web analytics

Hierbas arrancadas, árboles indoloros y enanos de seta

Escocia seguirá siendo parte del Reino Unido y yo, que soy un tipo que cree comprender que el personal pueda sentir su patria como le de la gana, pues resulta que voy y me pongo tan contento. Será que estoy un poco cansado de las bravuconadas de nuestros separatistas propios y mi cerebro se conforma con creer que este resultado es un varapalo para ellos… ¡Soy un simplón!

Pero es que mire, el otro día, cuando los políticos del “no” abrieron la caja de abalorios para ganar adeptos, una de las grandes ofertas era ¡transferir las competencias de Sanidad! Y me lo dicen a mi, que vivo en un país con 17 sanidades.

Bueno, eso es alta política y me pierdo enseguida. Me muevo mejor en mi entorno, que el personal me es más familiar y la sonrisa es más fácil. Porque no me diga que no es para reír la tragicomedia montada por el popular Sanz Vitorio y el socialista Gordo, empeñados en explicarnos su juego de “a ver quién está más comprometido” en lo de la variante de San Rafael. Desde 2005 —ha dado tiempo a que los partidos de ambos gobernaran— están los dos con la cantinela y además de ¡y tu más!… ni un paso tangible. ¡Qué simpáticos muchachuelos!

Mire. Las cosas o se hacen o no se hacen y para eso, no hay nada como la Guardia Civil. ¿Qué hay que poner Cuéllar patas arriba, da igual si para detener a pequeños camellos que a redes peligrosísimas? Pues se pone. Otra cosa es como te lo cuentan, que los responsables de la subdelegación son poco sensibles a las necesidades de información suficiente (y con ello para el ciudadano). Y no digo más, que ya lo he dicho muchas veces.

Hombre, hablando de las notas de prensa. Me he dado un susto bueno cuando pasaba por la redacción, que en el correo había una convocatoria que daba cuenta de la agenda para hoy del alcalde… ¡Arahuetes! ¡Chico! Se oían los latidos acelerados (131 por minuto, de media) del personal. Al final era un error. Cosas de plantillas confundidas.

El mismo origen tenía una nota reconociendo que un árbol, un pruno de cinco metros, se había caído en medio de la calle Vicente Aleixandre, de la que no me resisto a extractar su última frase: “Es algo asumible con este arbolado que no alcanza un porte elevado, por eso se eligió esta especie (Prunus pisardii) porque no tiene problemas de riesgo en viario”.

Pues ya lo sabe. Un pruno, si se te cae encima, duele poco. ¿O pensaba que los árboles se plantan a lo loco? No hombre, está todo pensado.

La especie es muy del agrado de los gobernantes de la ciudad, que lo usa también para tirar de la tradición japonesa que obligará a visitar la ciudad a los hijos y nietos de las estudiantes niponas que han plantado más (estos en su modalidad de cerezo japonés) en el jardín Miguel Delibes. Ya ve. A árbol caído, cinco levantados.

Los que ya se tienen que ir poniendo en pie son los que aspiren a ocupar sillones municipales o regionales después de mayo. Lo único que sabemos es que la alcaldesa Luquero quiere seguir ahí, que es algo que viene muy bien en el PSOE local, que en este nivel se salta las primarias…

El resto de los partidos, pues trabajando en casa. O en Segovia, o en Pedraza, como ha hecho la cúpula del PP (léase Clemente, Vázquez, De Vicente y hasta Postigo preguntando por su futuro…). En breve, más titulares, aunque algo me dice que las novedades van a ser pocas, hasta en las formaciones de las que se esperan sorpresas.

Por cierto ¿No se había retirado de la política para no volver el cuellarano Octavio Cantalejo? Pues no. Resulta que ahora volverá a la Junta, ocupando la silla de Óscar López, para unos pocos meses, en los que comprenderá que no le dará mucho tiempo a desarrollar acciones políticas de calado (ni se lo van a pedir en su grupo, me temo) y apenas se le verá más que en los días de pleno levantando la mano… Por la cuenta de la vieja calculo unos 1.600 euros al mes. Más o menos.

¿Y por qué me acuerdo ahora de esos futbolistas que cierran su carrera en Japón, Baréin o Estados Unidos con la única finalidad de ganar unos durillos extra para la jubilación y trabajar lo justo? Será la edad, que se me va la cabeza a otro sitio en plena conversación…

¡Ah, si! Es que estaba pensando en viajes a cuenta del espacio para caravanas que ha creado el Ayuntamiento. Si usted ha disfrutado de estos vehículos sabrá que tener seguridad sobre dónde encontrar un lugar donde llenar depósitos de agua y vaciar los de las aguas puede decidir itinerarios y destinos. Bien pensado. Estos, como las japonesas, volverán.

Ya se me vuelve a ir la cabeza. ¿Se imagina? Usted y yo en una auto caravana plateada, grande, devorando la carretera y conduciendo siempre en dirección al sol… Pues acabamos en Aveiro o por ahí. Mire, mejor nos quedamos en Valtiendas, que están celebrando la vendimia. ¡Y está Cuca!

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *