web analytics

Luquero tampoco logra compromisos de Cultura

Balance tangible del encuentro entre la consejera de Cultura y Turismo, Alicia García y la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero: 5.000 eurillos para el curso de Pintores Pensionados; “más apoyo [económico] para Titirimundi” y la financiación, no cuantificada, de “algún bloque concreto de la próxima edición” del Hay Festival.

Pobre resultado, que a lo que se iba era a buscar dinero, en este caso para Cultura —un pozo sin fondo en una ciudad que busca ser punta de lanza en este sector— y Deportes, que la Junta lleva once años sin gastar un euro para esto en la capital desde hace once años, coincidiendo con el tiempo que el PSOE lleva gobernando el Ayuntamiento.

Es llamativo que, según se lee en la nota emitida por la Alcaldía, en el listado de peticiones y reclamaciones, Luquero no ha hecho una sola referencia a asuntos relacionados con el Turismo, sector que —estoy seguro que no le sorprendo— sostiene la mayor parte de nuestra economía. Puede ser cosa de la emoción, que la alcaldesa entiende del departamento de Cultura y ha soñado una década larga con hacer como concejala la reunión que ha hecho hoy, 18 de junio, como alcaldesa.

Eso o que en el Consistorio segoviano se está cómodo en esa especie de reino aislado en el que se ha convertido la gestión turística de la ciudad, donde sólo se menciona a otras administraciones para señalarlas como responsables de eventuales datos negativos, por ejemplo en pernoctaciones u otras carencias.

Total, que Luquero ha hecho lo que con otros consejeros: larga lista de peticiones, reclamaciones de justicia de trato en comparación con otras capitales de la región, reproches por la pérdida de inversión del departamento —la Junta ha cortado un elevadísimo porcentaje de las subvenciones y aportaciones a las actividades y contenedores culturales de la ciudad al abrigo de la crisis— y lamentos por las promesas incumplidas, como aquel Museo de Fotografía que nunca fue.

No ha servido de mucho —así lo reconoce la propia alcaldesa— que García también tenía sus tareas aprendidas y sabía de sobra lo que podía sacar de la caja: 5.000 euros en calderilla para los pintores pensionados. ¿Un avance? Pues según lo mire: antes de la tijera, la aportación era diez veces mayor, 50.000 euros, aunque en la última edición no dio nada… Lo mismo que con el Hay Festival —otra partida que se ha ido convirtiendo en nada, así que si este año la Junta paga “un bloque” pues habrá que conformarse— o con el inevitable Titirimundi, donde la Junta sabe que tiene obligación de estar y ordenar definitivamente su participación y aportaciones. Y ese parece que es el vago compromiso de hoy.

Decían en el ayuntamiento en los últimos días que con el encuentro se trataba de buscar un apoyo decidido —dinero— en una “planificación global” de la cultura de Segovia, aunque al final, ha sido una nueva lista de peticiones individuales que han quedado en el montón de asuntos “pendientes de estudio” que la consejera tiene en su despacho.

Si el resultado conjunto de los encuentros de las últimas semanas pudiera resultar descorazonador, posiblemente sea porque alguien habría tratado de ver en ellos un triunfo que no ha existido, sino la escenificación de la “normalización” en las relaciones institucionales, rotas irreversiblemente bajo el mandato del anterior regidor.

La diferencia en los nuevos tiempos es esencial: antes no se invitaba a los representantes municipales a visitar los despachos de Valladolid y ahora sí. Pero nada más. La apertura de puertas no lleva aparejada ninguna inyección de dinero para compensar años de sequía absoluta, aunque sí permite al menos entrar y exponer proyectos y deseos y hasta llegar a la negociación política, que ese es otro campo escasamente explorado en los últimos años desde el Consistorio, que estar enfurruñados también tenía ventajas.

Por eso las primeras reuniones tras años de silencio forzado sólo tienen una importancia casi simbólica. Las importantes son las siguientes.

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *