web analytics

‘Cientas’ de cosas

Inspiración de movilidad.

Chico, me lo parece a mi o esta semana ha sido muy agitada de verdad. Porque agitado ha sido eso del cambio de sentido de la circulación en José Zorrilla que como bien decía la alcaldesa, “tiene a unos enfadados (los comerciantes asociados de la parte alta) y a otros que no caben de alegría (los vecinos de Santa Eulalia, por ejemplo)”… Y a la concejala de Movilidad preocupada, añado yo. Claudia de Santos, usuaria habitual de Facebook mostraba el día anterior al cambio en la calle sus trabajos de costura y desvelaba que había pasado “toda la tarde sentadita cosiendo, y sin dejar de pensar en la movilidad”. No, si aquí cada uno encuentra la inspiración donde puede y ahora ya sabemos que en Segovia no se dan puntadas sin hilo respecto a las medidas de tráfico. Mientras use el dedal y no se pinche la cosa va bien y sin sangre.

No encontró arco.

Otros llevan lo de la circulación más a su aire, como ese hombre que se llevó por delante un bolardo de esos gordos que hay delante del Acueducto, una noticia que ha causado gran impacto en la ciudad, casi tanto como aquel camión, Pegaso, claro, que chocó con un pilar cuando las fotos eran en blanco y negro y los coches circulaban bajo el monumento aunque este no encontró el hueco aquella mañana. (La que pongo la tomo prestada de Facebook también, que ya ve que eso es una mina).

¿Ve? Ya me vienen los recuerdos de años pasados. Pues venga, aporvecho para recordar que hace un año, la política segoviana, Silvia Clemente, se proclamaba ganadora de las elecciones en Ciudadanos para encabezar la lista a la Presidencia de la Junta. Fue efímero, que luego vino lo del recuento, el pucherazo (aún pendiente de esclarecimiento) y el ascenso de Francisco Igea. Por cierto, Igea fue vapuleado este domingo por Inés Arrimadas en las votaciones por la presidencia del partido. (Salvo pucherazo, claro). Clemente, por su parte, desapareció tras aquellas primarias aunque este fin de semana se la vio por aquí el sábado para comer en un conocido restaurante de la plaza. Sería para celebrar la efeméride.

Mañueco y Luquero, en el Ayuntamiento.

Más recuerdos. Pues el de hace 22 años, cuando se produjo la última visita institucional de un presidente regional al Ayuntamiento de Segovia. El otro día rompió la espera Alfonso Fernández Mañueco, que demostró que tiene buena memoria y se sabe el listado de asuntos que la Junta tiene pendientes en Segovia a los que denominó, uno por uno, “apuestas” y “compromisos” de su Gobierno, aunque no fijó un solo plazo concreto para ninguno de ellos. Vamos, que si no viene ya le había hecho yo a usted el listado, que es viejo.

Si le vale la anécdota, el presidente tuvo que entrar en la Delegación Territorial por la puerta, siempre cerrada, de la plaza de los Espejos para evitar tener que moverse entre los andamios que rodean el edificio, en obras en la cubierta, y hacen túnel en la puerta principal. Después de su paso, como la de los Leones del Congreso, cerrada hasta otra ocasión especial.

¡Anda! Edificios en obras. Pues le hablo del Cide (que es el único edificio del Cat que se erigió, y menos mal) donde las obras siguen sin terminarse, pese a que aquello no es el Escorial ni se lo parece. Bueno, en el Ayuntamiento piensan que será en breve y los concejales, Jesús García y Alberto Espinar, que son los que han entrado por allí dada la naturaleza de sus departamentos, ya se han pedido hueco para instalarse con todos sus técnicos y pertrechos en el lugar. Y si luego viene Indra o no se quien más (dicen que hay unas colas terribles), que se busquen una oficina que les guste, han debido pensar. Bueno, a ver si aquello echa a andar, hombre, que hace ilusión a gente como yo que éramos jóvenes cuando empezaron a construirlo.

Hombre, si es por usar cosas que uno no sabe muy bien por qué están ahí, lo mismo me apunto a los cursos de golf que organiza la Diputación en la Faisanera —si, hombre, donde el palacio de Congresos ese, también parado y no nato y también del vivero de empresas que tiene escasas empresas y si la oficina de la diputada Noemí Otero con sus técnicos y pertrechos— para que el pueblo llano aprenda el juego y de paso se vea algo más de movimiento en la instalación. Pues allá que voy. No es barato, pero… ¡será por dinero!

Bueno, lo que si ha juntado gente ha sido la manifestación del 8M, aunque muchos menos que el año pasado. Sería porque se celebró en domingo, digo yo. En cualquier caso, fueron muchas “cientas” de mujeres, según se leía en el manifiesto leído desde Santa Columba, en el que predomina el femenino. “Somos ‘cientas’, somos miles” decía la oradora mientras el diccionario de la RAE que llevo en el móvil se desconfiguraba solo, que debe ser la forma de suicidarse que tienen las aplicaciones.

Lo mismo ayudaron los cientos de mensajes que no paran de entrarme sobre el coronavirus que nos asalta y llena tertulias, así que, qué le voy a decir yo que no le hayan dicho ya los del Ie University en aquella conferencia de prensa-exhibición de medios con orador remoto que celebraron y en la que participaron alumnos de todas las nacionalidades, entre ellos, sin identificarles, el italiano y el belga que hasta ahora son los únicos positivos detectados en Segovia.

 

Pues tengo yo una edad muy mala para estos bichos, ya se lo digo.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

1 Comment

  1. Si fueron’cientas’, señor Verdugo, serían también milas (aunque Milas, Milas, alguna conozco) 😉

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *