web analytics

Mamógrafos ‘del Zara’ contra las listas de espera

Básicamente, el director general de Innovación y Resultados en Salud de la Junta, Rafael Sánchez Herrero, vino a Segovia el 21 de junio para dar buenas noticias. Habrá 1,7 millones en inversión de renovación de material en el hospital de Segovia este mismo año. En este lote, un nuevo TAC de última tecnología de 700.000€ que entrará en servicio a principios de 2018. Además, gracias a la donación de la Fundación Amancio Ortega y a mayores, el complejo dispondrá de dos mamógrafos también de alta resolución, uno con mesa de exterotasia, a saber, que facilita el diagnóstico de biopsias in situ. Estos podrían entrar en servicio a lo largo de 2017.

Sánchez reiteró lo ya dicho a propósito del acelerador lineal, o servicio de radioterapia oncológica, inexistente en Segovia. Aunque, también en gran medida gracias a Zara, la Junta dispone este año de 8 nuevos equipos, dos serán para mejorar otros dos en servicio, el resto para renovar instalaciones allá donde se encuentran. No habrá servicios nuevos. Ni Ávila ni Segovia.

Acompañado del delegado de la Junta en Segovia, Javier López-Escobar, el gerente de Sanidad en la provincia, José Manuel Vicente y la directora médica del hospital, Belén Cantón, Herrero desgranó las estadísticas que vienen a desmentir las acusaciones de sindicatos, y hasta cierto punto la sensación de los propios usuarios, de que la calidad de la sanidad pública segoviana es ahora peor que fue. Con los datos en la mano, Herrero trató de tumbar ese sentir.

Bajan las listas de espera quirúrgicas

Por ejemplo, listas de espera, si a fecha de marzo de 2013 en Segovia se consignaban 1946 pacientes con una media de espera para intervención quirúrgica de 70 días, en marzo de 2017 eran 1529 y el  plazo de espera medio fue de 40 días. Este logro ha sido posible gracias “al esfuerzo de los profesionales”, dijo Herrero, y a una mejora en la gestión, planificación de quirófanos mañana y tarde, a lo que se suma una cierta externalización a hospitales privados, básicamente en traumatología. Aunque poco, solo 120 intervenciones el pasado año.

Más ejemplos de que no estamos tan mal;  si la media de médicos de atención primaria está en España en 7,6 por 10.000 habitantes y lo aconsejado por las organizaciones médicas es de 9,7, la media en Castilla y León está en 11 en tanto Segovia casi dobla la media nacional con 12,7 médicos de atención primaria por cada 10.000 segovianos.  También desmintió que falten efectivos en la provincia y de nuevo tiró de la comparación con 2013 (año especialmente duro en la sanidad pública, sometida a tasas de reposición y recortes). Si en 2013 en atención primaria el servicio contaba en Segovia con 566 “efectivos”, en 2017 eran 577. En el hospital el saldo es también positivo, aunque ridículamente positivo, en cinco años (a pesar de llevar ya tres de teórica recuperación económica) la plantilla ha “crecido en +8 efectivos, eso sí, contando con la reducción de equipos directivos al centralizarse la gestión en una gerencia única.

Ciertamente, el gerente José Manuel Vicente no negó problemas de personal, por ejemplo en atención primaria, básicamente, para cubrir “contingencias”. Bajas, jubilaciones, vacaciones… Pero circunscribió la problemática ante lo que por otra parte es una realidad (y así lo recordaba recientemente el Colegio de Médicos), y es que no hay profesionales en medicina de familia de dónde tirar.

Ocupación media del 65%

Por otro lado, la ocupación media hospitalaria en Segovia (375 camas) el año pasado fue del 65,6%, oscilando entre un 55 y un 70%. “No hemos tenido problemas de camas en los pasillos -recordaba Vicente-, y eso nos permite habilitar y deshabilitar plazas hospitalarias en función de las necesidades. Es una práctica que nos ha ido bien”. No se esperan problemas para las vacaciones. “En Urgencias hemos aumentado el global de sustituciones y habrá refuerzo en verano, por así decir, un refuerzo sobre el refuerzo”, explicó el gerente.

En resumen, la versión oficial: básicamente, se reconoce que la plantilla lleva punto menos que congelada desde 2012 (no en balde hablamos de incrementos que no llegan al 1% si nos remontamos a cuatro años atrás, en lo peor de la crisis) pero que, a pesar los pesares, los indicadores (quirúrgicos y de dotación por habitante) han mejorado, lo que unido a la potente inversión en ciernes (¡gracias don Amancio!), el futuro a corto plazo en la sanidad pública segoviana pinta mejor que peor.

 

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *