web analytics

Golpistas y objetividad histórica

Reverte la vuelve a liar. Foto ABC.

¿Se puede ser ecuánime al rememorar la Guerra Civil o debes optar por uno de los dos bandos? Por pensar que se puede ser ecuánime, al académico, tuitero y azote del feminismo, amén de excelente novelista, Arturo Pérez Reverte, lo están machando por la izquierda. Es ya un fascista irredento. Un paria amoral… Muy mala persona.

Todo lo cual en medio de la previsible resaca de mal rollo que levanta el proyecto de una nueva (otra) ley de Memoria Histórica. ¿Era de Vox la cabalgata de coches que cruzaba la ciudad, movilizada por Es-pa-ña y contra la mencionada ley, los confinamientos y la “persecución” de la hostelería patria? Vete a saber. Este es un país de chalados en el que la fiesta nacional divide más que une y donde la gente gusta de envolverse en banderas -bi, tri o monocolor- en ausencia de razones.

El hecho cierto es que el 18 de julio de 1936 asistimos a un golpe de Estado perpetrado por buena parte del ejército español. Armadas (de aquella manera) por el Gobierno de Manuel Azaña, las milicias de izquierda -básicamente PSOE y Anarco-comunistas- sindicatos y partidos nacionalistas, unidos a las pocas fuerzas militares aún operativas, pararon el golpe en la calle y allá donde tenían más presencia y fuerza. En esencia pues, la Guerra Civil responde a un cuartelazo contra un gobierno legalmente constituido.

Este es el relato hoy imperante y de él parece desprenderse que todo aquel que no defiende la República es un golpista, un adalid de la validez de la fuerza contra la democracia. Y esto no funciona así.

Es el problema de simplificar realidades complejas acudiendo al “resumen”. Yo lo llamo el piomoaismo, en honor al “historiador” Pío Moa, que sostiene, lo mismo pero en sentido contrario, que la culpa de todo es de la izquierda que amparó el golpe de Estado contra el gobierno legalmente constituido de la CEDA en 1934. Razona Moa, comprando el relato de la historiografía fanquista, que si cómo demócratas no podemos estar con aquellos militares golpistas, ¿con la izquierda golpista del 34 sí?… El 18J fue un antigolpe que se legitima en las ínfulas golpistas de las izquierdas.

Es un desatino contra el que conviene andar prevenido, pero que da idea de lo corto que se queda el “relato imperante”, de juzgar la Guerra Civil como un conflicto jurídico entre golpistas y defensores de la legitimidad. Hay que ir mucho más al fondo del asunto.

Un T26 republicano en los bosques de Valsaín.

Legalidad no es lo mismo que moralidad. Hay que considerar las circunstancias de la gente que protagonizó aquellos dos golpes contra la República, el del 34 y el del 36. Entender que su alineación en uno u otro bando trasciende lo jurídico. Un ejemplo, hoy en día a nadie le importa si la razón jurídica estaba del lado de los carlistas o de los isabelinos. Nos da igual si Hitler fue un político legitimo en términos legales. Nos interesa poner de relieve las injusticias morales -más que las jurídicas-, las masacres y carnicerías, ahondar en sus causas y comprender los dinamismos detonantes de la barbarie y cómo frenarlos.

Y para comprender las causas forzoso resulta aquilatarlas por un mismo rasero. De modo que la cuestión es que no solo se puede ser ecuánime ante la historia, sino que se debe.  Eso sí es una exigencia moral: limpiar la historia de los prejuicios morales. Que Stalin no nos caiga bien no nos exime del deber de comprender qué pasó en su cabeza y en su tiempo lo más exhaustivamente que podamos. Si reducimos la historia a un juicio moral a toro pasado de nada nos ha de servir lo aprendido. Lo importante es saber cómo se llegó a dónde se llegó.

Y en mi opinión es que en 1936 la democracia se la traía al pairo a la mayoría de los europeos. Fuera de cuatro liberales, los más de ellos conservadores, lo consideraban un sistema fallido, una pantalla por pasar. Europa se polarizó y así fue como los europeos aprendimos a un precio salvaje que la más flojucha democracia, en tanto que respeto al otro, es mil veces mejor que el más suave totalitarismo.

De manera que poco demócrata es tildar de fascista a un señor que en ejercicio de su libertad creativa  (que esta es otra) gusta de escoger a sus personajes buenos o malos en esto u otro bando. Por definición, la democracia es sacralizar la disensión, el derecho a opinar en sentido contrario. Naturalmente, siempre que pienses que la democracia es un valor en sí mismo. Si por el contrario crees que la democracia es únicamente un instrumento para cambiar la sociedad a tu gusto, entonces, amigo, te has quedado en el 36. Igual ese es el problema.

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

6 Comments

  1. Comentas…que para algunos “la democracia es únicamente un instrumento para cambiar la sociedad a tu gusto”. Estoy de acuerdo contigo. Puede ser que en estos momentos se estén traspasando ciertos límites como ocurrió en el 34 y 36. Hasta hace dos años era impensable que esto pudiera suceder. Que se preparen los “Pérez Reverte” a padecer su “exilio interior”

    Post a Reply
  2. Algunos, críticos y comentaristas al crítico, no “traspasan ciertos límites” (qué mieditooo) puede que se hayan quedado en el “34 y 36”.

    Post a Reply
  3. Paradójicamente en la fina línea que separa la mentira de la verdad, se da todo un universo de semimentiras y semiverdades, campo abonado para la manipulación histórica y la crónica política de su fariseísmo (como podemos comprobar en estos días).Como resultado de ello pienso que se produce un principio argumental que dice: “Las mentiras en torno a un tema de controversia aumenta de forma directa y exponencial según aumente la vigencia de la disputa”.

    Post a Reply
  4. Parece evidente que caminamos hacia el mismo camino de 1936, supongo que porque ya no queda nadie que nos ilustre de las barbarie de ambos bandos, del hambre, de los muertos y la penuria posterior. Nietos progres y pijos que hoy viven de maravilla desean acabar con la Democracia del 78 para instaurar Dictaduras de ideologías trasnochadas (de ambos bandos). Nos lo tenemos que hacer mirar,todos. Estamos locos, supongo. España parece estar condenada a tener una Guerra Civil en cada Siglo y ésto viene sucediendo desde el XVIII. En manos de cada uno está romper esa estúpida tradición que no conduce a nada. Y de los idiotas a los que votamos.

    Post a Reply
  5. Guerra Civil de hace 80 años, y “realitichous” por la tele-basura. Distracción favorita de millones de “intelectuales”.
    Así nos va, y así nos va a ir.
    Chavezvivelaluchasigue.

    Post a Reply
  6. Ni todo es blanco ni todo negro. Las gamas de grises son infinitas.

    Ni unos eran buenos, ni otros malos. Ahora bien lo que si tengo muy claro es; El 99% de los que vivieron, sufrieron y murieron en la guerra, eran bellísimas personas que por estar en un lugar u otro. Les toco sufrir y mucho.

    Educado por unos muy buenos padres, “Que jamas hablaron de la guerra”. Y que decidieron perdonarse. Se dedicaron única y exclusivamente a darnos todo lo poco que tenían. Y fueron felices hasta el ultimo dia y juntos. Sabiendo que sus hijos eran buena gente.

    No crean ustedes que la guerra la vivieron igual. Bueno si bastante igual la vivieron. tres , tios de mi madre asesinados por un bando y un hermano de mi padre asesinado por el otro. Se perdonaron y fueron felices viendo como su país, sus hijos, su gente prosperaba.

    Con que derecho nos dedicamos a destrozarnos, a sacar a pasear la mierda del pasado.

    Siempre hubo buena y mala gente. Individuos que aprovecharon la ocasión para lograr lo que de ningún modo se merecían. Antes, durante y después de la guerra. Pero el 99% eran simplemente buenas personas.

    Ninguna de esas personas, esta representada en estatuas, etc. Me sobran todas las manifestaciones de reconocimiento hacia los que, en uno u otro bando mandaban.

    Estatuas, plazas, calles, etc. Para científicos, doctores, deportistas, incluso para los “CULTOS”, pero los de verdad, no los nuevos bufones apegados al poder.

    Un ejemplo. Lean ustedes “LOS TOPOS”. Creo fue en Mudrian. El Alcalde de izquierdas. “EL DEMONIO”. El Cura de derechas “DIOS”. Bueno pues como ambos eran “BUENA GENTE”, se protegieron ambos durante y después de la guerra.

    Una petición. En todos aquellos lugares en que aparecen los nombres de los muertos caidos y/o asesinados de un bando. MAXIMO RESPETO. En el 99% eran buena gente y murieron. Es muy sencillo. En el mismo lugar, con el mismo tipo y tamaño de letra. El nombre de todos los que murieron y/o fueron asesinados del otro bando. Igualmente en un 99% buenas personas.

    Con que derecho nos permitimos destruir lo que nuestros padres hicieron.

    MAS PLURALISMO, MAS CONVIVENCIA, MAS RESPETO, MAS TOLERANCIA.

    Y ahora, todos juntos, a salir de esta situación que nos ha tocado vivir. Pero que no es ni el 1% de dramática de la que nuestros padres sufrieron.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *