web analytics

Al calor del pleno

En otros tiempos, una de las peores cosas que le podían pasar a un redactor que regresaba de vacaciones era enfrentarse en su primer día a un pleno municipal por lo que tenía de empacho informativo, seriedad de los asuntos tratados, solemnidad del acto… Pero, ya hace demasiado tiempo, las sesiones van ligeras de contenidos, no requieren ninguna etiqueta y se come en casa y a la hora, después de que desde la izquierda se deje claro que en la Junta se fraguó la muerte de Manolete.

Seis dictámenes en total —se supone que son la culminación de los trabajos de las concejalías— para liquidar las cuentas con la entidad local menor de Revenga; despachar algunas alegaciones de empleados municipales descontentos con la RPT; acordar, tras amenaza judicial, mejoras salariales y laborales para los policías locales en prácticas a los que hasta ahora se pagaba 700 euros; aumentar (más) el dinero que se aporta a la Fundación Valsaín; y que la ciudad se adhiera a la Asociación del Progreso para la Dirección (APS) entre las peticiones de la oposición para que los del Gobierno expliquen al ciudadano para qué sirve que Segovia sea miembro de tanta organización, un concepto por el que, en total, se pagan más de 130.000 euros al año. según los cálculos del popular, Marco Saldulli. También se aprobó que San Frutos y San Pedro sean festivos en 2023.

No hacía demasiado calor esa mañana de verano y como iba relajado me dio tiempo a fijarme en las pantallas de los distintos controles de aire acondicionado que hay instalados por el Consistorio donde, por cierto, se ha hecho mucha obra para atacar los sistemas de climatización del edificio. 24 grados ponía en el que está justo delante de las puertas de la Alcaldía y el salón de plenos. La misma cifra estaba en cuatro detectores más en los que me fijé situados en otros lugares y pisos junto al cartelito alusivo al decreto de limitación del uso del aire acondicionado.

A pesar de ello, en el salón de plenos, varias concejalas agitaban con donaire sus abanicos y la alcaldesa, Clara Martín, achacaba al calor el chiste que se le ocurrió sobre la marcha a cuenta de unos gritos de niños juguetones que llegaban desde la calle Escuderos, a la que dan las ventanas del hemiciclo, solapando el discurso del portavoz de Podemos, Guillermo San Juan. “Creo que en la calle no estaban de acuerdo contigo”, soltó entre sus propias risas.

Clara Martín, durante el pleno.

Estaban relajados en ese punto, que llevaban más de cuarto de hora dando vueltas a la necesidad de crear un sistema de beneficios o exención de los costes de la ORA para profesionales, una iniciativa que conocen porque se ha planteado y aprobado en el mismo lugar varias veces en los últimos años sin más consecuencias. Todos los grupos están de acuerdo en el fondo de la cuestión, pero no tienen claro ninguno de los detalles, que quedaron una vez más aplazados al momento en el que se debata la confección del nuevo pliego de la ORA. El texto original del Grupo popular recibió hasta tres enmiendas de otros tantos grupos y el concejal, José Luis Horcajo, tiró por la calle de en medio. “Aceptamos todas las enmiendas”, dijo buscando la unanimidad —la evitó Ángel Galindo optando por la abstención— aunque el texto original y las enmiendas fueran contradictorios o sustitutorios entre sí. Total… Ya sabe que en Segovia se lleva a rajatabla eso de que las mociones son meras declaraciones de intenciones. “Va a ser un popurrí”, seguía alegre la alcaldesa ante la mirada de forzada inexpresividad de la secretaria general que, sin duda, tendrá trabajo para dar forma al acta oficial en este punto.

Y en otros, que también tendrá que reflejar ese mensaje que se arrancó a soltar el podemita, San Juan, quejándose de que la Ley de violencia intrafamiliar en la que piensan en la Junta pueda “disolver la especificidad” de la violencia de género: “Que un niño pegue a sus padres ha existido siempre, y ojalá existiera menos, porque siempre ha habido violencia intrafamiliar, pero son churras o son merinas.…” Nunca sabré cómo acababa la frase. La implacable alcaldesa le quitó la palabra por tiempo cumplido.

Los accidentes en los pasos de peatones han disminuido, recuerda la edil, Raquel Sanz.

La moción era de IU y pedía que la Junta aporte más recursos para la lucha contra la violencia de género y se aprobó por unanimidad, como pasó en la defendida por Ciudadanos buscando la mejora de la seguridad de peatones y conductores en los pasos de cebra en la que el debate pasó varias veces por el carril bici por insistencia del popular, Pablo Pérez. Los grupos de izquierda sacaron adelante la iniciativa del PSOE para exigir a la Junta la creación de un Consorcio de bomberos y Podemos también vio aprobada su iniciativa para “garantizar ayudas sociales más justas” no sin discutir con la responsable del área, Ana Peñalosa en la habitual y particular pelea cada vez más abierta entre ambos grupos por el mismo espacio político.

Además, la de IU vio cómo el PSOE, con Andrés Torquemada a la cabeza, votaba a favor de la propuesta podemita. Un ligero chirrido en un equipo de Gobierno en el que ambos socios han renunciado casi totalmente a contradecirse en público, incluso reduciendo las intervenciones plenarias de los portavoces en asuntos que puedan ser delicados para el otro socio y todos se limitan a sonreír, juntos, en cuantos más actos y fotos institucionales puedan. No parece que lo de Cuéllar, donde las concejalas de IU se han bajado del Gobierno vaya a pasar en Segovia.

Ya en la recta final de la sesión de cinco horas, el concejal popular, Marco Costa, quiso sacar una gota más de sangre a los socialistas a cuenta del doloroso episodio de encontronazo de la alcaldesa y otros concejales del PSOE con los representantes de la asociación vecinal de Madrona, enfrentándolo al trato prioritario recibido por los socialistas en Nueva Segovia, unos días después, donde hasta se homenajeo a Clara Luquero y Torquemada fue pregonero, con algunas coplas incluidas. Costa formuló un ruego para pedir al socialista, “que cante algo más y cante también en Madrona en vez cantar solo en Nueva Segovia”. La ironía encajó mal en aquel auditorio aunque la respuesta de la alcaldesa mantuvo la altura del discurso: “¿Eso es un ruego? ¿Qué nivel, Maribel?”

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

9 Comments

  1. Parece Segovia una de esos pueblos napolitanos del cine neorrealista italiano de los años 50, acostumbrados a ser dirigida por mafiosos, vagos y los caciques de siempre. Una película de esas de Don Pepone y Don Camilo. Todo es corrupción y enchufes. Lo único posible y realmente bueno es emigrar y no mirar atrás. Hace muchos años que dejamos de ser ciudad y es una aldea, en todos los sentidos.

    Post a Reply
  2. No puede ser mejor el resumen del pleno (se echaba de menos un periodista de raza y no es pelotilleo).
    Efectivamente don Fernando ¡Qué nivel Maribel! Y, lo peor, sin visos de cambiar en esta “guerrera y santa” ciudad.
    No hay futuro. Salvo para los pocos que por carné o apellido sigan colocándose en listas para cobrar un sueldo a costa de nuestros impuestos por calentar silla (y la cabeza de funcionarios sin ideas para sacar adelante la ciudad).
    Y,lo que natura non da… ¡Salud y bienvenido! Señor Sanjose

    Post a Reply
  3. Como molan los plenos!!! Parecen un club..club de la comedia digo, con la clarita cual Lina Morgan haciendo chiste de todo, que arte,da igual si los vecinos de madrona están desatendidos..les soltamos el “qué nivel Maribel” y a otra cosa..da igual si no está solucionado el tema de la ORA, se aplaza y listo, que no se diga que nos agobiamos…y así el resto…que risotadas y que prepotencia y desprecio de la alcaldesa por sus vecinos..lo dicho..este ayuntamiento es un club…de la comedia

    Post a Reply
  4. Lo del concejal popular no tiene nombre. Y encima presume de “profesional de la cultura”. Algunos confunden el pleno municipal con la barra de un bar a las tres de la madrugada.

    Post a Reply
  5. Y los del Psoe son Premios Nobel? Y educación tampoco van sobrados.

    Post a Reply
  6. He visto la grabación del pleno y mi opinión es que es bastante peor que cualquier consejo escolar. No merecemos esto los segovianos. Creo que la abstención va a ser protagonista en las próximas elecciones. En las mociones se ha votado al tun tun, y con cachondeo encima, y vamos, la alcaldesa que piense que esto es una situación de oportunidad para ella de demostrar la humildad y la capacidad de trabajo que tiene hacia la ciudad, y no la prepotencia, la chulería y lo bien que posa en las fotos. Por favor, no nos tomen por tontos y ciegos a los ciudadanos.

    Post a Reply
  7. Donde se puede ver??? Para echar unas risas y eso

    Post a Reply
    • Yo creo que el mejor fue el concejal de ciudadanos, David García. Dijo verdades como puños y muy bien dicho

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *