web analytics

Deja sitio para las pegatinas

Ya nos hemos enterado de que Segovia tendrá su propia “almendra, esos espacios en el centro de las ciudades en los que el mal humo se va a acabar —ya verás como acabamos sin poder encender siquiera un pitillo— gracias a una nueva orden general de esas que vienen con el nuevo Gobierno de España que además fija fechas para su aplicación: 2023.

Si, ya sé que conociendo los plazos con los que se mueve el Ayuntamiento de Segovia parece poco tiempo pero mire, esta vez no me preocupa, que ha dicho la regidora local que aquí lo tienen todo preparado desde mucho antes de que lo pensara siquiera el Gobierno. Pues no somos previsores ni nada aquí. Resulta que en el Ayuntamiento de Segovia ya se hablaba de esto hace muuucho tiempo y además, nos vale lo que pone en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS), que se hizo (y guardó en el correspondiente cajón) allá por 2009, más o menos. ¿Qué se apuesta a que en breve alguien anuncia que el Plan en cuestión está obsoleto y que hay que revisarlo, sino es hacer uno nuevo? Ahí va mi eurito. Espero que no se me enfade nadie por aquello de la ofensiva (a la que me sumo) por el control de las casas de apuestas y sus consecuencias nocivas.

En esta ciudad somos mucho de revisar y recolocar. Fíjese que llevamos años trabajando en ordenanzas como la de protección del Acueducto y otras más, que incluso nos han anunciado (unas 100 veces cada una) que “irían al próximo pleno” y ahora resulta que “hay que reordenar el trabajo”, que lo han dicho los técnicos. Y yo me pregunto si Luquero no conoce la máxima: “¿De quién dependen los técnicos? ¿De quién dependen? Pues eso” Hay que escuchar a los mayores, mujer.

Andan también a vueltas con la Ordenanza de la ORA que ya sabe que tiene que renovarse también hace años pero claro, con esto de la almendra, la supresión obligada de plazas y algún atasco administrativo parece que va para largo y lo mismo, entre medias, se ampliará la zona azul (ojo al barrio de San José, que le toca. Nueva Segovia, prevenidos) para compensar a la empresa de marras. Así qué, para ganar tiempo, desde Tráfico han repartido nuevas pegatinas para residentes aunque claro, no todo podía ser perfecto y en las instrucciones adjuntas para ponerlas en el coche se pedía que se pusieran por fuera del parabrisas… Alguien se despistó otra vez. Qué raro.

Total, que cuando nos queramos dar cuenta vamos a tener el coche plagado de adhesivos: que si el de las emisiones, que si el de la ITV, que si el de la ORA, que si el de Ciudad no sé qué, que si amigos del turista…

No, no exagero. Ahí está esa iniciativa del Ayuntamiento de Madrid que quiere preparar excursiones —tiene pinta de ser de las que te dan una bolsa con un huevo duro y un bocata para no entretenerse en restaurantes o tiendas que “hay mucho que ver y poco tiempo”— para que los turistas que se alojen en la capital no se priven de visitar Segovia a la carrera para volver por la noche a la capital. Eso si, a cambio es posible que los madrileños nos dejen el Conde Duque un par de días, yo qué sé, para montar la última de Nao de Amores, el concurso de jóvenes pianistas o hacer un pase de títeres…

También puede valer el espacio para pasar una peli de la Muestra de Cine Europeo (Muces), ahora que Eliseo de Pablos ha dejado la dirección del evento, dicen que ayudado con ahínco por la concejala de Cultura, Gina Aguiar, que parece que ha sacado la tijera y a De Pablos no le ha convencido eso de trabajar con menos dinero. Bueno, si la edil va a recortar de verdad la política de “gasto lo que quiero” que ha regido con descaro en el departamento en los anteriores mandatos, bien va la cosa y admito el sacrificio. Expectante quedo.

No me he preocupado nunca —este año prometo que si, ya le contaré— de los gastos que genera la celebración de Santa Águeda en Zamarramala donde se aplica machaconamente la fórmula de nombrar “Matahombres” a un personaje famoso al que se le reconoce —aunque no se argumenta nunca con biografía— su “lucha de años y años” en defensa de la igualdad de la mujer. Este año le toca a Nieves Herrero. Pues nada, que no falte quemar el pelele, que eso ayuda mucho.

Más cosas curiosas de la semana… ¡Ah, si! Resulta que ahora se celebran los aniversarios de la instalación de estatuas en la ciudad. Le tocaba al diablo de la cuesta de San Juan y para la “fiesta” se han traído a los diablillos de San Bartolomé de Sepúlveda. Debe de ser para demostrar que las tradiciones que incluyen al demonio no son tan diabólicas o sólo por mera soberbia, no se. Cincuenta personas se sumaron al “evento”. Creo que ya andan en el Ayuntamiento pensando en llenar de ovejas la ciudad para conmemorar el santo del Pastor de la rotonda de Baterías o preparar una convención de cofrades a ritmo de dulzaina y tamboril para lo del gigantón ese encapuchado que está frente a la oficina de Tráfico. Será por creatividad, no te digo.

Oiga, que el Turismo también se mueve en la provincia. Dicen los de Prodestur que sería recomendable que los turistas extranjeros que visitan la provincia pudieran sentirse como en casa y para eso, nada mejor que hablarles en inglés “aunque sea muy básico”. Si eso ya se hacía hombre: “Mister, mister, yo le llevo. Gifmi ten euros”. Si ahora se añade cartelería tipo “Wellcome to Casla” o “Chikpea from Valseca”, como en casa. Bien pensado.

Bueno, hoy voy con prisa que me espera el presidente Sánchez para darme una vuelta en helicóptero por los cielos de Palma de Mallorca y que los Barranquitas perdidos esperen. ¡Qué querencia la de este hombre montando numeritos innecesarios con los aparatos voladores!

Digo yo que al menos llevará las pegatinas al día ¿No?

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *