web analytics

Si los pájaros pueden volar detrás del arco iris…

Mire, cansado como estoy de ir a mirar mi primitiva semanal y encontrarme semana tras semana que no doy una y le ha tocado a no sé quién de un pueblo de Cuenca o a otro de la Alpujarra, leche, que un paisano, un tío majo, uno de Segovia, agarre 263.000 euros a la quiniela, le devuelve a uno la alegría. Si, sigo igual de pobre pero si le toca a uno de San José, el próximo puedo ser yo… Con qué poco me conformo, dirá usted. Pues no es tan poco, que me gusta ver que los sueños y anhelos a veces se cumplen.

José Luis Vázquez.

Por ejemplo, todo el mundo sospecha desde hace tiempo que a José Luis Vázquez, el alcalde de la San Ildefonso, lo que más le gusta en este mundo es seguir los pasos de su buen amigo, el parlamentario, Félix Montes. Que Félix es alcalde, José Luis se hace alcalde; que Montes es senador, José Luis… lo intenta. De momento está en la lista de cinco socialistas de la región que pueden entrar en la Cámara Alta por la vía digital (a dedo) como senador autonómico para ocupar el hueco que deja el asalariado fijo de la empresa PSOE, Óscar López, más atareado ahora dirigiendo Paradores, que todo el mundo sabe que es un trabajo terrible que nadie quiere.

Cristina Danes.

Leche, que me pierdo. Vázquez puede ser senador por esa vía, lo que supondría el hito histórico de que dos granjeños, a la vez, fueran senadores y aunque esta vez no sonara —esto se “digitaliza” en Madrid— pues mire, parece un salvoconducto bueno para asegurarse ir en las listas de las próximas generales. Hombre, un mérito sí tiene este hombre que parece conocer a todo el mundo y como muestra un botón, que esta semana tomaba posesión la nueva presidenta de la Confederación Hidrográfica del Duero, Cristina Danes y entre los primeros alcaldes a los que recibió… ¡Tachan! José Luis Vázquez, para gran rabia de tantos regidores que llevan años queriendo conocer aquel despacho del organismo —más rancio que un ministerio de los 50— regulador de las aguas.

Me he quedado enganchado con los socialistas, que en Carbonero el Mayor andan un poco liados. Resulta que la presión del PSOE provincial hacia el concejal popular enredado en una presunta agresión a una Guardia Civil ha dejado a los del PSOE de la localidad descolocados por la presión del pueblo, claramente inclinado a la solidaridad con Juan Muñoz —así se llama el edil— tanto que han tenido que desmarcarse de sus “jefes” de partido para salvar la cara ante sus conciudadanos. Un lío. A ver las explicaciones en el próximo pleno. Se lo contarán aquí.

Pleno de la Diputación provincial.

Vamos cambiando en gradación sosegada. PP y PSOE han votado juntos para aprobar el primer reglamento orgánico de la historia de la Diputación que tiene como punto destacado que para formar grupo propio —y disponer de sus auxiliares y sueldos— los partidos deberán tener al menos tres diputados. Han montado en cólera Centrados, C’s y Podemos, lo que hace pensar que ninguna de las tres formaciones confía mucho en sus posibilidades de lograr tres representantes en las próximas elecciones y temen verse integrados en un grupo mixto, con lo incómodo que es eso ¿No?

¿Ve? Y ya llego al PP en solitario, que en el Ayuntamiento ya ha decidido descargar todos los cañones y ya piden abiertamente la dimisión de la alcaldesa, Clara Luquero, por no explicar los gastos “desmesurados” —hombre, gordos y difíciles de justificar si son— que se hicieron cuando el Cat se puso en marcha, hace once años. A las redacciones, por cierto, han llegado, en correo anónimo, los listados de aquellos gastos firmados por Pedro Arahuetes —hombre, eran las primeras piedras de sus pirámides particulares— dando la opción de verlos así, en fila… ¡Qué coincidencias, chico!

Concejales del Grupo popular del Ayuntamiento de Segovia.

Por cierto, que la portavoz popular, Raquel Fernández, ofrecía la última rueda de prensa por este asunto sólo unas horas antes de dar a luz a su primer vástago, de nombre Lucas, por el que expresamos nuestra enhorabuena y ofrecemos nuestras albricias. Veremos si lo presenta en sociedad en el próximo pleno, este viernes, o el grupo popular comparece con sólo siete de sus miembros.

Ya que estamos en el capítulo de festejos, pues lo primero la patrona, que han vuelto a pasear a la virgen de la Fuencisla, esta vez de la Catedral al santuario. ¡Chico, lo que viaja la imagen! y lo que lo celebran los segovianos, a miles junto a las autoridades civiles y militares… No, no espere que me meta con la comitiva de políticos formados frente a la imagen, que pierdo votos. Ya se sabe que París bien vale una misa.

Inauguración del Hay Festival 2018.

Más pagano es lo del Hay Festival. Recuento oficial: “16.000 espectadores, un 20 por ciento más que el año pasado”, un dato que aporta el propio festival con la misma rigurosidad y transparencia que su presupuesto. Pues nada, cuenta redonda y sin discrepancias. A por la próxima edición.

Y además, ya sabemos que se puede hacer alguna de esas sesudas conversaciones, aunque sea a todo volumen, a los pies del Acueducto, que dicen los informes que ha adelantado el Ayuntamiento que los saraos y sus decibelios a los pies del monumento no dañan la estructura para nada. Hombre, las mediciones se hicieron durante el sosito espectáculo de este verano de Diana Navarro, que no iba precisamente cargado de decibelios…

¡Anda! El concierto que se celebró un rato después de que el concejal, Alfonso Reguera, ofreciera unas hostias a un policía, que esas palabras sí resonaron con vibrato y reverberación. Por cierto, exconcejal y policía estuvieron esta semana ante el juez contándole un buen rato aquel episodio, el paso previo al juicio oral. También se lo contarán aquí.

Concierto de Diana Navarro.

Protegido el patrimonio material, hoy rompo una lanza por el patrimonio inmaterial, capítulo en el que, sin ninguna duda, encuadro el picho de oreja del bar Correos —delicia de pabellón auditivo servida en cubo tras elaborada preparación a partir de receta secreta— cuyos dueños, Alberto y Mercedes, han decidido dejar el trabajo en aquel bar para descansar tras décadas tras la barra. Anuncian que habrá nuevo propietario y que con el traspaso le entregarán la receta pero mire… se me queda la mosca ahí detrás. Exijo que Claudia de Santos haga seguimiento estricto y prioritario de este asunto.

Aparcamientos en línea, batería y oblicuo en la plaza de San Sebastián.

A ver si puede ser que sea un poco mayor que el que se hace sobre ciertos aparcamientos en puntos de la ciudad como el ejemplo que traemos hoy de la plaza de San Sebastián que nos envía un amable lector que compara la bella Segovia con la peruana Jauja en plena primavera. Ahí queda.

Hala. Fin de otro paseo más allá del arco iris.

Autor: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Compartir en

1 Comentario

  1. Lo de la plaza de San Sebastían, como ya se comento en su día en este digital, se soluciona con una señal de aparcamiento en línea. O se seguirán subiendo, o invadiendo con el morro, a la acera y obstaculizando el paso de la rotonda del jardín.
    La mano de la ORA es infinita y cuanto más perras al cajón… mejor para la empresa, el ayuntamiento y los pagos del capítulo de sueldos 😉

    Editar respuesta

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *