web analytics

Titirimundi: Llámenme palurdo pero…

Seamos claros; montar con dinero público un show de títeres para encontrar en la platea al delegado de la Junta, dos diputados provinciales y la corporación municipal no tiene el menor sentido. Creo que la foto que abre esta columna de opinión lo dice todo.  Es lo más surrealista que concebirse pueda. Bien es verdad que vivimos tiempos surrealistas. De embozo y reciclando besos a codazos.

“La cultura no puede parar”, decía la ministra del ramo en vacua expresión que luego repiten como loros los responsables de la cosa ya del PP, Vox, del Podemos o del PSOE. Han parado los humildes monitores de deportes, las agencias de viajes, hoteles con sus precarizadas Kellys, los autobuses de expediciones (en la cochera desde marzo y pagando créditos), los feriantes, las verbenas (igual o peor), discotecas y bares de copas, los cientos de camareros que atendían a los chinos, los que criaban tostones y lechones para los dichosos chinos, y los que destilaban licores para discotecas y bares de copas, los que les llevaban y traían. Y los que me olvido, que serán aún más. Cientos de miles de puestos de trabajo perdidos en un país cuyo principal sector económico es el insano mogollón. Todos sacrificados en aras de la salud pública. Pero “la cultura“, amigos, la cultura no puede parar. Show must go on.

Luego pasa que la gente coge manía “a la cultura”. En realidad, mantener contra viento y marea programaciones culturales del tipo Titirimundi y demás tiene un único objetivo que todos sabemos: facilitar un balón de oxígeno al sector de las artes escénicas, que ojo, no son solo el titiritero y su señora, son los gestores de la cosa y son los técnicos de sonido, los acomodadores, los que limpian la platea y el humilde dulzainero que toca la gaita en la inaugural… Los que, guste o disguste, en años normales prestigian a ciudades como Segovia que en parte viven de eso, del prestigio. Esto es así.

¿Está mal ese balón de oxígeno? ¿Es un injustificado agravio comparativo?  Ese es otro cantar. En rigor, ante una situación como el covid19, lo suyo -y no es poco en un país que ha perdido una cuarta parte de sus ingresos fiscales- es aplicar un subsidio temporal de “supervivencia” a los sectores más afectados. Hablamos del SMI, y conmutación (que no aplazamiento) de impuestos. Algo que ya parcialmente hace el Gobierno a través de los ERTE, que por cierto, tienen marcado en rojo el 30 de septiembre como fin de esta acongojante cuenta atrás.

Ciertamente, es un vendaje epidérmico para una herida profunda. Pero como todos ustedes saben -y si no lo saben, desconecten por un día Tele 5-  esto no es Dubai, ni Suecia, ni siquiera es Italia. En el ámbito mundial somos los ricos pobres. Los que tienen lo justo para ir al fútbol  -que no está mal- pero se empeñan en ser, además, socios del golf a pesar de ser los más endeudados del green (un billón debemos, que ni sé cómo no pondrán a Pedro Sánchez a servir copas y canapés según le ven venir en estos encuentros de la Comisión Europea).

Sea como sea, yo creo que hay que aplaudir que  las instituciones locales traten de aportar su granito de arena. Lo que me molesta es cómo. Lo que me molesta es la falta de imaginación. El despilfarro y el insoportable clasismo que a veces traspira esta mal entendida Cultura Oficial.

Por ejemplo, toda programación en butaca en tiempos del covid me parece realmente mal planteada. Espectáculos para 38 “elegidos” carecen de sentido, aunque los pases por streaming para el populacho.  Si de lo que se trata es de mantener en la UCI a un sector estratégico hay otras formas. (Y dejo para mejor ocasión debatir cuánto de estratégico son realmente las artes escénicas, que no deben confundirse con “la cultura” en general, en trampa semántica que intentan colarnos los que viven del sector).

Función en las Sirenas. Foto de 2017.

Cierto que en mayo no había forma de saber cómo estaría la epidemia en septiembre, pero creo que ha faltado imaginación para un plan B. Que para eso si hubo tiempo sobrado. A la hora de la verdad todo se limita a salvar la partida con la misma pasta pero con menos espectáculos, menos gente, y por supuesto, poniendo mucho énfasis en que el señor madrileño -el mismo que rentabiliza socialmente la inversión pública- no venga. Más aún, rezando para que no venga.  El mismo esquema de siempre para una situación completamente distinta.

Si de lo que se trataba es echar una mano en tiempos de dolor, no sé qué pinta lo presencial, el pagar entrada… Hagámoslo social y listos… Mejor rodar una serie de vídeos de cada función, bien editados en los incomparables marcos segovianos,  y ofrecerlo gratis et amore vía on line. Al menos sacamos publicidad para otro año.  O centrémoslo en su totalidad en las escuelas y parvularios y residencias de ancianos, que merecido lo tienen. Yo que sé…

Pero si hay algo demoledoramente absurdo es montar una gala de inicio para los barandas de siempre (que malditas las ganas que tendrán de estar ahí). Esto sí que es cutre de toda cutrez. Como sea que la Junta paga, que venga a ver los muñecos el señor consejero, como la que paga es Luquero, nada, que la buena mujer  disfrute en nombre de los segovianos y luego nos cuenta. Esto evidencia un bochornoso servilismo en la organización. No te enteras:  no trabajas para la Junta, trabajas para los que pagamos a la Junta. 

Y no voy a ensañarme en lo que shows como el de ayer denotan de visión vergonzosamente cortesana de la cultura, clasista, imbécil a más no poder y encima empobrecedora. Menos mal que la cultura es muchísimo más que estas artes escénicas porque si no ya tardamos en apuntarnos al bando de los palurdos.

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

17 Comments

  1. La gente haciendo cola en la puerta del edificio del INSS mientras llueve y hace frío para ver si les dan una limosna con la que malvivir, y esta “banda” con asientos de primera una vez más. Nos dejasteis de representar hace mucho tiempo y con estas chulerías os ganáis, más aún si cabe, el desprecio de la clase trabajadora.

    Post a Reply
  2. Llevas toda la razón eres un palurdo. También pagamos todos los ciudadanos la publicidad institucional que tanto os gusta a los medios mediocres. Dinero que entra fácilmente en vuestras arcas sin ningún esfuerzo.

    Post a Reply
    • Y luego los medios “mediocres” permitimos a ciudadanos escondidos tras seudónimos que nos insulten y hasta se lo publicamos para que alguien, por fin, les escuche. Y así vamos.

      Post a Reply
    • Parece que lo del ” Y tú más ” ha arraigado fuerte en todas partes. Este artículo trata de lo que trata y es un gran artículo , muy bien escrito y argumentado. El que haya publicidad institucional no merma ( si acaso lo contrario) la validez y pertinencia del artículo. Si Vd quiere hablar de esa publicidad ( o cualquier otra cosa) abra ese debate que también es muy interesante . Cuando en el debate público para defenderse de una acusación se recurra al ” Y tú más ” o al ” pues anda que tú “para mí es una señal inequívoca de que no hay argumentos, que esa causa no tiene defensa. Pero puedo estar equivocado.

      Post a Reply
  3. Suscribo integramente el articulo. Valiente en estos días de amenazas de cortar los grifos de la publicidad institucional. Con mas periodistas así, tendriamos un mejor país, o al menos el actual gobierno y su banda estarían lejos.

    Post a Reply
  4. No puedo estar mas de acuerdo con Usted, Don Luis.
    Por otra parte, me alegro esta vez de la publicación de la primera foto de politicuchos de pacotilla empoltronados en butaca del Juan Bravo. Es el fiel reflejo de la falta de escrúpulos y de respeto a los ciudadanos, y todo con la excusa del mayor engaño al ciudadano. La “cultura”.
    Una fotografía vomitiva. Y ahí están todos. Sin excepción, ya que si no sales en la foto de la “cultura” no eres nadie. Que ASCO.
    Cuando todos esos politicos aficionados que cobran (y bien), se prestan a esa asquerosidad de foto, solo puede ser por un motivo. Que todos ellos saben con certeza que los ciudadanos somos gilipollas. Y no tengo ninguna duda de que lo somos.
    Pero, ¿que han querido representar esta panda de inutiles?
    ¿Que son muy “responsables” guardando una distancia entre ellos que es el triple de la que tienen los chavales en los colegios e institutos? Los mismos que dos minutos antes han estado alrededor de una mesa a menos de un metro, y que después van a estar “codo con codo” y sin mascarilla tomando el preceptivo “vino español” que se precie.
    Se me vayan a cagar, señores. Y señoras.

    Post a Reply
  5. ¿A alguien no se le cae la cara de vergüenza? Yo me sonrojo símplemente con ver la foto.

    Post a Reply
  6. Mi total apoyo al autor del artículo.

    Post a Reply
  7. Es la fábula del rey desnudo…. lo de los ayatolás culturetas de la ciudad nos terminará saliendo muy caro. Felicidades por el artículo.
    luego las sedes del sepes y los consultorios sin personal o recursos…. en fin

    Post a Reply
  8. Suscribo el artículo y los comentarios, excepto a Fernando
    Vergonzoso.
    Que manera de gobernar, tomando a los ciudadanos por debajo de la normalidad.
    Me estoy empezando a cabrear.

    Post a Reply
  9. ¡Señores, ésta es la foto! Los políticos aislados y separados, gozando de sus privilegios y “La gente” ni está ni se le espera.

    Post a Reply
  10. Es la orquesta del Titanic, todo el mundo pierde su trabajo y pasaremos hambre en nada y estos hartosopas llenando la barriga de canapés y vino y aplaudiendo antes de que se hunda el barco de nuestro país.

    Post a Reply
  11. Y otra cosa, para los responsables del Teatro Juan Bravo.
    Dejen de “tocarsela con papel de fumar”……….. y no sean exagerados con la separación. Un poco más, y plantan a persona por fila.
    Solo tienen que fijarse un poco en el Congreso y Senado. Butaca si, butaca no, butaca si, butaca no. Y en el “Banco Azul”, el mentiroso Abalos bien pegadito a Marlaska.
    A ver si aprenden, y mandan a paseo al chupatintas que ha diseñado la distribución de personas.

    Post a Reply
  12. Me parece que alguien más vive de las subvenciones, de la publicidad tonta institucional.?…hay que ser más consecuentes…y si se denuncia ir más de cara……..ayer me parece que salió un artículo con la supresión de las escuelas deportivas. Saben lo que supone eso para niños ,entrenadores etc.?…..no he visto mucha indignación

    Post a Reply
  13. Valiente, fresco y claro. Si alguno se ofende, tendrá que digerirlo o al menos pensarlo. Esta ciudad es pequeña y nadie te obliga a tanto, Luis, salvo tu compromiso con lo que haces. Abrazo.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *