web analytics

Un monarca, un filántropo y algún villano

Entusiasmado andaba el otro día el alcalde del Real Sitio, José Luis Vázquez, por la visita del Rey, Felipe VI, al Palacio de la localidad para trabajar con la Fundación Elcano, que le dio tiempo a hacerse varias fotos sin apretujones —cuando la visita se de otro tipo la aparición de una inmensa manada de autoridades tratando de cazar la foto es capaz de arrollar al alcalde más pintado— y darse el gustazo de ver al monarca cruzar la puerta principal, la de Segovia, “la que usaba su abuelo”, evitando la entrada en Palacio casi clandestina del año pasado cuando lo hizo por la Puerta Cossio, detrás de la fuente de los Baños de Diana. Ah, si, la puerta está en el sudoeste de la finca palaciega. Lo apunto por si alguien que llegue tarde la tiene que localizar sin hacer esfuerzos.

Como un rey ha quedado, me parece a mi, el empresario, Amancio Ortega, que a través de su fundación le ha soltado a la Consejería de Sanidad 18,3 millones para maquinaria de prevención y tratamiento del cáncer. Tan contentos que se han puesto los responsables sanitarios que podrán renovar la obsoleta maquinaria con la que se trabaja en provincias como Segovia, con un mamógrafo prehistórico que será sustituido por dos nuevecitos y de última generación.

También se lo van a gastar en aparatos de radioterapia pero de esos no nos tocan, que solo se renuevan o amplían en las provincias que ya lo tenían, incluida Zamora —¿Se acuerda de que aquella unidad se calificó por la propia Junta como “un error”?— causando el enfado de la presidenta de la Asociación contra el cáncer, Ana Sanjosé, que sigue sin ver claros los criterios cambiantes del consejero y su equipo a la hora de decidir estas cosas…

A ver, que estamos en la quincena fantástica de las cajas de ahorro, que tras el respaldo de la Audiencia a la idea del juez de abrir juicio por lo de la hipoteca del Torreón de Lozoya han seguido las noticias que generaba IU tratando de llamar la atención sobre otras decisiones del mismo consejo que los jueces ya decidieron no estudiar y las del fiscal, que dice que no piensa acusar de nada a esos señores porque no ve delito.

Pues fíjese como están las cosas: habrá juicio del caso Torreón si la Fundación Caja Segovia, que tiene entre sus miembros a una de las que se sentarían en el banquillo, Elena García Gil, decide presentar acusaciones… No se retire del aparato, que en un mes salimos de dudas.

Y es que los tribunales son un mundo. Fíjese que Atilano Soto se ha librado de sentarse en el banquillo del asunto de la salida de Bankia a bolsa… ¡Qué no veremos! (Decía mi abuela).

Mire, este asunto me cansa. Casi me voy de exposiciones, que está la cosas que hierve. Si no los era suficientemente, el Museo Esteba Vicente se segovianiza un poco más, o si lo prefiere, se ‘desamericaniza’ (perdone el palabro) reduciendo el papel preminente que hasta ahora tenían los patronos del otro lado del charco cuyo grifo, otrora caudaloso, ya solo gotea… y gracias.

Si quiere seguimos por la nueva muestra en la Casa de la Moneda, “Reflejos de la Memoria. Segovia en medallas”, ¡caramba, la primera muestra numismática en la sede del Real Ingenio desde que se recuperó el edificio! me parece a mi que algo más adecuada al marco que la anterior, Hommoconsumptor, que el Ayuntamiento dice que han visitado 4.200 personas, pese a los ridículos números de visitas que proporciona la misma fuente cuando cuenta las visitas de turistas a la Fábrica, que sigue muy lejos del pomposo título de “cuarto monumento de Segovia” que quizá alguien pensó que lograría con sólo abrir sus puertas. ¡A trabajar!

En Aguilafuente el protagonista es el Sinodal que concede a Segovia la propiedad del primer documento impreso en España. Bueno, lo que hay allí es una copia, que el original, como contaba Luis Besa, está bien guardado en la Catedral, no sea que se estropee, dicen el responsable del asunto, Miguel Ángel Barbado. Hace bien. Yo tuve quince años el plástico que venía de fábrica para proteger la tapicería original del coche. No sé de que se reía el de la grúa cuando se lo llevó para el desguace.

Ya que ando por la provincia… En Torrecaballeros sigue la bronca continuada que el alcalde, Rubén García no rehúye, ni con la oposición, ni con los de su grupo, que la que hasta ahora era su teniente de alcalde, Emma García se ha marchado tras verse despojada de sus principales delegaciones que el regidor quiere dar a su “socio” independiente.

Y en Sanchonuño, la pelea tiene como pretexto si habrá toros o no en las fiestas, derivando la cosa al enconamiento total entre el Gobierno de Carlos Fuentes (PP) y la oposición socialista que encabeza Héctor Pascual, al que el grupo gobernante llama en las notas oficiales que manda a la prensa por sus siglas y habla con soltura del “concejal H.P.”. Todo clase y discusión sosegada, ya lo ve.

¡Anda! Se me acaba el espacio y no le he hablado del nuevo éxito de Titirimundi, aunque no me preocupa mucho, que supongo que esta semana veremos algún titular amenazando con la fuga del certamen si no hay más “compromiso” de los que lo pagan; ni de que la gallina sigue poniendo huevos, que habrá 178 terrazas de bar abiertas este año en la capital, y ni siquiera de la nueva urbanización residencial para vencejos que se ha creado en la rehabilitada fachada del teatro Juan Bravo que mire, me gustaría cuestionar, pero como está de moda hacer agujeros para los bichos en todos los monumentos que se rehabilitan, pues esta me la envaino y a disfrutar de su grácil vuelo. ¿No?

Hombre, vuelo, vuelo, el de este digital, que sigue batiendo récords de audiencia… De esta me suben lo que me pagan por cada entrada, ya verá.

 

Autor: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Compartir en

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *