web analytics

La Risca de Valdeprados

La Risca de Valdeprados.

 

Torreón de Valdeprados y la Risca del río Moros.

Valdeprados tiene el privilegio de contar con uno de los parajes naturales geológicos más significativos de la provincia de Segovia: la Risca.

Aprovechando el paseo a la ermita de Ntra. Sra. de Matute, en la localidad colindante de Vegas de Matute, objeto de un paseo en este Blog, nos acercamos a este privilegiado espacio que forman parte de la segunda alineación de bloques subparalelos al bloque principal de la Sierra de Guadarrama.

Privilegio de Valdeprados, el de contar con este espacio tan emblemático, que, al mismo tiempo, trajo de cabeza a muchos de sus vecinos y a algunos grupos asociativos, por la posible construcción de un embalse –Ver Nota 1-.

 

Plano de Cuaderno del Campo ‘Risca de Valdeprados’.

 

Nota1. Valdeprados y un embalse.

Iglesia de Valdeprados (Segovia).

Valdeprados.

Valdeprados es un pueblecito de unos 80 vecinos (Padrón 2016 de ‘Foro-ciudad’).

Cuenta Valdeprados, frente a la herreriana iglesia de Santa Eulalia de Mérida, con un ineteresante palacete, el torreón de los condes de Puñoenrostro.

Hoy habitado por un conocido escultor, Luis Antonio Sanguino.

Torreón que encierra entre sus muros la leyenda del caballo ReventónVer Nota 2-.

El caserío, muy cuidado, cuenta con algunas ‘casas con encanto’ para pasar un agradable fin de semana o una temporada de Turismo Rural.

 

Risca del río Moros, Valdeprados (Segovia)

Historia de un posible embalse.

Indicábamos que, hace años, la posible construcción de un embalse trajo de cabeza a vecinos y asociaciones conservacionistas por la dudosa necesidad, según los entendidos, de su construcción.

Como no tenemos muy claro cómo anda la historia, lo contamos. Nunca se sabe que cajón puede abrir el político de turno.

Este enclave natural cuenta, desde hace unos años, con importantes estudios que inciden en la necesidad de conservación y protección de un espacio de indudable valor geológico patrimonial.

Como el realizado por Enrique Díaz-Martínez y Gonzalo Lozano Conservación del Patrimonio Geológico en la garganta de La Risca (Valdeprados, Segovia).

De la importancia de este monumento natural da constancia la petición que, en su día, hizo la Comisión de Patrimonio Geológico de la Sociedad Geológica de España, el Ayuntamiento de Valdeprados y otros colectivos, para conseguir la declaración de Monumento Natural

 

Un paseo de Valdeprados a la Risca.

Mapa-satélite ‘Google’, zona de Valdeprados (Segovia).

Valdeprados, plaza de Luis Sanguino e iglesia de Santa Eulalia.

 

Antes de su posible desaparición bajo las aguas, cosa que esperemos no ocurra, proponemos un paseo a este atrayente espacio natural.

Partimos de la iglesia parroquial, en la plaza de Luis Sanguino, para continuar rodeando la tapia que cerca la finca que encierra el torreón de Puñoenrostro.

Saldremos del núcleo urbano por un camino que nos acercará a las orillas del río Moros. Dejándonos a escasos trescientos metros de nuestro objetivo: La conocida como Risca de Valdeprados o del río Moros.

Proponemos un recorrido circular para conocer este interesante fenómeno geológico –Ver mapa Google-.

En un kilómetro, aproximadamente, alcanzaremos el conocido como ‘puente de los enamorados’, que salva el río.

Puente que cuenta con leyenda propia –Ver Nota 2-.

 

Camino de la Risca de Valdeprados.

 

A poco de empezar a caminar, a las afueras de la población, nos desviaremos a nuestra izquierda tomando el antiguo camino a El Espinar.

Camino de rodadas bien marcadas que transita junto a campos de labor. Caminamos con la vista puesta en los cerros de Los Calocos.

 

Los Calocos.

 

En un bivio del camino, nos desviaremos hacia la derecha, por las rodadas que descienden hacia la vegetación de ribera que acompaña el curso de las aguas.

El camino principal continúa por la izquierda, pasando cerca del paraje de la ermita de Ntra. Sra. de Matute, en Vegas. Santuario objeto de estudio, junto a las caleras, en este Blog.

 

Bivio en el camino de Valdeprados a El Espinar (Segovia).

 

A nuestra derecha queda el vallejo o depresión que forma el cauce seco del arroyo del Quejigal (que no encontramos en los mapas al uso).

Arroyo que antaño, en los mapas históricos, tributaba sus aguas al Moros como Prado Guadaña.

 

Puente sobre el río Moros en Valdeprados (Segovia).

 

Ya a orillas del río, a nuestra derecha, queda el puente sobre el río Moros.

Portera metálica en la senda a la Risca de Valdeprados (Segovia).

Una vez en él, sin pasar a la orilla contraría, a la derecha parte una senda, con portera metálica que hemos de franquear. Un cartel nos indica que hay ganado suelto.

Como con cualquier paso en cercado, con servidumbre de paso, debemos dejarlo, siempre, cerrado.

Seguiremos la margen orográfica derecha del río, aguas abajo. Una pisada senda nos conduce, en escasos trescientos metros, hasta los farallones de La Risca.

Se trata de un corte estrecho, por la dureza y homogeneidad de las rocas de gneis que las aguas del Moros han ido puliendo a través de los tiempos.

 

La Risca de Valdeprados, en el río Moros (Segovia).

 

El desfiladero tiene unos 250 metros de largo, escasa anchura, como decimos, y unos 30 metros de profundidad.

Escalador en la Risca de Valdeprados (Segovia).

La abrasión producida por los elementos arrastrados por la corriente han dejado las características marmitas en el fondo del lecho así como un particular diaclasado en las verticales paredes que parecen minuciosamente cinceladas.

Murallones que han llamado la atención de grupos de escaladores que han creado escuela en la zona con variadas y exigentes vías.

Ni que decir tiene que la precaución ha de ser máxima. Si desde el fondo de la garganta el conjunto de cortados impresiona, desde el alto la vista cenital del río horadando la roca es espectacular.

Camino de las Minas, en Valdeprados (Segovia).

La vuelta a Valdeprados, alcanzado de nuevo el puente de los enamorados, podemos realizarla por el Camino de las Minas (antiguo camino de Vegas de Matute a Valdeprados).

Es la calzada que, en un kilómetro aproximadamente, comunica directamente el pueblo con el paso.

El camino, jalonado por arboles y abundante vegetación de ribera, corre paralelo al cauce, casi siempre seco, del indicado y conocido como arroyo del Quejigal (antiguo de Prado Guadaña, en las minutas históricas del IGN).

Gneis y caliza en Valdeprados (Segovia).

En este camino podemos observar, en los laterales de la calzada, algunos cortes limpios en la piedra caliza.

Así podemos comparar la geomorfología del terreno que nos ocupa y cómo se pasa de la zona caliza a la de gneis, por donde discurre el río en La Risca.

Si la bajada fue al sol, la vuelta a Valdeprados la haremos a la sombra.

Al final del camino la magnífica torre fuerte de Valdeprados nos seguirá sorprendiendo por su compacta estructura defensiva.

Torre-fortaleza de Valdeprados (Segovia).

 

Nota 2. Leyendas del recorrido.

El caballo Reventón.

Veleta del Torreón de Valdeprados (Segovia).

Isidoro Tejero Cobos, nos cuenta la leyenda del Cerro del Reventón (1990), que relata la carrera del caballo del Marqués de Ceballos.

Tras ganar una gran batalla, el rey concede al noble en posesión, dado el valor demostrado en la contienda: las tierras que su equino, un trotón poderoso, incansable indica Tejero, pueda recorrer desde la Mujer Muerta, con dirección a Riaza.

Imaginen lo que pasó: espoleado el obediente animalito, tras recorrer muchas leguas, reventó en el cerro que desde entonces se conoce, según la leyenda, como Puerto del Reventón.

Torreón y veleta del caballo Reventón, en Valdeprados (Segovia).

Y esta historia viene a cuento, porque según nos dicen en el palacete de Valdeprados está enterrado dicho caballo con una herradura de oro.

En su veleta podemos ver simbólicamente la figura de un caballo. También a la puerta de la finca una estilizada escultura subida en unas rocas, obra de Sanguino, recuerda la historia.

Juan Manuel Santamaría, por su parte, en Leyendas de las Tierras de Segovia, tras introducirnos en este mito, que enlaza con un pasaje del Poema de Fernán González, relata una versión que Feliciano Burgos publicó en El Liberal Dinástico (1896).

En ella un rey, deseando premiar el valor que un conde había derrochado en la guerra, le ofrece al noble las tierras que su caballo recorra en un día.

Espoleado el animal, cae muerto tras galopar desenfrenadamente por montes, valle y llanuras.

El conde sintiendo su muerte, en señal de reconocimiento decidió levantar un castillo en el mismo lugar donde murió el animal y hacer una veleta con su figura.

 

El Puente de los Enamorados.

Puente de los Enamorados, río Moros, Valdeprados (Segovia).

La Risca ha dado pie a una historia de amor en la que dos jóvenes buscan la muerte en el lugar.

Tomamos directamente la versión del libro, antes citado, de Juan Manuel Santamaría:

“Cuentan que el castellano de Valdeprados fue preceptor de un príncipe que vivía con él en el torreón. Un día, el príncipe conoció a la hija de los señores de Vegas y se enamoró de ella. La muchacha correspondió a aquel amor y los dos pasaron días felices, pero poco después el príncipe, que llegaba a su mayoría de edad, recibió el aviso de que se preparara para acudir a la Corte. Aquello, lo sabía, iba a ser el fin de su amor juvenil. Así que hizo llegar un recado a la muchacha, que aquella noche se reunió con él en el puente. ¿Qué se dijeron? ¿De qué hablaron? Cogidos de la mano abandonaron el puente, subieron hasta la cumbrera de la Risca y se dejaron caer al precipicio”

 

Alargando el recorrido.

Panel recorrido Risca-Guijasalvas.

Podemos completar el recorrido, entre gneis y calizas; encinas y vegetación típica de ribera (fresnos, chopos, arbustos espinosos…) descendiendo hasta el caserío de Guijasalvas.

Siempre respetando la propiedad, retomaremos la orilla contraria del río (el antiguo puente de la carretera nacional permite el paso) para retornar nuevamente al punto de partida, pudiendo admirar nuevamente La Risca.

Por encima de nuestra ruta quedan las minas de caolín propias de la comarca de Vegas de Matute.

 

Cuando salgamos a disfrutar de la naturaleza, al campo o la montaña, hemos de tener muy en cuenta el terreno por el que nos movemos, el material a utilizar y ante todo sensatez. Los recorridos de nuestro Blog Rutas e historias en torno al Guadarrama son siempre orientativos. Bueno recordar los sensatos consejos de los equipos de rescate de la Guardia Civil de Montaña: pinchar enlace

 

Autor: Juan Pedro Velasco Sayago

Blog de montañismo y excursionismo sobre el Guadarrama, a cargo de Juan Pedro Velasco Sayago. (Coordina el Blog 'Retrosegovia', publicando temas relacionados con la tarjeta postal ilustrada de Segovia).

Compartir en

6 Comments

  1. Gracias. A pasear 😉

    Responder
  2. Lo importante de la rosca es su singularidad geológica..ojalá hagáis un artículo esclusivo de este aspecto…muy bien explicado como llegar

    Responder
  3. Magnífico y variado artículo. Para andariegos, amantes de la naturaleza, de las tradiciones populares, etc. Enhorabuena, JP.

    Responder
    • Gracias David, ahora a caminarlo 😉 Saludos, JP

      Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *