducto parece que nadie protesta aunque mire, el sistema se apoya en el subterfugio de legalidad de que está instalado para controlar el tráfico… en calles mayoritariamente peatonales. Pues nada, otro cachito de intimidad cedido por los ciudadanos. Sonría, sale en la tele.

Matilla y De Vicente. otra vez ‘amigos’.

Cambio radical aunque manteniendo las sonrisas, que quiero fijarme en el abrazo reconciliador que se ha producido esta semana entre el presidente de la Diputación, Miguel Ángel de Vicente, y el vicerrector de la UVa, Agustín García Matilla, dispuestos a buscar “cauces de colaboración conjunta”. Bonito, muy bonito, más después de aquel rifirrafe con olor a frenazo largo en el que De Vicente se rodeó de su guardia pretoriana del Gobierno provincial para decirle ante las cámaras al de la universidad —el hombre reclamaba ayudas provinciales de 200.000 eurillos que decía que le había prometido el anterior presidente, Vázquez— que “así no” y poco menos que con la Dipu no tenía nada que hablar en el futuro… Hala, todos tan amigos. Dense la mano y jueguen.

Bueno, pues cerrando en notas cortas. No hay novedades en: el edificio del Cat, “a puntito de acabar las obras” (capítulo 358) y con las empresas ‘ansiosas’ por venir a llenar de tecnología, desarrollo y riqueza la ciudad, según el concejal, Jesús García. También se mantienen las largas listas de espera ante los quirófanos segovianos, con 53 días de espera media para ser operado, eso sí, “mucho mejor” que en Castilla y León, donde esperan 66 días. Van bien también los atropellos a peatones en la ciudad, a razón de uno cada 8,5 días en lo que va de año, calcado a la estadística de todo el año pasado. Luquero dice que ya ha hecho su parte pintado las advertencias de parar, mirar y cruzar y que el personal lo que tiene que hacer es no andar distraído con móviles y papelitos, que luego pasa lo que pasa. (Hala, otra para el maestro armero). Tampoco hay cambios en las demandas de los usuarios del tren, de carrusel de visitas a partidos e instituciones donde, en todos los casos, están recibiendo muy buenas palabras y aliento aunque hasta ahora, ni un hecho concreto, ni una iniciativa. Por cierto, hicieron un estudio de precios que evidencia que el segovianito paga el tren más caro que otros. Suma y sigue.

Le dejo, que hay un tipo muy raro que lleva en la esquina de enfrente todo el día. Ya verás como es de Aguilafuente.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

1 Comment

  1. Parece que Aguilafuente da buenos espías, no así políticos, pues el citado José María Sanz es de los más deplorables que ha habido en Segovia en las últimas décadas, y mire que el listón está alto en el PP, ¿será que el apellido Sanz está gafado en política? Paloma Sanz, José Luis Sanz, José María Sanz, políticos deplorables repartidos por la provincia bajo unas mismas siglas.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *