web analytics

El Papa Francisco manda un mensaje de aliento a los últimos jerónimos segovianos

Fue en tiempos la orden religiosa de élite del Imperio Español. Monjes Jerónimos eran confesores de los reyes, consejeros de Castilla, intelectuales y cátedros de nombre. Sus monasterios, centros de poder, devoción y de saber. Hoy solo quedan seis frailes Jerónimos en el mundo, los seis en el último reducto de la orden, El Parral de Segovia.

Para confortarles en esta delicada situación, la comunidad ha recibido una carta del Papa Francisco trasmitiéndoles un mensaje de aliento “para fortalecer y alentar la vida contemplativa jerónima en estos momentos de decaimiento en los que se encuentra”, según asegura el prior de Santa María del Parral, fray Andrés García Torralvo. Unas palabras trasladadas a la orden con motivo del XVI centenario del óbito de san Jerónimo.

Fray Andrés revela que este escrito “tiene su historia”, puesto que el año pasado, la familia jerónima escribió a Papa una misiva recordando que hace un siglo, el 15 de septiembre de 1920, su predecesor Benedicto XV escribió la Encíclica ‘Spiritu Paraclitus’ alentando al pueblo cristiano a la lectura de la Palabra de Dios. Además, ponía a san Jerónimo como ejemplo y modelo de esta pasión por la lectio divina y su aplicación a la vida.

Llega ahora la respuesta que concluye así: “Este es el desafío que me permito proponerles: que sus monasterios y sus casas sean lugares de silencio, abiertos a la escucha, escuelas donde se puede aprender a Cristo a través de la Sagrada Escritura, de la Liturgia y de la Eucaristía. Para ello los animo a seguir apostando por una formación rigurosa en todas las etapas de la vida religiosa, por un espíritu de comunión entre sus comunidades, por ese testimonio silencioso de una vida austera y entregada al trabajo y la oración, colma solo de Dios”, escribe el pontífice.

Para la diócesis de Segovia, sirva esta misiva para festejar con gozo la fiesta de san Jerónimo el próximo miércoles día 30, puesto que, a causa de la pandemia, los monjes de Santa María del Parral no harán celebración especial.

Los jerónimos en Segovia

La pequeña comunidad de monjes jerónimos que habita actualmente en el monasterio de El Parral es la última que queda en el mundo. Una comunidad «pequeña, humilde, escondida y recogida», como escribió en el siglo XIV el jerónimo portugués Beato Lorenzo.

La orden de san Jerónimo tiene su origen en Castilla en el siglo XIV. Tras años de esplendor, a finales del siglo XIX la orden se quedó sin miembros, iniciándose en 1915 los procesos para su restauración. Así, diez años después llegan los primeros postulantes de la Orden Jerónima al Parral.

A partir de 1926 se llevan a cabo la recuperación de edificios y las restauraciones, las cuales se abandonan en 1931, quedando en el monasterio cinco monjes. Tras la guerra civil, en 1941 se comienza a recrear la orden convirtiéndose Santa María del Parral en la casa madre.

Poco a poco, desde la restauración de la orden, los monjes fueron recuperando los bienes dispersos (como la librería del siglo XVIII que se hallaba en el Archivo Municipal) hasta llegar a la actualidad donde la comunidad de El Parral es la última que persiste en todo el mundo.

 

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

2 Comments

  1. Si no tienen mejor cosa que hacer, y sino también, los domingos a las doce pueden disfrutar del lugar y del culto en El Parral. Placer para la vista y el oído y alimento del alma.

    Post a Reply

Responder a Gregoriano Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *