Acueducto2

Un palacete granjeño se recicla en fábrica de mascarillas

De Villa Bragas a Villa Batas. Tras veinte años con el cartel de se alquila, Patrimonio Nacional ha llegado a un acuerdo con la empresa Lauwood Healthcare para convertir lo que fuera el palacete del general Serrano en el cuartel general de la empresa de la emprendedora granjeña Laura Tapias. Donde antes se bailase el rigodón hoy se fabrican mascarillas, batas, patucos…

Junto con  Drylock y Mascarillas Béjar, Lauwood Healthcare forma un pool de empresas regionales de material sanitario auspiciado por la Junta. Tienen un contrato de abastecimiento de material para los hospitales y centros de la Comunidad. A partir de aquí en el palacete se fabrica material a demanda para instituciones, empresas, ayuntamientos… “Fabricamos también personalizaciones”, explica Tapias, mientras muestra sus últimos pedidos, unas mascarillas para un ayuntamiento segoviano.

Como se explica en este artículo, al principio de la pandemia la Junta buscó empresas del sector que pudieran ponerse a fabricar equipos de protección. Tapias regentaba y sigue regentando una empresa de complementos de moda, conocía el mundo de las telas, y en tiempo récord consiguió la homologación para la fabricación de material sanitario. De hecho, fue la primera de la región en homolagarse y poner mascarillas donde más falta hacían. Gracias al equipo de Lauwood se han salvado vidas en Castilla y León.

Para entonces la empresa se ubicaba en una humilde nave, antiguo taller de motos, del Polígono del Cerro. Nave que se quedó pequeña para asumir los continuados pedidos. Granjeña de pro, Laura Tapias, sabía que desde hace 20 años, en la carretera de La Granja, Patrimonio trataba en vano de alquilar el viejo palacete, popularmente conocido como Villa Bragas.

Que tiene también una curiosa historia. Mandado construir por el general Francisco Serrano en 1873, tras la Guerra Civil quedó en manos de la Sección Femenina, que lo convirtió en residencia femenina. Es fama que las jóvenes allí alojadas tendían su ropa interior desde los suntuosos ventanales, así que el hotel Serrano devino Villa Bragas para el nomenclator popular.

Desaparecida la Sección Femenina, queda en manos de Patrimonio Nacional y  en los años 90 se rehabilita la mansión de la mano de una Escuela Taller. Y es que no hablamos de cualquier palacete. En el jardín crecen fastuosos cedros del Líbano, Dos sequoyas… Concluida la rehabilitación, el edificio acogió una escuela de informática. Duró dos años.

Desde la empresa, se han afanado en sacar del abandono de 20 años la finca. También están recuperando la fuente. Explica Laura que se ha empeñado en “correr la fuente” para San Luis, como castiza que es y empeñada en sacar un producto 100% nacional y en muy buena medida, granjeño.

Aunque por dentro el antiguo hotel del general o del Duque, como también se le conoce, en nada se parece a lo que fuera residencia. En la primera planta están las máquinas que entretejen las capas de las mascarillas quirúrgicas, principal artículo en producción. También los set de cosido, máquinas que van recosiendo las gomas mascarilla a mascarilla, así como las dependencias de embalaje.

En la fábrica también se vende. “Atendemos pedidos de todo tipo, y muchos encargos vienen aquí”, explica. De hecho, implantarse en un palacete tiene la ventaja de dar un plus de calidad para los clientes. Sin olvidar la línea inicial de la empresa, los complementos de moda.  Y también se pasan los controles de calidad, las oficinas de personal y dirección… Un cambio para mejor. “La verdad es que se trabaja más a gusto en un entorno así”, cuenta Tapias.

Una buena noticia para La Granja, que recupera uno de sus palacetes de más solera y ve cómo se crean una veintena de puestos de trabajo. El palacio de las mascarillas.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

2 Comments

  1. La escuela taller que rehabilitó a fines de los 8p y principios de los 90 no fue de patrimonio, sino de la Diputación en convenio con el Ayuntamiento; una de tantas iniciativas de D. JUAN AYLLÓN . Vaya el comentario en su memoria.

    Post a Reply
  2. Felicidades, estas iniciativas amplían el tejido productivo del municipio, esperando buenos resultados para emprendedora, empleados, municipio y sociedad.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *