web analytics

Uno en declive, otro mareado y mucho fuego

Personalmente me gusta como ha quedado la plaza de Fernán González, ya sabe, esa que ha pintado el colectivo Boa Mistura en pleno San Millán llenando de colores una pirámide que era gris y en la que tantos niños (y mayorcitos) han jugado desde los años 70 pero hombre, no exageremos que si hago caso a la campaña del Ayuntamiento tendría que pensar que hemos entrado en el top de la modernidad en el Urbanismo y mire… esto ya lo hacían en municipios como Coslada, Alcorcón o Badalona (por citar ciudades) pues por ahí, por los 70 u 80. No forcemos, no forcemos.

Y digo yo. Siendo eso zona Peahis, el plan que prohíbe —bueno, prohibirá si algún día lo acaban— cualquier cosa que apunte a modernidad ¿Se puede hacer ese tipo de intervención en ese punto? Lo digo porque desde la plaza (más si te subes a la pirámide) se ve la Catedral, el casco antiguo y hasta la muralla y lo mismo el contraste de los colorines y la piedra vieja… Ya sabe que en esta ciudad se usa mucho el papel de fumar a la hora de miccionar.

Dos niños participan en una actividad de la Luna Llena en la plaza mayor.

Bueno, ha sido la noche de la Luna Llena que es ese día en el que se saca a la calle todo lo que tengan que enseñar los habituales colaboradores de Cultura (el grupo es reducido y cerrado y de hecho eché de menos un concierto de Cuco y Luisa para completar) y los segovianos y sus niños pasean por la calle Real hasta las dos de la madrugada en vez de recogerse a las once.

Hombre, ya que estoy aquí. He visto las imágenes de tres ruedas de prensa protagonizadas por la alcaldesa con solo unas horas de diferencia. En la de presentación de la Luna Llena esa que le decía, Luquero estaba en su medio, dominando la escena, vendiendo el producto con soltura. Las otras dos iban del asunto del relevo del interventor (donde Centrados pide la cabeza de Marisa Delgado) y del acuerdo del caso Torreón (aquí es IU el que reclama dimisión de Andrés Torquemada) y ahí había titubeos, contradicciones y miradas en busca del auxilio de sus colaboradores… Y Alfonso Reguera con el brazo en cabestrillo y sin siquiera poder tocar el piano.

Comparecencia de Javier Reguera para dar cuenta a la prensa del acuerdo del Torreón.

De aquellas comparecencias me quedaron claras dos cosas: que a la oposición no se le informó de la “trascendencia” que dice la regidora que tiene el asunto del interventor porque el Gobierno “pensaba que tres grupos se abstendrían” y por tanto ganarían la votación y entonces pa qué, y que si la alcaldesa levanta el teléfono y pregunta al presidente de la Fundación Caja Segovia (otro Reguera. Este, Javier) por el acuerdo del Torreón “seguro que me lo cuenta todo”. (A ella, no a la Corporación).

Puesto de mando del incendio de Navalilla.

A otra cosa, que la zona de Navalilla, en mitad de la provincia, ha vuelto a arder por segunda vez en tres semanas y pese al trabajo intenso de los efectivos —me encanta la palabra— solo la lluvia y la bajada de las temperaturas acabaron con las llamas. ¿Cómo era eso que tenía que decirle a la Junta? Ah, si: Los fuegos se apagan en invierno, limpiando montes y bosques. En el episodio se han dado situaciones chuscas, como la evacuación de los residentes en Cobos de Fuentidueña durante menos de dos horas que me dicen que podría haberse evitado y que fue fruto de algunas decisiones apresuradas con la intervención de políticos demasiado nerviosos, pero no sé, que en los comunicados oficiales todo parece perfecto…

Francisco Vázquez y Magdalena Rodríguez presentan el plan.

Con estos sobresaltos ya me dirá usted cómo se va a poner en marcha el Plan Turístico de la Diputación que dice que hay que promocionar la naturaleza, el deporte y el slow. Meter la palabra en inglés —este periódico picó también— es una pedantería insufrible que supongo que habrá incrementado la factura presentada por los redactores que además se ve que se han roto la cabeza a la hora de buscar las alternativas turísticas de esta provincia descubriendo productos que en los que nadie había caído. Unos monstruos.

Hombre, puestos a bobadas de nuestros tiempos con el inglés pues voy y le doy cuenta de que el Open Future, donde se practica el crowdworking y echan a volar los start ups —pero coña, que modernos somos en Segovia— ha dado como resultado en este curso la puesta en marcha de varias empresas. Perdone el arranque en defensa del castellano, quizá me hago viejo.

Gordo, al fondo, se dirige a los miembros de su partido durante el “congresillo”.

Será por eso que no me sorprendo mucho cuando veo el declive de los políticos, lento pero firme en el caso de Juan Luis Gordo al que el partido le ha quitado lo que le podía quitar, la silla de la Comisión Permanente y se queda en la Mesa del Congreso, pero porque no le pueden echar. Sánchez pasando factura. De todos modos, no se apure, que al final sobreviven… Mire Óscar López, que sigue siendo senador autonómico por Castilla y León pese a haberse alejado de Sánchez cuando este entró en desgracia y de necesitar poner en marcha el navegador del coche para acordarse del camino para regresar a Castilla y León.

Estado en el que quedó el coche tras el choque.

No creo que le llegue la factura del coche equipado con radar que destrozó el Guardia Civil de Tráfico que se mareó y chocó con la mediana de la carretera mientras trabajaba. No soy perito pero según quedó el coche creo que ha tenido suerte de que no le pillara el radar justo antes del choque. No sé, así a ojo… Ah, el uniformado está bien, me dicen.

Bueno, le dejo que en este rato seguro que me han entrado varios correos nuevos de la Alcaldía recordándome que Bankia ha pagado la pintura en San Millán (8 veces lo dijo Luquero en la última rueda de prensa); de Ciudadanos hablándome de la participación ciudadana, que es un invento nuevo del que nadie hablaba hasta que llegaron los naranjas; o de los socialistas repitiendo que quieren el centro de salud de Nueva Segovia porque esto ya no puede aguantarse más, hombre.

Como me atasquen la computadora me compran otra, se lo advierto.

Autor: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Compartir en

3 Comments

  1. Sembrao señor Verdugo. El coche estrellado contra una valla para nota y lo de Corporación municipal segoviana empieza a ser de risa. Será verdad que los años en el poder pasan factura. De la otra Corporación, o ‘Corporatión’, la provincial, qué decir, que eso sí son muchos años. Las ideas pocas ya…

    Responder
  2. Se podían haber gastado unos euros en remozar las casetas de préstamo de libros y juegos… ejemplo la existente en los Jardinillos.estan de pena….

    Responder
  3. Menos pintura de colorines y más árboles y césped… A que el Ayuntamiento de la Participación no ha preguntado a los vecinos de San Millán qué han querido ellos.

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *