Machado y el monárquico homosexual

Repaso los actos del día del libro. Cuentacuentos (qué bien), teatro (qué bien), itinerarios poéticos (qué emoción), cadenas de libros (hmmm, ¿qué es esto de regalar libros el día en el que las librerías se aprestan a hacer caja?), presentaciones de libros (qué ilusión), jornadas de lecturas feministas (que no falte) nosecuántos con Chequia (espléndido)… Segovia con la cultura. ¡Viva la cultura (y Chequia)!

Muy lindo todo (especialmente lo de Chequia, amada tierra de mi tío “Yano” Kovar, el moravo, algún día cuento la historia). Ahora bien, el día del libro nace para conmemorar el entierro de Cervantes y a tal fin es costumbre adornar con una corona de laurel la placa en la calle a él dedicada. Por extensión, al resto de escritores… Homenaje que en Segovia incluye oficialmente a la filósofa María Zambrano y, por supuesto, y siempre, a Antonio Machado, poeta del equipo del Gobierno…  (Aunque no dedicara a la ciudad el andaluz ni un cochino verso con el que decorar -ay- ni que fuera un azulejo).

Pelillos a la mar ¿Que hay que homenajear a Lituania?, muy bien, pero con Machado. Que se le da un premio a Bigote Arrocet (pongo por caso), pues lo mismo, no nos olvidemos de Campos de Castilla y de la razón poética. Machado Forever. ¡Viva Don Antonio!

Esto ya suena a fijación enfermiza. Machado (y Zambrano) recaló en Segovia algunos años. Y como pasaron por Segovia algunos años, ya somos ciudad zambromachadiana de pro. Y para que no nos coman la tostada otras polis machadianas, como Talavera con el 5G, pues hala, libro que hay machada al canto o contracanto. Pronto las Ferias y Fiestas serán las ferias y fiestas de San Juan, San Pedro y Antonio Machado; el cochinillo, cochinillo al estilo segoviano y de Don Antonio Machado, y así…

Que síiii, que muy bien Machado, que el pobre no tiene culpa de que me amargaran la EGB y el BUP con que si Leonor por aquí, el Duero por allá (peor era Gloria Fuertes, las cosas como fuesen, ¿qué quién sería el tarado que pensó que enchufándola en Un Globo, dos globos, tres globos saldríamos los niños vates? Así nos va. Yo recuerdo aquello y me tiemblan las piernas). Pero pregunto, ¿es que no tenemos más escritores que celebrar que el bueno de Machado? ¿Qué pasa, que homenajear a Cervantes es poca cosa (Cervantes, el puto amo, el number one)?

Porque si de lo que se trata es de llenar el programa y prolongar el paseo a mayor salud del equipo de Gobierno, propongo que un día se tire de Juan de la Cruz, otro de Quevedo (ilustre preso de nuestras instalaciones penitenciales), otro de Espronceda o Gil de Biedma (que para algunos parece que es Siberia la Tierra de Pinares), sin olvidarnos de Jerónimo de Alcalá, autor de ese olvidado tesoro picaresco que es el Donado Hablador, cumbre del Siglo de Oro, o de Don Alonso de Ledesma. Por no hablar de otro que igualmente palmó el 23 de abril y se dejó el cogote (literalmente) por Segovia, Juan Bravo, claro.

Pero no. Querías caldo, dos tazas: Machado, que para algo es el poeta favorito de nuestra bienamada alcaldesa (que podría ser peor, le podría gustar J.J. Benítez). O tres, o cuatro. La verdad que, no siendo que haya que amortizar la estatua o vender tiquets de la fonda en la que estuvo, no le veo sentido a esta empacho de Machado. Sospecho que la cuestión es que en el imaginario Machado = República = Progresismo. Y para determinadas mentes la cosa de los libros no deja de ser un vehículo más para adoctrinar al lerdo populacho en los valores coincidentes con el interés político. Así, Juan Bravo no, Machado sí. Jerónimo de Alcalá, no, Zambrano sí. ¿Es eso? ¿Tan cutre es el mundo de los libros?

Por lo mismo pero cambiando de acera, ¿qué pinta Segoentiende como convocante de la Semana de la Cultura Repúblicana, manifa incluida? ¿Qué pasa? ¿Que no hay sodomitas monárquicos? Anda que no habrá (si bien es cierto que el regio cargo más encaja con un encono hétero lindando con el puterismo). Donde se puede, el compromiso de este servidor con la causa de la igualdad afectivo-sexual LGTBH es inequívoco. Ni la menor concesión a la homofobia y toda mi admiración para un colectivo que ha sabido normalizarse y normalizarnos. Pero, compadre Marcos Tarilonte, ¿de verdad hacía falta mezclar las churras con las merinas? ¿Para ser homosexual hay que cargar por la izquierda? ¿Si te gustan los de tu sexo te toca ser republicano? ¿Si te gusta leer tiene que ser siempre a Machado? ¿No nos estaremos pasando de catetos? ¿Qué tal si abrimos un poco la mente?

Autor: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

5 Comentarios

  1. No sufra usted con la ‘su cultura monicipal de altos vuelos’, que en dos día hay elecciones y ya empiezan las promesas de arreglar, de verdad (que se quedará en proyectos), algo en la Ciudad, dicen, comentan, hablan de asfaltar, ¡peligro!. Después, si los mismos siguen en el cotarro: a descansar otros tres años; si otros: nuevos proyectos y tres años de descanso. Es la vida don Luis. De comprar libros, dice usted, pues como de visitar museos, si es de gratiX, petamos. Si hay que apoquinar aunque sea un ochavo, tararí que te ví. Mejor el pan, el circo municipal y, por supuesto, el chato. Salud.

    Editar respuesta
  2. Fin de semana friki. Los vikingos. Los republicanos. Y luego dicen de las despedidas de soltero…

    Editar respuesta
  3. Medio año conviví con la monarquía de Alfonso XIII, viví la Repú8blica, el golpe militar, la Dictadura y la dictablanda del Generalísimo y la actual Democracia-monarquía. En la República se produjo un desmadre descomunal consecuencia de la idiosincracia de los españoles que en cuanto nos dejan solos armamos “la de Dios es Cristo”, algo parecido a lo que está ocurriendo actualmente. Franco nos libró de aquellas hordas destructoras pero costó un millón de muertos. Ahora, en mala hora, queremos rememorar aquella maladada República con la malvada Ley de la Memoria Histórica del nefasto Zapatero. Por este camino barrunto que puede repetirse la Historia y costar a España otro millón de muertos.

    Editar respuesta
  4. Te veo un poco alterado, Luis. Aunque tengas motivos, tranquilizate.
    Un abrazo

    Editar respuesta
  5. “¡Torres de Segovia, / cigüeñas al sol!

    Verdad que el agua del Eresma / nos va lamiendo el corazón.

    En Segovia una tarde de paseo / por la alameda que el Eresma baña”…

    De nada.

    Editar respuesta

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.