web analytics

Historias animadas de ayer y hoy

Un grupo de personas se refugia de la nieve bajo los soportales de la plaza Mayor.

Ya estaba cansado de esa media sonrisa de mis nietos cada vez que me arrancaba y les soltaba eso de “antes si que nevaba en Segovia. ¡Nos quedábamos bloqueados en las casas” que no se creían claro. Ahora les tengo abobados mirando por la ventana mientras celebran cada vez que pasa una máquina del Ayuntamiento tratando, sin mucho éxito si la nieve arrecia, de limpiar la cosa. Y eso que esta vez si, hay el doble de máquinas y el trabajo se ve más organizado. También lo han hecho el resto de las administraciones y los de la autopista de peaje… Bueno, esos no, que ir por esa autopista de pago sin víveres comienza a ser temerario.

Varios autobuses parados en la zona de la rotonda “del pastor”.

Eso si, cuando la cosa se pone mala no valen máquinas y Segovia tuvo su particular caos a eso de las 19.30 horas cuando sólo el ayuntamiento se decidió a prohibir andar sin cadenas y mantuvo parados a más de una docena de autobuses en distintos puntos de la ciudad aunque el Consistorio matizaba en redes sociales que nunca suspendió el servicio mientras los usuarios relataban su experiencia de largas e infructuosas esperas en la parada…

Más de nieve, esta de la caída en Reyes, cuando la subdelegada del Gobierno, Pilar Sanz, pernoctaba en Cabezuela de donde no pudo salir, bloqueada por la nieve, en toda la noche de la gran crisis y apareció en Segovia a la hora del desayuno. Ya sabe en casa del herrero… Más listo anduvo el delegado territorial de la Junta, Javier López Escobar, que este lunes escapó de la ratonera de la AP-6 y sus ramales por los pelos. Pero escapó.

Bueno, pues aclarado que en invierno hace frío y nieva, le anuncio que tanta nieve, tanta sal y tanta máquina raspona van a dejar un bonito panorama de bordillos rotos, baches y agujeros por toda la ciudad que me hacen sospechar a qué se va a dedicar buena parte del presupuesto, 250.000 euros, del plan de asfaltado de este año.

Los concejales de la capital se preparan para abandonar el salón de plenos tras acabar la sesión.

Eso ya sonará cuando acaben las “negociaciones” del equipo de Gobierno socialista con el resto de los grupos que así, en general, dicen que nadie les ha llamado aún mientras en el pleno ordinario, a falta de asuntos de calado, los concejales se enzarzaron en asuntos de política nacional que, hombre, ofrecen debates que no son lo más brillante que uno puede escuchar. ¡Venga! Otra vez en plan abuelito pero, anda que aquellos políticos de antes si que tenían dicción y oratoria y de aquí han salido varios ministros, vicepresidentes y consejeros.

Bueno, y algunos imputados, que todo hay que decirlo aunque nos duela. Por cierto, que Atilano Soto, acusado en el caso de las prejubilaciones de la Caja, ha dado una vuelta de tuerca a su relación con el PP. Como sabe, el partido le suspendió de militancia hasta que se resuelva el juicio y Soto ha respondido pidiendo la baja definitiva del partido que tantos cargos le dio. No se vieron lágrimas en la sede de Escultor Marinas.

El ministro y la alcaldesa charlan en presencia de la delegada y la subdelegada del Gobierno.

En esa época que le decía estábamos acostumbrados a las visitas de los ministros con su zurrón lleno de dádivas para la provincia pero se nos había pasado en los últimos años hasta que el otro día vino el titular de Fomento, Íñigo de la Serna con sus “licitaciones de asistencia técnica para la redacción del proyecto” —si, es lo que piensa. Habla de iniciar de cero actuaciones que no verá acabadas en varios años— y la SG-20 desdoblada a año y medio vista (y veinte años después de hacerse) que, chico, le ilusionan a uno.

El hombre remó para casa achacando en exclusiva los proyectos que contaba —Teatro Cervantes o variante de San Rafael—a la labor de los miembros de su partido y claro, la alcaldesa, Clara Luquero se enfadó. Cierto, la regidora se puso a discutir con el ministro a dos metros de los periodistas para que se viera su protesta y como aquel grupo de cargos públicos, todos del PP, hacían piña alrededor del ministro, que aseguraba que creía que la regidora “le comería a besos por el anuncio” en vez de quejarse tanto mientras la diputada, Beatriz Escudero, colocaba la guinda diciéndole a la socialista que “es que somos el PP que es el que gobierna y lo tenemos que vender”. Muy gráfico todo.

A ver, quiero ser comprensivo que en el PP han tocado la corneta y el personal se ha puesto en modo campaña para las municipales y autonómicas y el mandamás nacional pero natural de la región, Maillo, anda anunciando que habrá candidatos este verano. Fíjese en el grupo municipal en la capital que parece despertar y pasar a primera línea… Esto va a ser largo.

Una casa de la Urbanización Quinta Real en medio de fincas yermas.

Viejo debe sonar ya lo de Segovia 21, por lo que en la Diputación han decidido cambiar el nombre a aquello por el más agradable al oído “Urbanización Quinta Real” en la que el despacho de abogados de Verae dejará de ser administrador, que al parecer no saben vender fincas y casas. Se busca comercial, tome nota que debe estar bien pagado.

Una imagen de archivo de la Catedral entre los árboles de la plaza Mayor.

Una de monumentos que estoy yo muy contento por la deriva que los responsables de la Catedral han tomado para la “explotación” y difusión de la Seo y sus riquezas de todo tipo, aumentando a ojos vista las visitas. Menos me gusta que se utilice el Acueducto para peligrosos paseos como el que dio por su parte más elevada un hombre el pasado jueves. La cosa era tan impresionante que he llegado a oír en un medio local como alguien comentaba que la parte más alta del monumento está a 50 metros del suelo. Bah, serían los nervios del directo que en los libros pone que son 28.

Fin de trayecto, esta vez en Vellosillo donde casi no queda nadie pero que los que tienen allí sus raíces quieren recuperar la población de hace 70 años a través del proyecto “Vellosillo Dreams”. Bueno, al menos algunos no se quedan quietos ante la despoblación.

¡Chico! Antes si éramos gente en los pueblos. ¡Y nevaba!

Autor: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Compartir en

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *