web analytics

Valdepeñas amenaza el récord de jotas masiva de Segovia 2017

Sucedió el sábado a las 21 horas en la Plaza de España de Valdepeñas (Ciudad Real). 821 joteros se congregaban para batir el récord de danza masiva de jotas del Libro Guinnes de los Récords, hasta la fecha fijado en los 766 (finalmente rebajado a 727) que se emplazaron en abril de 2017 para bailar al alimón la jota de Chañe, a mayor mérito de la organización, Autismo Segovia.

Pero no todo está perdido. Si se toman los vídeos de ambas citas (el de Valdepeñas, ver a partir del minuto 5) así como los atinados argumentos que  este humilde servidor (filósofo titulado, por más señas) desarrolla a continuación, todo indica que el conato tiene poco recorrido.

Primera cuestión: ¿dónde están los trajes regionales? Vale, para bailar una jota administrativamente homologable como tal  no es a fecha de hoy técnicamente obligatorio ir de Pochi o serranito.  Pero en Valdepeñas ni eso;  te enfundabas una camiseta y listo. Y lo que pasa: el traje típico da ciertas garantías de que el que está dentro baila la jota y no solamente brinca; a poco se ha tomado la molestia de hacerse con un traje, y ya que estás, tomar dos clases en consonancia con la dignidad del hábito. Por supuesto habrá impostores, gente que se pasea con el traje por postureo hipster ignorante de los acrisolados valores joteros emanados de la tradición, pero reconozcan que es raro. Es como apuntarte a la hacendera y ser abstemio, por poder ser… Sin el filtro de calidad del traje, y al vídeo de Valdepeñas nos remitimos, el récord se devalúa.

Massive jota dancers en Valdepeñas.

Segunda cuestión; la coordinación. ¿Una jota masiva es o no es un baile sincronizado? Yendo a una comparación sumamente desacertada es como acuñar la categoría de desfiles organizados por el partido Nazi y dar por buenas tanto las concentraciones de Nuremberg como un Saturday Night Fever de hooligans cogorzas en Magalluf. De acuerdo, en las dos hay fachas, ¡pero no es lo mismo!

Sirva pues de advertencia al Libro Guinnes de los Récords de lo peligroso que sería para la entidad aceptar este precedente. Porque lo próximo será que a un andurrial cualquiera (conste que no lo decimos por el hermoso municipio hermano de Valdepeñas) le dé por batir el récord de claqué masivo admitiendo a todo aquel que chasca el suelo a taconazos. O ya me veo en el Bernabeu batiendo récords cada semana; basta con que a la media parte en megafonía dijeran: hala todo cristo se espatarre y marchando récord Guinnes de yoga. No me parece bien.

La tercera cuestión es la improvisación, según leo en El Eco de Valdepeñas, a poco de la hora para la cita solo había 500 inscritos «aunque la colaboración de la gente que pasaba en esos momentos por allí o que estaban en los establecimientos hosteleros de la propia Plaza de España han hecho posible poner en valor lo nuestro». ¡Acabáramos! ¿Para eso se toma Autismo Segovia la molestia de movilizar asociaciones de Valladolid, Madrid, Alcalá? Para otra vez se tira de mirones y ponemos la terraza de Cándido patas arriba (se les dice que es typical to eat cochinillo y listos) y de refuerzo tres compañías de chinos, que estos se apuntan a todo. No es serio eso. Además, ¿era realmente voluntario o los valdepeñeros se pusieron a reclutar vecinos quieras que no? ¿Entre esos «que estaban en los establecimientos hosteleros» estamos fijos que todos andaban en plena posesión de sus cabales? ¿Cómo sabemos que no les reclutaron a contra querer? Por no hablar de pobres familias forasteras obligadas a participar mientras se le señalaba de reojo el pilón municipal. No hay garantías y no estaría de más un rogatorio de apertura de expediente a Castilla-La Mancha en prevención de vulneraciones de los derechos humanos. Pues menudos los segovianos, ¿o no se han impugnado las elecciones porque en tres mesas el escrutinio no cuadra con lo que preveía Ciudadanos? Torres más altas han caído.

Por último, recuerdo que el sábado pasado los manchegos nos mandaron a Tercera División (cortesía de Villarrobledo) y este nos quitan el récord de las jotas… ¿Qué será lo próximo, quitarnos el Dyc? ¿Qué pasa con esta gente? ¿A qué tanta saña? ¿Qué les hemos hecho algo o qué? ¡Y aquí sin gobierno!

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

5 Comments

  1. Nuestro objetivo era poner a bailar la jota a cuanta más gente, mejor, con el aliciente de batir un récord. Pero no era este el fin primordial, no os enfadéis tanto. Que si no nos dan el título, nos vamos a quedar tan contentos porque en una zona como la nuestra, donde el folclore importa lo justo, reunir a 816 personas ha sido una toda una proeza. Y no te digo que no hubiera gente que improvisara, claro que sí, los supervisores lo dirán. Pero lo que sí te puedo decir es que somos muchas las personas que llevamos meses recorriendo la comarca y visitando todo tipo de colectivos para enseñarles la jota. Y que vinieron a Valdepeñas cientos de bailantes de grupos de toda la región que saben bailar y disponen de bellos trajes.

    Pero aquí, en general, hay muy pocos que sepan bailar la jota o que formen parte de agrupaciones folclóricas.
    Y el traje, vale amigos, si os digo que en la Mancha somos cuatro locos los que nos dedicamos a esto, ¿cómo íbamos a exigir como requisito un traje que cuesta de media 1000 euros?
    Que vale, que el récord para vosotros. Para nosotros la satisfacción de haber puesto a bailar, en un día cualquiera, a tantos manchegos. Un saludo desde la Mancha noble y serena.

    Post a Reply
    • Hola María Consolación. Por el tono de su comentario diría que ha captado perfectamente el animo jocoso de mi reflexión. Soy un verdadero fan del folclore manchego, de las seguidillas, jotas y fandangos. Un verdadero tesoro, les animo a cuidarlo y difundirlo. En Segovia, sin ser para nada un mainstream, hay bastante dinamismo folclórico, próximamente una cita, folk segovia, en la que no suelen faltar músicos -y todos muy buenos- de su tierra. Les animo a perserverar y ojalá batan ese récord. Eso sí, si osan cualquier movimiento por quedarse la Dyc, entonces…. 🙂

      Post a Reply
  2. Estas tonterías empezaron cuando un hombre se le ocurrió de haber quien la tenía más larga, ….y así estamos

    Post a Reply
    • A ver si le enseñan ortografía en Venezuela. Aún está a tiempo.

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *